Sin categoría

Irak se convierte en el conflicto más letal para los periodistas desde la Segunda Guerra Mundial

21 Mar , 2006  

La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) asegura que han fallecido más periodistas en el conflicto que se inició hace tres años en Irak -un total de 86- que en ningún otro desde el fin de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). RSF destaca que el 77% de los periodistas y colaboradores de medios de comunicación asesinados eran iraquíes. En el 55% de los casos los periodistas fueron deliberadamente el objetivo de los asesinos, lo que supone un porcentaje “mucho mayor que en conflictos anteriores”, en los que los comunicadores “eran víctimas sobre todo de ataques indiscriminados o de balas perdidas”.La organización subraya que Irak es además “el mayor mercado de secuestros del mundo” y que 38 periodistas han sido secuestrados, cinco de ellos ejecutados y tres -Jill Carroll, Rim Zeid y Maruan Jazaal- siguen en manos de sus captores.

Información publicada por el diario El Mundo (España).

Sin categoría

Por un desalentador panorama transita la libertad de prensa en el continente americano

20 Mar , 2006  

A esa conclusión llegaron directores y periodistas de 400 medios de las Américas, reunidos desde el viernes en Quito, en el foro semestral de la (SIP).
En la inauguración oficial,ayer, el presidente ecuatoriano, Alfredo Palacio, defendió la libertad de expresión como “ cuestión de supervivencia”.
Por su parte, el presidente de la Comisión para la Libertad de Prensa, Gonzalo Marroquín, demandó investigar los crímenes contra periodistas y castigar a los responsables. Destacó a México y Venezuela, como los países donde la situación es más crítica.
Uno de los eventos centrales del primer fue día un panel sobre “Crimen organizado y los riesgos para el periodismo” con la participación del director de El Universal de México, Juan Francisco Ealy, y del director de EL TIEMPO, Enrique Santos, quien analizó las semejanzas y diferencias de los casos de México y Colombia en relación con el crimen organizado y describió las experiencias del periodismo colombiano durante la época del narcoterrorismo de fines de los 80, tras el cual hubo un intenso debate.
Santos, presidente de la Comisión contra la Impunidad del SIP, denunció la situación de los periodistas en el norte de México. “Han decidido autocensurarse por temor a las represalias del narcotráfico, es un claro ejemplo de la presión que el crimen organizado ejerce sobre los medios. Esto representa hoy un verdadero desafío para los comunicadores de la región”, dijo. En tanto, Ealy señaló que “no sólo los periódicos del norte del país sufren esa amenaza”.
Santos destacó que, aún así, la lucha contra la impunidad en la región ha dado sus frutos en los últimos años. Entre enero del 2005 y febrero del 2006 se produjeron 18 sentencias por asesinatos. Pero agregó que continúan los ataques a medios y comunicadores, algo que se refleja en que en ese lapso asesinaron periodistas en México, Ecuador y Guayana y desaparecieron otros en Paraguay y México.
Hostigamiento en Venezuela Con la aprobación de la llamada Ley de Responsabilidad Social y las reformas al Código Penal, los atropellos contra la libertad de expresión y la inseguridad jurídica de los periodistas aumentaron en Venezuela, denunció David Natera, director del diario Correo de Caroní.
Natera detalló que los ataques contra los periodistas han sido “reiterados”, en los últimos meses, cuando se han presentado 15 casos.
Entre las acciones que calificó como “hostigamiento estatal” destacó las tomadas contra los canales Globovisión y Radio Caracas Televisión y los diarios El Nacional y Notitarde, entre otros.
También denunció las detenciones de los periodistas Ibéyise Pacheco, Marianela Salazar, Patricia Toledo, Néstor Mecerani y David Ludovick, que han “sufrido las consecuencias de la falta de defensa a los derechos de información en Venezuela”.
Uno de los asistentes a la reunión, que se identificó como periodista venezolano independiente, recriminó a Natera y acusó a los miembros de la SIP de responder a los intereses de los poderosos y de E.U. También dijo que los diarios quiteños El Comercio y Hoy se habían negado a publicar avisos defendiendo a Chávez de las criticas en la SIP. A lo que el director de Hoy, Jaime Mantilla, reaccionó llamándolo mentiroso.
Luego se demostró que el defensor de Chávez no era periodista sino un diputado del movimiento bolivariano que, según comunicadores venezolanos, fue enviado para provocar un incidente.
Las amenazas en Colombia En el caso colombiano, la libertad de prensa afronta una creciente ola de agresiones y amenazas contra periodistas y directores de medios, según Mercedes González, de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP.
Entre los periódicos afectados por las amenazas están: Hoy Diario del Magdalena; Vanguardia Liberal, de Bucaramanga, y La Tarde, de Barrancabermeja.
González señaló que 30 periodistas reportaron amenazas y 5 abandonaron sus regiones. También destacó que siguiendo la tendencia de los dos últimos semestres, no se presentó ningún asesinato de periodistas por razones del ejercicio profesional.
Pese a que este semestre hubo más expectativa que resultados en investigaciones de crímenes de periodistas, se resaltó el hecho de que el fiscal, Mario Iguarán, trasladó a Bogotá el expediente del homicidio del subdirector de La Patria, Orlando Sierra.
‘DRAMÁTICO INFORME SOBRE CUBA’ El vicepresidente de la Comisión de Libertad de Prensa de Cuba, Humberto Castelló, presentó un dramático informe sobre la “total oscuridad” de la libertad de prensa en su país, donde están encarcelados más de 25 periodistas.
“Al control absoluto del Estado sobre los medios de comunicación en Cuba por 46 años, se añaden cotidianamente los trazos de una cruenta represión contra las expresiones independientes, el hostigamiento y la desatención médica de los periodistas presos”, subrayó.
Anotó, que hay una “férrea vigilancia” gubernamental para impedir el acceso de la ciudadanía a fuentes alternativas de información.
‘EL NUEVO DÍA’ DENUNCIA BOICOT DE GÓMEZ GALLO El periódico El Nuevo Día, de Ibagué, denunció este fin de semana que el senador Humberto Gómez Gallo inició un boicot contra este medio impreso para que los tolimenses no lo compren, no lo lean y no pauten en este.
El senador tolimense Gómez Gallo, a su vez, dijo que emprenderá acciones legales contra el periódico, porque considera que publicaron información en su contra que puede constituirse en injuria y calumnia.
El Nuevo Día informó que el boicot promovido por el legislador tiene que ver con una serie de publicaciones en las que se cuestiona algunas actuaciones del congresista conservador y ex presidente del Senado.
Una de ellas tiene que ver con la solicitud del abogado Iván Ramírez a la Fiscalía “pidiendo investigar al senador Gómez Gallo por vínculos directos con el presunto narcotraficante Eduardo Restrepo Victoria, alias ‘El socio’”, dice el periódico tolimense.
Gómez Gallo dijo que estas informaciones se las tendrán que probar. “Ellos lo interpretaron como un boicot. Yo lo que he pedido es hacer una colecta para fundar otro periódico”, agregó.
30 Los periodistas que reportaron amenazas en Colombia. Además, cinco abandonaron sus regiones
Publicación
eltiempo.com
Sección
Nación
Fecha de publicación
20 de marzo de 2006
Autor
NULLVALUE

