Analisis,Por los medios

Sobre el Tercer Canal de Tv-Debate

9 May , 2016  

Por Laura Martínez Duque
arcadia
¿Cuál es el fondo de la discusión sobre el tercer canal?

Desde el inicio de la televisión privada en Colombia, hace ya mas de tres lustros, se estableció como valor democrático y de participación ciudadana la apertura de por lo menos un nuevo canal privado que bien podrían ser dos. Este requerimiento debió haberse cumplido hace por lo menos una década pero los dos ganadores de la licitación inicial pidieron un tiempo para poder recuperarse de las pérdidas antes de que apareciera un nuevo competidor. Luego se amañaron en esa lógica de “tú ganas y yo gano” y en esa lógica se mantienen. La televisión colombiana tiene suficiente mercado y penetración como para permitir por lo menos cuatro jugadores, que eso vaya en detrimento de los ingresos particulares de cada canal, es otro asunto.

La televisión en Colombia es elitista incluso para las agencias de publicidad que se ven sometidas a las decisiones de los canales que solo dejan pautar en determinados horarios, a determinadas agencias y con determinados precios. Una parrilla más abierta significaría más televidentes con otras opciones, más posibilidades de anunciantes y nuevas participación de negocios para pequeñas y medianas empresas.

Entonces hay varios sectores que se beneficiarían de un tercer canal ¿A quién no le conviene?

Hay una especie de statu quo con el que no se quieren meter los gobiernos en pos de ganar favorabilidad para sus proyectos políticos y pensando en las percepciones a la hora de las encuestas, que es donde los canales privados resultan definitivos porque entre los dos suman el 92% de la audiencia. Colombia es un país tevecéntrico que se informa por televisión y eso hace que el poder de estos dos medios termine arrinconando incluso a los gobiernos.

Lo curioso y paradójico del asunto es que entre los creativos de los dos canales se han encargado de estancar las audiencias. La televisión por cable hoy esta al mismo nivel de rating de los dos canales privados y en este momento hay un equilibrio, pero ese equilibrio no se va a mantener por mucho tiempo teniendo en cuenta el otro jugador que son las plataformas Over the top como Netflix o Google y todas las que se vienen encima porque encontraron una enorme oportunidad de negocio a raíz de su éxito.

Muchos piensan que es irrelevante hablar de más canales de televisión en la actualidad, cuando el público dispone de otras opciones de consumo por internet ¿Cómo entran las OTT en esta discusión?

Las plataformas como Netflix, Google o Hulu por mencionar algunos ejemplos, son un tema que hay que ver sobre el papel y en la realidad, o mejor, sobre el papel virtual y la pantalla. Desde el punto de vista narrativo y de consumo, las OTT han sorprendido porque están incorporando dinámicas que representan alternativas para el usuario común. No solo desde el punto de vista de la movilidad, acceso y disponibilidad, sino porque ofrecen una experiencia al usuario que puede decidir sobre el consumo y, en ese sentido, representan alternativas que la televisión tradicional no puede ofrecer y además ofrecen un contenido de altísima calidad en cuanto estética, narrativa y experimentación. Este es el nuevo ritual de consumo que traen las OTT visto en el papel virtual.

¿Y en la realidad o sobre la pantalla?

En países como el nuestro, para pensar las OTT hay que pasar a mirar la conectividad. Durante mucho tiempo se dijo que en Colombia teníamos banda ancha cuando en realidad no era banda ancha y tuvo que haber una regulación para determinar un rango de banda que solo llega a ciertos sectores de la población. Decir que el país esta interconectado porque llega una fibra óptica a un café internet por pueblo o en determinadas ciudades es una gran mentira. El gobierno puede decir “internet llega a todo el país” pero si solo llega una línea o una terminal de banda ancha a un pueblo, eso no significa que llegue a la población directamente. Eso solo es válido para las ciudades principales y en determinados estratos económicos.