Sin categoría

Crece el uso de Google para espiar la vida privada

14 Mar , 2006  

Lo llaman “googling” y es el nuevo deporte nacional de los norteamericanos, aunque se extiende velozmente al resto del mundo. Se trata, básicamente, de una nueva y peligrosa moda: la búsqueda en Internet, a través del programa Google, de datos sobre la vida privada, el trabajo y los gustos de otras personas.

Para muchos, Google ya se había convertido en una herramienta para encontrar pareja, ya que permite obtener más información sobre los posibles pretendientes. Pero ahora se suman padres que “googlean” a sus futuros yernos, empleados que quieren saber más de sus jefes y, por supuesto, jefes que desean saber de las costumbres de sus subordinados. Tantos adeptos tiene y tan hondo está calando en la sociedad, que, por ejemplo, cada vez más anuncios de televisión invitan a los espectadores a “googlear” para averiguar más sobre los productos que promocionan.

Según David Holtzman, experto en privacidad de datos en Internet y director de Global POV, este fenómeno “comenzó hace unos dos años en Estados Unidos, pero posteriormente se ha ido trasladando a otros países”.

Jonathan Zittrain, uno de los directores del Centro de Internet y Sociedad de la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard, señaló en un informe: “Hay que tener en cuenta que empleados o amigos pueden descubrir datos de nuestra vida que creíamos secretos”.

Lo que originalmente era un campo limitado a las personas famosas y las grandes estrellas de cine se ha convertido en la pesadilla de miles de personas anónimas, que ven cómo su vida privada pasa de un ordenador a otro con la rapidez de un clic.

“Antes sólo aparecían en Google las personas famosas; sin embargo, en la actualidad cualquier información personal puede aparecer en el ordenador de alguien que nos busque en Google”, dijo Holtzman.

Estados Unidos es el país con más internautas en el mundo -195 millones- y buena parte de las 2,9 millones de búsquedas mensuales que procesa Google tienen con ver con datos personales.

Durante los últimos años, el uso de Internet se ha extendido tanto en el tejido social norteamericano, que en la actualidad es extremadamente fácil encontrar en la Red todo tipo de datos personales, que van desde las aficiones hasta el número de cuenta bancaria o la fortuna personal del “googleado”.

Holtzman dijo: “La mayor parte de la gente no sabe que sus datos privados aparecen en Internet. Además, aquí se plantea un segundo problema, que es determinar si los datos que aparecen en Internet son verdaderos o no”.

En Estados Unidos es frecuente que la prensa centre la atención en importantes ejecutivos y empresarios. El año pasado le tocó al presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, cuyo nombre fue utilizado por la página News.com como ejemplo para explicar lo fácil que es encontrar información personal en el buscador.

Al directivo de Google no le debió hacer ninguna gracia ver cómo salía publicada su fortuna personal, pero, como afirmó Holtzman, “la gente se tendrá que acostumbrar a la idea de que otras personas puedan conocer más sobre su vida de lo que a ellas les gustaría”.

Entre la comunidad de usuarios de Internet es bien conocido que “lo que no aparece en Google no existe”, por lo que la red de redes genera un enorme volumen de información que hace fracasar todos los mecanismos de control para asegurar la privacidad de los datos.

“La propia naturaleza de Internet hace difícil que esto se regule. Además, el uso de esta información es legal, ya que en Estados Unidos no existe una norma relativa a la protección de datos, como sucede en Europa”, puntualizó el director de Global POV.

Sin categoría

Fondos disponibles para trabajos de periodismo investigativo

13 Mar , 2006  

Periodistas de todo el mundo que estén en búsqueda de publicar sus trabajos investigativos y que no tengan el apoyo de una gran organización de noticias tienen hasta el 18 de marzo para postular a una concesión.

El Fund for Investigative Journalism (Fondo para el Periodismo Investigativo) entrega fondos de US$500 a US$10.000 para realizar trabajos de investigación sobre temas como corrupción, hechos delictivos, entre otros problemas que afectan a la sociedad. Las concesiones se entregarán en abril.

Quienes deseen postular a un fondo deben enviar una carta explicando la historia, qué es lo que espera probar y cómo y cuáles son sus fuentes. La carta debe ir acompañada de un currículum, ejemplos de trabajos y una carta del editor comprometiéndose con la publicación de producto final. Las notas podrán ser publicadas en cualquier idioma, pero se dará preferencia a las que estén en inglés.

Una de las concesiones está destinada al premio Robert I. Friedman de reporteo investigativo internacional, que honra el nombre del en memoria del reconocido periodista fallecido en 2002

Desde su fundación en 1969, el fondo ha entregado cerca de US$1.5 millones en concesiones. Para mayor información escriba a contact.fundfij@yahoo.com o visite http://fij.org/.

Sin categoría

Me indigna que las fuentes acaben siendo un refrito de agencias: Tomás Alcoverro

12 Mar , 2006  

Tomás Alcoverro, corresponsal de La Vanguardia en Oriente Próximo

«Me indigna que las fuentes acaben siendo un refrito de agencias»
Tomás Alcoverro

Tomás Alcoverro nació en Barcelona en 1940
Licenciado en Derecho y Periodismo colaboró desde muy joven en todo tipo de revistas
Comenzó en La Vanguardia en 1965 y ha vivido desde entonces conflictos como los de El Líbano, la ocupación turca de Chipre, Iraq y otros
Ha obtenido los premios de periodismo Godó, Cirilo Rodríguez y Ortega y Gasset