Cuando hablamos de tecnología, usabilidad, penetración, conectividad y tendencia siempre lo hacemos desde la perspectiva de países del primer mundo, principalmente del centro de Europa y Estados Unidos, pero no tenemos en cuenta las condiciones reales de consumo en nuestro país, y en las regiones esto es una utopía. Por eso todo lo que hablamos de experiencia de usuario, calidad o convergencia no aplica por esa gran diferencia técnica en Colombia. Igual, yo no creo que el futuro este en las OTT ni en la televisión por cable, en este momento lo que vemos es una reconfiguración del negocio televisivo en el que seguramente habrá ganadores y perdedores como siempre.

¿Dónde ve usted el futuro?

Tenemos una legislación y una regulación del siglo pasado y lo absurdo del tema es que hay gente feliz con esas legislaciones y mercados del siglo pasado porque están derivando ganancias, pero el país esta requiriendo otras legislaciones y no es una ley de televisión y tampoco es una ley audiovisual o de medios. Hoy el paradigma son las comunicaciones y los contenidos.

¿Cómo cree usted que se debería legislar sobre ese tema?

Lo que esta pasando a raíz de la aparición de la ciber cultura tiene que ver con fenómenos de comunicación que sobrepasan esas estructuras o esos paradigmas que conocimos el siglo pasado. Hoy las grandes empresas no son empresas de televisión y no son empresas de medios, son empresas de comunicaciones. Aquí el secreto es pensar una legislación que tenga en cuenta la convergencia que se esta dando de manera natural en el mundo de los contenidos, inclusive yo preferiría hablar ya no del mundo de las comunicaciones para no quedarnos en lo exclusivamente instrumental, sino en la parte de contenidos, en circulación de contenidos. Y es ahí donde debería apuntar una legislación moderna, actual e incluyente.

¿Cómo sería esa legislación ideal?

Una que realmente se preguntara qué hacer con redes sociales, con Uber, con todas las aplicaciones. Todo eso hace parte de la generación de contenidos y creo que la perspectiva debe ser ésa. Y donde quiera que haya contenidos debe haber unos acuerdos, yo prefiero hablar en términos de acuerdos, porque hablar de regulaciones encarna un peligro pues ahí nos meten los goles que internet ha intentado mantener a raya a través de la neutralidad de la red. Entonces hablar de reglas de juego o de acuerdos, permite dirimir diferencias y optimizar la convergencia.

¿Cuál es la dificultad para legislar sobre esos temas?

No han podido con el tema de Uber y menos con los contenidos nuevos porque lo quieren encarar con la lógica analógica, valga la cacofonía. Y es que, pensando en el pasado, quieren amarrar el futuro. Yo pienso que de alguna manera debe haber algunas reglas de juego para las aplicaciones pero no son las reglas que imponen los jugadores de antaño. Esta dimensión de libertad, de horizontalidad, de pensar en el usuario, no la podemos amarrar a los intereses particulares de uno o dos personajes politiqueros y clientelistas que quieren mantener su negocio tal y como han hecho los canales privados con la televisión. Ahí es donde la legislación o la regulación no puede quedar amarrada pensando con normas del pasado.

El asunto no es de alcances de libertad de expresión sino de los intereses que hay debajo, y esos intereses van a primar. Yo soy pesimista, tanto con la posibilidad de un tercer canal como de que exista un interés por tener una legislación o unas reglas de juego que ayuden a entender el sector de la generación de contenidos y las comunicaciones.

Pero el cronograma de licitaciones para el tercer canal que se anunció la semana pasada, ¿no es una buena señal?

Es como lo que sucede en Bogotá con el metro: se abre la licitación para mantener la expectativa. Somos países subdesarrollados contando monedas, hablando de un “tercerito canalito” como paliativo a las enormes carencias en pluralismo que tiene el país particularmente en medios audiovisuales. Es vergonzoso que estemos hablando de un tercer canal cuando deberíamos estar discutiendo la apertura de parrillas y de canales nacionales, públicos, privados, regionales y locales. Es como montarnos en la maquina del tiempo e irnos al pasado. Eso no significa que no necesitamos más canales, los dos canales privados se distribuyen anualmente casi el 98% de la pauta que son dos billones de pesos anuales y cuando alguno pierde queda de segundo y no hay riesgo. Eso sí cambiaría con la entrada de nuevos jugadores.