Reivindico el “yo” en la crónica
Por Susana Mendoza

Periodista Digital

Jueves, 9 de marzo 2006

Tomás Alcoverro se considera un corresponsal atípico; más de tres décadas en la profesión, en la misma zona y en el mismo periódico no suele ser lo corriente, aunque su vocación siempre le empujó hacia Oriente Medio para recalar finalmente en Beirut, una ciudad que según él, huele a “polvo y jazmín”. Este veterano periodista que lleva cubriendo Oriente Medio para la Vanguardia desde 1972, ha recopilado en un libro sus crónicas más relevantes del Líbano e Iraq, donde informó sobre la guerra en sus semanas anteriores y posteriores. “El Decano. De Beirut a Bagdad: 30 años de crónicas” es una recopilación de las mejores crónicas de Alcoverro, género que además defiende acérrimamente y del que reivindica su dignidad literaria. Hace dos años obtuvo el premio otorgado a los corresponsales en el extranjero Cirilo Rodríguez y recientemente ha sido nombrado parte del jurado de este mismo galardón, hecho que también le hace sentirse muy honrado.

P:¿Cómo describirías estas tres décadas como corresponsal?
R:Lo primero es que yo me considero un corresponsal bastante atípico; sobre todo por la duración de mi carrera, treinta y cuatro años en Oriente Medio, en el mismo periódico y en la misma sección, no es lo normal en esta profesión. Han sido años de mucha vocación, mucho miedo y también mucha aventura.
P:En la presentación de tu libro “El Decano” reivindicas el género de la crónica. ¿Cómo definirías este género?
R:La crónica principalmente se puede definir como un soneto; tiene que transmitir emoción a los lectores. El periodista tiene que escribirla armoniosamente, tiene que escribir bien, incluso llegando a utilizar la primera persona, el “yo”. A mí no me ha importado utilizarlo cuando lo he creído necesario; por ejemplo, en una ocasión la propia fuente de la crónica era yo mismo, mientras observaba desde el balcón de mi casa en Beirut los acontecimientos que se desarrollaban, así que durante la elaboración de la información utilicé constantemente la primera persona.
Estamos rompiendo el estilo literario de la crónica
P:¿Crees que hoy en día se hace buena crónica?
R:Este género además es tan digno de respeto como cualquier otro, pero hoy en día el lenguaje está estropeado y estamos rompiendo su estilo; yo reivindico el estilo literario de la crónica. Estoy verdaderamente indignado por como se trata ahora todo el asunto de las fuentes, que acaba siendo un refrito de informaciones de agencias, “según informa tal o cual”.
P:¿Cómo ha sido tu relación con el resto de los compañeros de profesión?
R:Francamente muy buena. Me siento querido y arropado por todos ellos, y de hecho les dedico mi libro, junto con mis padres. “A la tribu amiga”, porque entre nosotros nos llamamos así, la tribu. En la presentación de mi libro en la Casa de América, me enalteció el ver allí a tantos de mis compañeros y amigos, el ver a todos los que me han demostrado su aprecio. Hace dos años recibí el premio Cirilo Rodríguez para los corresponsales extranjeros y me hicieron sentir tremendamente honrado, ya que en el jurado son todos corresponsales también, y ahora me han nombrado parte del jurado, lo que me hace sentir muy orgulloso y honrado.
P:Como especialista en la zona y testigo directo, ¿hacia dónde crees que se dirigen Siria y el Líbano?
R:Hay mucho miedo en ambos países, los dos temen ir al otro país. El Líbano está pasando por un momento muy crítico, sobre todo desde el asesinato de Hariri y el hecho de que toda la comunidad internacional se lanza al cuello de Siria, acusándole sin pruebas. Es muy laberíntico el tratar de definir qué ocurrirá, pero la población quiere estabilidad y saber quién asesinó a Hariri; por eso hay convocada una gran manifestación en Beirut el 14 de marzo.
P:¿E Iraq?
R.Bueno, yo allí he estado un par de veces y no quiero volver. La primera fue días antes de la invasión estadounidense y la gente estaba esperanzada, pero luego aquello se convirtió en el caos que todo el mundo preveía. Es terrible, es el cruento deshacerse de un estado y no se vislumbra ninguna solución.
P:¿Cómo ves el oficio en la actualidad?
R:Ha mejorado mucho en cuanto a comunicaciones; ahora hay una gran tecnología al servicio del periodista, pero hace treinta años sólo se podía enviar información a través del télex, el fax. Imagina además que en estas zonas tampoco había mucha tecnología, por lo que costaba mucho más. A mí me ocurrió cuando Arafat salió de Beirut; aquello era histórico, y cuando lo quise enviar no funcionaba ningún teléfono en toda la ciudad y me quedé sin enviarlo