¿Tendremos tercer canal?

Soy pesimista. Esta licitación se abre además muy estratégicamente cuando se aproxima la época electoral y cuando hay un jugador muy interesado en entrar, que siempre ha querido ser el tercer canal, que es la casa editorial El Tiempo hoy en poder del grupo Aval. Entonces ahí entrarán en tensión los poderes económicos frente a las urgencias políticas. La licitación sucederá entre 2017 y 2018 cuando comienzan a cocinarse las próximas elecciones presidenciales y ahí, como siempre ha sucedido, el tercer canal se vuelve moneda de pago para repartir favores, apoyos y castigos.

Analisis,Por los medios

You tubers: ¿Golpe al intelecto o tendencia cultural?

8 May , 2016  

La polémica por la acogida mundial de los youtubers sigue encendida. Mientras unos creen que es un golpe al intelecto, expertos afirman que es una nueva forma de comunicación de tú a tú. (Emitió Caracol Noticias)

Analisis,Periodismo,Por los medios,Publicaciones Periodisticas

Los medios, en deuda

17 Feb , 2016  

índice1

(Por: Mario Morales)  Un estudio del Observatorio de Medios de la Universidad Javeriana concluye que el cubrimiento periodístico del proceso de paz ha tenido carencias, unifuentismo, se ha hecho a distancia y en muchos casos ha generado confusión. (Publica El Espectador)

No hemos hecho bien la tarea. Ni el gobierno en la comunicación política acerca de lo que ha pasado con el proceso de paz. Ni quienes tienen a cargo la pedagogía para saber hacia dónde van las negociaciones. Ni el periodismo para contar lo que está sucediendo, como dice el manido, e incumplido lema de algunos medios.

Lo prueba la indiferencia de la población frente al desafío, que es, a la vez, el sueño cimero de las últimas cuatro generaciones, resumido en esas cuatro palabras repetidas hasta el hastío: la tan anhelada paz.

Pero no son los únicos insumos para analizar cada una de esas tres patas sobre las que descansa la otra mesa, la de la credibilidad de lo que se acuerde en La Habana. También lo documenta una investigación realizada por el observatorio de medios de la Universidad Javeriana que ha monitoreado día a día, desde el inicio de las conversaciones, el cubrimiento periodístico del proceso en los medios nacionales de prensa y televisión.

El estudio muestra que el trabajo periodístico ha tenido carencias, primero porque los medios como el resto del país fueron sorprendidos por un suceso de tal magnitud para el cual no estaban preparados. Segundo, porque el modelo de confidencialidad que ha blindado lo que pasa en La Habana ha sido un obstáculo para acceder a la información con estándares de calidad. Y tercero porque a los periodistas nos ha pasado lo que al resto de ciudadanos, no hemos ido más allá de la cotidianidad para entrar en los terrenos de la previsión y la anticipación.

En ese día a día los medios se han impregnado o representado los estados de ánimo de los colombianos frente al desarrollo de las negociaciones. Partieron de la incredulidad fruto de la larga resaca por el fracaso de las negociaciones en El Caguán, frustración que dio paso al recrudecimiento de la guerra, de la violación de los derechos humanos y al recorte de libertades individuales y sociales.

Con los primeros anuncios de los diálogos se abrió paso en las piezas periodísticas el escepticismo y más tarde la cautela. Con la instalación formal de la mesa vino la exaltación que reencarnaba cada vez que se aprobaba un punto de la agenda, hasta que vinieron los escollos y cundió el pesimismo en titulares y desarrollos, a veces contagiado de determinismo, a veces de fatalismo. De esa manera y al ritmo ralentizado de los anuncios, las narraciones periodísticas han aprendido a convivir en medio de esa bipolaridad pero sin tocar los extremos.

La ausencia de hechos y la escasez de documentos, que no fueran los comunicados o los registros audiovisuales, llevaron a los reporteros a contagiarse de las emocionalidades de las fuentes que cambiaban según el biorritmo de cada ciclo, según las conveniencias en el tira y afloje de las discusiones o en la toma de partido no pocas veces visceral de quienes reaccionaron como oposición.