Sin categoría

Los periódicos de papel desaparecerán: Fernando Savater

12 Mar , 2006  

Fernando Savater nació en San Sebastián el 21 de junio de 1947. Comenzó los estudios de bachillerato en San Sebastián, donde vivió hasta los trece años.
Después se trasladó con su familia a Madrid donde continuó estudiando. En esta ciudad cursó la carrera de Filosofía y Letras, rama Filosofía, en la Universidad Central, en la que se doctoró, aunque no llegó a leer su tesis “Ensayos sobre Cioran”, al ser acusado de querer ridiculizar la institución universitaria.
Al terminar la carrera se incorporó como profesor de Historia de la Filosofía en la Facultad de Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de Madrid, de donde se le expulsó por su actitud de crítica a la política del régimen.
Posteriormente fue profesor de Ética y Sociología en la Universidad a Distancia (UNED) y, desde 1980, profesor de Ética en la Universidad del País Vasco, en San Sebastián.

Internet no hará desaparecer la escritura, porque la Red se basa en ella. Los libros tampoco, aunque las enciclopedias de 51 volúmenes están condenadas. Los periódicos de papel sí desaparecerán, aunque tengo debilidad por ellos.

Periodista Digital

Su sueño es el de Picasso: tener mucho dinero para vivir tranquilo como los pobres. Rodeado de tintines, dráculas de goma y alienígenas. Afirma Eva Reuss, que le hace una entrevista impertinente en la revista Época, que no le pega nada a este señor orondo, progre y vehemente haberse escrito más de 200 ensayos sobre ética, Nietzsche o Cioran.

Pregunta: Los escritores viven de gustar a los demás, ¿es usted muy vanidoso?

Respuesta: No, porque como soy muy orgulloso; los elogios, más que halagarme, me humillan.

P: ¿Cómo es que aún no le ha matado ETA?

R: O no se lo han propuesto muy en serio o yo he procurado no ponérselo fácil.

P: Esto ya aburre, parece el cuento de lobo. ¿De verdad que ha empezado el fin del fin de ETA?

R: El ciudadano no tiene que aburrirse, sino informarse, enterarse de todo lo que no sea Salsa Rosa. Una cosa es que ETA se termine y otra que en el País Vasco haya normalidad. Naturalmente que ETA es un grupo terrorista acabado, ya no queda otro en Europa, no tiene apoyos, no puede vender su mercancía en ninguna tribuna internacional, tiene la oposición de Francia, ningún sostén económico ni peso directivo. Los que conocemos el asunto sabemos que puede colear un par de años, matar a cualquiera, poner una bomba, pero que expira.

P: O sea, que también hay quien quiere sacar tajada de la paz.

R: Lo que no puede ser es que todos los que han rentabilizado a la banda ahora quieran sacar partido también de su desaparición y ocupar posiciones de privilegio y beneficios políticos. A mí no me preocupa el fin de ETA; estoy convencido de que ya están cara a la pared. Lo que agobia es cómo se va a gestionar eso. Y no queremos que los que han luchado 30 años contra ETA sean – también ahora- los damnificados.

P: Se agranda esa triste brecha entre las víctimas del terrorismo.

R: Reconozco que hay signos, gestos inquietantes, ambiguos, que el Gobierno habla de datos que no revela, pero esta última manifestación me ha parecido como poner la mejilla antes de que te peguen porque aún no ha habido negociación, ni concesiones, ni rendición.

P: El amor, o es ‘fou’ (“loco”) o no es ni fu ni fa, dice una amiga suya. Defina el amor.
El amor tiene muchísimos registros: el de una madre a un hijo, la pasión de una tarde, la de toda una vida. El amor es la necesidad de la mirada del otro, lo que quiere decir que no podemos vivir solos y necesitamos a los demás, es decir, a un demás con cara y cuerpo. El amor es la parte buena de nuestra carencia afectiva.