Las dificultades del cubrimiento in situ llevaron a los periodistas a hacerlo a distancia, especialmente desde la capital, con el riesgo de incluir en sus narrativas los (des)contextos también emocionales según el momento o la coyuntura. Eso explica que momentos de efervescencia como el mundial de fútbol se vieran trasplantados al crecimiento de la favorabilidad del proceso en el monitoreo, y que coyunturas como las de elecciones reflejaran espectros amplios de polarización, o épocas como vacaciones marcaran distanciamiento y disminución de las narrativas mediáticas sobre las conversaciones.

Otro factor evidente, como consecuencia de lo dicho anteriormente, es que haya primado el periodismo de declaraciones que iban cambiando e incluso contradiciéndose con la evolución de la agenda, generando confusión.

Si bien la iniciativa fue de la estrategia gubernamental, los medios asumieron los relatos del proceso de manera personalizada en torno a la figura del presidente Santos de forma que lo afectaba a uno involucraba al otro y viceversa.

Pero quizás uno los aspectos más llamativos del estudio tiene que ver con el encuadre desde el cual siguen narrando los medios. Entrenados durante muchos años en el cubrimiento del conflicto y no pocas veces contagiados por la propaganda política, los medios siguen narrando el proceso desde la perspectiva de adversarios, esto es, de vencedores y vencidos, de enemigos irreconciliables, de buenos y malos.

Claro el mismo gobierno, con la voz altisonante del exmindefensa Pinzón, las rabietas del presidente o el discurso encendido de la fuerza pública abonaron ese terreno maniqueo del cual no logramos salir. Incluso propuestas, como el desescalamiento del lenguaje, hechas en momentos de tensión o indignación no fueron comprendidas y se convirtieron en epicentro de burlas y diatribas.

Ese ambiente enrarecido ha impedido el apoyo a la mesa en tanto que una de las partes sigue siendo deslegitimada como interlocutor válido contradiciendo la lógica de las conversaciones y los acuerdos.

En términos generales a través del seguimiento diario se evidencias rutinas periodísticas alineadas y entrenadas durante años desde esa perspectiva de enemigos, con incidencia de renovados discursos de odio, con sus correspondientes y repetidas formas expresivas, centradas en la sectarización o en la victimización.

Esos acontecimientos son contados de manera episódica, sin solución de continuidad y sin contextos explicativos o nexos de causalidad o perspectivas de futuro.

En esa montaña rusa de sensaciones, signada por acontecimientos cuyo significado va cambiando de valor, los medios se miran unos a otros, se han mimetizado entre sí, reciclan sus rutinas y al cabo de tres años su narrativa es monótona, aburrida, sin regiones, sin rostros humanos, con preeminencia de los comunicados, de las versiones pero sobre todo con la lógica de que toda declaración se merece una reacción, una contraparte bajo el equivocado pretexto del equilibrio informativo.

En la construcción de las informaciones el gobierno aparece como principal punto de referencia por la preeminencia de la voz presidencial, del comisionado y de sus voceros en la mesa, pero escasean las voces y rostros de las víctimas, de la sociedad civil y de la academia. Interesa más la dialéctica de guerra y paz, entendida como contienda entre Uribe y Santos, por ejemplo.

La perspectiva de género no sale bien librada, las fuentes son esencialmente masculinas muy a pesar del protagonismo femenino en diversos frentes que tiene que ver con el (pos)conflicto. Ese protagonismo, cuando aparece narrado, lo hace cundido de estereotipos como el de la vanidad y el eterno femenino, como en el caso de la guerrillera Tanja. Una de las preguntas que deja el observatorio es si esa visión es machista y en esa medida tiene determinados efectos.

Quedó claro que sigue primando el cerofuentismo o el unifuentismo con especial relieve de las fuentes oficiales. Y en lo atinente a las formas narrativas de sujetos y fuentes, las imágenes y descripciones se han ido mecanizando en ángulos, encuadres y adjetivos, de tal manera que parecen repetidas o de archivo, sin serlo.

La dialéctica encendida de las redes sociales ha reemplazado el periodismo de investigación y de interpretación. Sin proponérselo, los reporteros han legitimado como fuentes a redes sociales que no lo son y que, a veces, ni siquiera quieren serlo, como lo describen su presentación. De esta manera el trabajo de campo se ha reducido a las rondas pro internet en busca de reacciones, opiniones personales o comunicados sin el suficiente trámite de verificación o sustentación.

La agenda de los medios nacionales es generalista, apunta a contar el desarrollo de la mesa como tal, sus ritmos, sus tiempos, sus desavenencias y sus polémicas, pero no busca los detalles en los puntos específicos ni en los subtemas, ni en los asuntos relacionados o emergentes producto de la dinámica de las conversaciones.

Como consecuencia de la emocionalidad, se ha instalado la lógica narrativa del conflicto en la que los hechos disruptivos como combates o ataques contra combatientes o infraestructura que antes eran colaterales han pasado a ser temas centrales en momentos de tensión, pero brillan por su ausencia los temas que tienen que ver con acciones de paz, reconciliación y perdón.

Es justo reconocer que hubo un ligera mejoría una vez se aprobó el tercer punto. Se incrementaron los informes, los enviados especiales y crecieron tanto el análisis como los puntos de vista en columnas de opinión y editoriales pero también en la parte informativa con presencia de voces de la sociedad civil. También se ha mejorado en el uso de recursos narrativos y en el manejo del lenguaje. Pero todavía falta …

El observatorio

El observatorio de medios de la universidad Javeriano ha realizado cerca de 15 monitoreos en los últimos 12 años teniendo como referencia los estándares de calidad periodística, con base en el análisis de contenido y las teorías contemporáneas del periodismo. El monitoreo del cubrimiento del proceso de paz arrancó el 1 de agosto de 2012 y se mantendrá vigente hasta la implementación de los acuerdos en 2016.

Inicialmente ha analizado los periódicos nacionales y los noticieros de televisión pública y privada que cubren todo el país. Su trabajo es censal, quiere decir que no toma una muestra sino que observa todas las narrativas periodísticas, incluyendo opinión y caricatura, que han aparecido sobre el proceso de paz y temas relacionados. El investigador principal es Mario Morales y el asesor estadístico es Andrés Medina. Involucra estudiantes de pregrado y posgrado como monitores, asistentes de investigación o que realizan sus trabajos de grado y tesis con apoyo en su metodología. Ha contado con el apoyo del Centro Ático, Cinep, PEP, FNPI, Cifras y Conceptos y Auditsa.

A través de un instrumento de análisis observa la prominencia, encuadre, enfoque, construcción informativa, origen de la información, contexto, recursos narrativos, calidad del lenguaje, temas y asuntos de la información, fuentes periodísticas y ética periodística.

Algunos datos

A lo largo de estos tres años se han observado más de 12,000 piezas periodísticas. Se ha encontrado que el generó más frecuente en prensa es la columna de opinión con un 29 5%, mientras que las narrativas de registro como la noticia aparecen con un 25.4% y la breve con un 15.2%,. El análisis sólo llega a un escaso 6% si se compara con la caricatura, por ejemplo, que alcanza el 7.5%

El interrogante que queda planeado es si las audiencias están recibiendo primero la información tratada, la de posiciones ya establecidas y opiniones fuertes, antes que la información pura y dura y si eso tiene que ver con el grado de polarización en que se encuentra la opinión pública

En televisión el género predominante es la noticia con 69.2%; el análisis aparece en el 1.9% de las piezas.

En prensa el enfoque es neutro en un 51.8% crítico en un 26 5% y parcializado en un 13.3% en televisión es neutro en un 67%, crítico en 23 3% y parcializado en un 4.6%

Si bien en prensa un 37.3% no es posible establecer el origen de la información, en un 20.5% proviene de entrevistas 17.2% de foros, 8.1% de boletines y 1.9% de redes sociales, mientras que en TV el origen estáen las entrevista s en 39%, foros y debates en 24,2%, y ruedas de prensa en un 15, 8% lo que demuestra por qué en las narrativas prevalece el quién sobre el qué.