R:Los padres han dimitido de impartir esa socialización primaria a sus hijos: modales, valores. Han sobrecargado al cole con ella y con la enseñanza. ¿Por eso acaban pegando los alumnos a los profesores?
P:A los maestros -que han perdido sus medios de autoridad y defensa- les pegan los niños y sus padres. Olvidan que la disciplina es básica en el colegio y que la educación no tiene más remedio que ser coactiva porque todos los niños preferirían estar en el cine, luego viendo tele y al rato la videoconsola que aprendiendo lengua. Pero los padres, sin razón, dicen que el colegio debe encargarse de la educación y se sienten incapaces de meter a los niños en cintura

R:Al tirar la toalla los padres, se abandona a los niños entre el cole y la tele. ¿Se ha sustituido a la persona por un aparato?
P:La enseñanza ha de hacerse cuerpo a cuerpo como todas las cosas importantes en la vida. Es mucho más educativa la presencia de los maestros y los compañeros en la clase que incluso el contenido de la educación, la información. Educarse es aprender a vivir y eso ha de hacerlo un ser vivo; es insustituible.
R:Da pavor esta moda de grabar escenas violentas en los móviles e intercambiarlas como cromos. Ha dicho Javier Urra en la televisión que por un día de fama hay adolescentes capaces de matar…
P:Últimamente se confunde respeto con temor a las personas. El respeto es tratar a otro como un igual y desearle el bien. Es un error pensar que sólo hay que respetar lo que inspira miedo. Como el cojito, vagabundo o niño con síndrome de Down no dan miedo, no se les respeta. Pues no. Al niño hay que inculcarle el respeto, que no tiene nada que ver con el miedo.

R:Usted resume la ética en tres virtudes: coraje para vivir, generosidad para convivir y prudencia para sobrevivir. Qué difícil. ¿No hay siempre una pata que cojea?
P:Si no fuera difícil, no hablaríamos de virtud. Si pintar cuadros como los de Miguel Ángel fuera fácil no estaría el mundo entero elogiándole.
R:Aprendí de Bertrand Russell lo que es la ética personal. Eso sí que es una biografía edificante.
P:He sido siempre muy russelliano y su apariencia física genial ayudaba; sí, es un punto de referencia clave y tenía una deliciosa capacidad de razonar.

R:¿Se está fraguando en España un Le Pen teniendo en cuenta que un 80% de los reclusos en prisión preventiva son inmigrantes?
P:Para evitar los abusos de la extrema derecha hay que procurar que los inmigrantes no lleguen sin cierta preparación y posibilidades laborales. Si no es así, existen bandas organizadas para captar ese tipo de personas y -dado que tienen que comer- se desata la delincuencia
R:¿Acabará Internet con los libros, el periodismo y la escritura?
P:Con la escritura, no, porque la Red se basa en ella. Con los libros tampoco, aunque las enciclopedias de 51 volúmenes están condenadas. Los periódicos de papel sí desaparecerán, aunque tengo debilidad por ellos.

Sin categoría

Hasta dónde deben llegar los ‘realities’ de televisión: ¿Son realmente patéticos?

10 Mar , 2006  

Estos programas se tomaron la pantalla e invadieron cada espacio de la intimidad. Ahora venden calamidades. ¿Qué sigue?

Publica la Revista Carrusel del periódico El Tiempo

Quizás todo comenzó con un video de un accidente y más temprano que tarde se convirtió en todo un Truman Show.

Y se hizo realidad la película de Jim Carrey, en la que su vida se convirtió en un espectáculo de televisión. Mientras la fantasía orwelliana de El Gran hermano cobraba vida y agudizaba su mirada indiscreta, todos la atestiguamos exultantes ante la radiación de la pantalla. No se ocultó nada. Se hizo la luz, que invadió hasta el último rincón, pero la creación aún no estaba terminada.

Con prontitud, la realidad dejó de ser emocionante y se debió cavar aún más profundo, justo lo suficiente para alcanzar a tocar el nervio que transmite el dolor con un toque carnavalesco.

Ese mismo dolor que desde hace unos días se transmite en realities y que asegura a un ávido público.