En prensa el 25.4% de las notas informativas no tienen fuente y el 41.6% o sólo tienen una. Las fuentes son masculinas en un 80% y femeninas en un 10%.
En tv el 11.4% de las notas no tienen fuente y el 50.8% sólo tienen una. El 83% de las fuentes son masculinas y el 10% femeninas.

En prensa, las víctimas aparecen como fuente en un 2% y como sujeto de la información en un 4%, mientras que l gobierno es fuente en un 23% y sujeto en un 19.7%

En TV el gobierno aparece como fuente en un 25% de las notas y como sujeto de las notas en un 17.1, y las víctimas son fuentes en un 3.3% y sujetos de la información en un 5.3%

Qué hace falta

Teniendo en cuenta los resultados del observatorio en relación con lo que exponen teóricos como Galtung o Giró, hace falta tener en las piezas periodísticas múltiples voces, relatos desde las regiones y territorios, dignificar las víctimas, salirse del círculo de la guerra, no replicar la voz de las fuentes, reconstruir la verdad histórica, diferenciar violencia de conflicto, más debates entre distintos, recurrir a otros géneros; el antídoto son las historias, siendo menos reactivos y más proactivos.

Dejar ver al otro, humanizar a todos, maximizar aciertos, adjetivar menos y usar menos eufemismos, más memoria más clima más autoestima, más bases informativas sólidas; hay que llevar las audiencias a la reflexión, hay que ser activos e innovadores y evitar la exhibición de las víctimas o las minorías desde la perspectiva exótica o como pura escenografía. Los medios deben ser escenarios de debate en los temas del conflicto pero también en las agendas de paz.

En resumen, tanto medios como periodistas se deben instalar en puntos de convergencia, de consensos y disensos, en la generación de ambiente, en la reconstrucción de memoria y en la recuperación de autoestima y optimismo.

* Profesor de la universidad Javeriana y columnista de El Espectador.

Por los medios

Medios colombianos no están preparados para la paz

22 Oct , 2014  

Pulzo.com le recomienda algunos de los columnistas más destacados del día en los principales medios nacionales.
http://novedadesbiblioteca.wordpress.com/2012/10/
Los medios de comunicación del país no están preparados para cubrir la paz y siguen concentrados en informar sobre y desde Bogotá

Mario Morales, periodista y profesor universitario, escribe en su columna de El Espectador que el cubrimiento de los hechos noticiosos del país se hace sin agenda propia y con enfoque más emocionales que profundos, que es lo que sucede con lo que se ha reportado sobre los diálogos de La Habana.

“No la tienen fácil los periodistas con el sigilo acordado en la mesa, pero han caído en trampas propagandísticas al oscilar entre comunicados oficiales y declaraciones no formales de Gobierno y guerrilla”, señala Morales.

Además, el periodista comenta que el cubrimiento a distancia de los hechos ha privilegiado los intereses de ciertas personas, ya que “ha propiciado que las acciones bélicas tengan un cubrimiento a veces exagerado” o “adobado”, según el actor.

De otro lado, los reportes son machistas, pues cuando se trata de mujeres, son ligeros, como es el caso de la guerrillera holandesa. Asimismo, tampoco hay unidad en las narrativas referentes al conflicto y los diálogos.

“Y hay más… suficiente para decir que, en estos temas de paz, a los medios les han faltado fines”, concluye Morales.
La propuesta de pedir tarjeta profesional a politólogos y expertos en temas internacionales es absurda

Y es absurda porque la entidad que estaría encargada de expedir dicho documento y de vigilar y regular la práctica de esas disciplinas no tiene vínculos con miembros de la academia, señala Arlene B. Tickner, profesora de la Universidad de los Andes, en El Espectador.

Exactamente, Tickner se refiere a un proyecto de ley radicado en septiembre de este año que pretende establecer “un código de ética y régimen disciplinario de las profesiones que se desarrollan en el marco de las relaciones internacionales y afines, incluyendo la ciencia política”.

La profesora reconoce que hay profesiones, como el derecho, las ingenierías, las ciencias de la salud, la docencia, entre otras, que requieren una normatividad que regule su ejercicio. Pero tal cosa no sucede con la ciencia política o los estudios sobre aspectos internacionales, sobre todo porque ni siquiera la Asociación Colombiana de Ciencia Política y la Red Colombiana de Relaciones han sido invitadas a discutir con los órganos legislativos y con la cancillería los aspectos pertinentes de una supuesta regulación, pese a que, como lo explica Tickner, son “entes de mayor representatividad de estos gremios”.
El Gobierno sabe que, pese que ha conseguido apoyos de diversos sectores en torno al proceso de paz, aún le falta un amplio segmento que se siente identificado con el uribismo

Los diálogos de La Habana, la principal apuesta del segundo mandato de Juan Manuel Santos, ha logrado tener los respaldos de empresarios, la comunidad internacional, la prensa y de un importante número de votantes.

Pero hay un amplio sector de la opinión pública que se siente identificada con las críticas que el senador Álvaro Uribe le ha hecho al proceso, expone El Colombiano en su editorial.

Por esa razón, el diario antioqueño plantea que la invitación que Santos le hizo a Uribe para hablar de paz es un intento de acercarse a una paz que vaya más allá de lo dialogado en La Habana.

“Más allá de firmar el fin del conflicto con las guerrillas, será definitivo que, para aclimatar una paz en su sentido más íntegro, se lograran consensos mínimos a los que sumen todas las fuerzas políticas democráticas, para cerrar los odios que dejan 50 años de violencia guerrillera”, comenta el medio regional.

Puede que Uribe no ceda en sus posiciones, ni Santos cambie lo negociado en La Habana, pero una reunión entre ellos dos sería conveniente para el país.
Por el daño ambiental que causan, las bolsas desechable de plástico deberían ser prohibidas en el país

Para soportar ese argumento, Jairo Puentes Brugues expone varios casos en su columna del diario Vanguardia: los millones de aves y peces que mueren por residuos, las islas “plásticas” que se han formado en el Océano Pacífico, o los animales que comen esas bolsas.

Además, el costo ambiental y monetario que emplean los países para eliminar ese tipo de basura es grande. Por ejemplo, en California se gastan 428 millones de dólares anuales para contener ese tipo de residuos, señala Puentes.

Fuente.http://www.pulzo.com/medios/229291-medios-colombianos-no-estan-preparados-para-la-paz-y-3-opiniones-para-que-forme-la

“En Colombia, se han realizado iniciativas de restricción de bolsas desechables en Bogotá; pero el Gobierno Nacional, que se sepa, no dispone de una política sobre el tema. Aunque algunos supermercados ya promueven el uso de bolsas no desechables”, dice el columnista.

En caso de que el país logre imponer una legislación al respecto, seguiría el ejemplo de Dinamarca —que gravó con altos impuestos el uso de bolsas plásticas—, o la gobernación de California, que prohibirá desde 2015 el uso de esos elementos.

Por los medios

Elecciones presidenciales-Análisis en Tu Tele-Canal RCN

7 Jun , 2014  

Los televidentes resaltan la importancia de la buena información en cuanto a las elecciones presidenciales y las propuestas de los candidatos. Además piden que dejen de enfrentar a los candidatos y que los periodistas sean claros, imparciales y objetivos en cuento a la información que le brindan a todos los colombianos.
http://programas.canalrcn.com/tu-tele/videos/elecciones-presidenciales-y-enfrentamientos-en-los-medios-14611#ooid=xjd3Njbjpup46ZyVs0kgcZ8dhVtv4cRS

Por los medios

Realities, paro educativo y campaña electoral. Análisis en programa Doble Vía. Canal Caracol.

24 May , 2014  

Entrevista con Amparo Pérez en el programa Doble Vía de Caracol Televisión acerca del cubrimiento del paro educativo, la agenda noticiosa, la crónica roja y el cubrimiento periodístico a la segunda vuelta.
http://www.noticiascaracol.com/informativos/doblevia/video-324291-quien-vigilaba-votaciones-de-yo-me-llamo?pid=0