Al parecer no todo es dinero (o tal vez sí, pero de otra manera). También hay que pelear por la existencia (lo que logra redefinir aquello de “ganarse la vida

Sin categoría

La formación de los periodistas en el siglo XXI

10 Mar , 2006  

Por Fernando Villalobos G. y Maryalejandra Montiel, Katia Muñoz Vásquez y Sergio Celedón Díaz

El nuevo siglo ha traído aparejadas una serie de realidades e innovaciones que conmueven día a día a toda la sociedad. Usos y costumbres, por igual, están sujetos a revisión e, indudablemente, ha dejado de ser un lugar común aquella afirmación de que si nuestras abuelos volverían a la vida, inmediatamente dejarían de existir ante la magnitud del cambio que se opera a cada momento.

La profesión periodística, en todos los órdenes, registra ese cambio, más aún en lo relacionado con la formación de los comunicadores para el futuro. La didáctica del siglo XX y de las centurias anteriores ha quedado desbordada por todo lo que ofrecen las nuevas tecnologías y ahora el aula es el mundo globalizado e interconectado por la gran autopista de la información.

En esta oportunidad, Chasqui cuenta con el aporte de un grupo de académicos de Venezuela y Chile, que sobre la base de sus experiencias proporcionan pistas sobre cómo debe ser la formación de los periodistas en el siglo XXI.

——————————————————————————–

Retos y desafíos
Periodistas para la era digital
En la última década se han producido cambios que en otras épocas hubiesen costado siglos para ser incorporados en la sociedad. Prueba de ello fue la invención de la imprenta de Gutenberg, a mediados del siglo XV, que tardó más de un siglo para que la sociedad comenzara a utilizarla para la producción de los primeros periódicos, innovación tecnológica que revolucionó la historia del hombre durante más de cuatro siglos. No obstante, la primera página Web salió en 1993 y, en menos de 10 años, medios de comunicación, empresas e instituciones de todo tipo, actividades personales, bibliotecas, comercios y otros ya la utilizaban como medio de información y herramienta del proceso globalizante, unos más tímidos que otros, pero lo cierto es que en poco tiempo esta innovación radical revolucionó el mundo entero.

Los medios impresos están involucrados en este proceso, la tecnología está modificando las prácticas tradicionales del quehacer periodístico. Quizás es una de las revoluciones más significativas, por cuanto permite el surgimiento de un nuevo medio de comunicación denominado por algunos autores (Armananzas y otros, 1996; Díaz Noci, 2001; Flores y col. 2001; Negroponte, 1999) ciberperiodismo, periódico interactivo multimedia, periodismo digital y otros.

Lo cierto es que el periódico impreso tradicional trae noticias del día de ayer, cuando el digital permite la inmediatez de la noticia. Además, el impreso tiene límites en cuanto al contenido, porque está ceñido al espacio del papel, mientras que en el digital la información es en bits, ilimitada y, además de ello, permite usar hipervínculos para ampliar la información. En el impreso no se pueden escuchar las declaraciones de la fuente de información, mientras que en el nuevo formato sí, además de permitir el uso de bases de datos para hacer búsqueda de la información, inclusive, retrospectiva, por autor, tema, fecha, y otras múltiples opciones. Ahora es posible hacer un medio personalizado, a la medida y a las necesidades del usuario.

Nuevo medio de comunicación
Todo ello refleja una clara evidencia de que estamos ante la presencia de un nuevo medio de comunicación social que demanda estudios, capacitación e investigación como una forma de preparar y prepararse para laborar eficazmente en esta posibilidad comunicacional que, así como en su tiempo la radio, la prensa y la televisión requirieron especialización, ahora los medios digitales también la demandan.

La era de la información digital plantea a los periodistas grandes retos, derivados de la coexistencia de medios tradicionales con nuevas posibilidades comunicacionales que abren espacios a un mundo interactivo, inmediato y globalizado, donde la formación del comunicador social demanda renovadas prácticas educativas que le permitan, al futuro egresado, adquirir competencias y saberes para defenderse en un mercado ocupacional que cada vez exige más y mayores capacidades tecnológicas, así como también la fusión entre prácticas profesionales convencionales y emergentes, y una mayor creatividad e interdisciplinariedad del conocimiento. La gran interrogante: ¿las escuelas o facultades de Comunicación Social están transformando su dinámica curricular considerando estos aspectos?

Con la aparición de Internet y el desarrollo de las páginas web, el periodismo cambió como nunca en la historia. Ahora es posible concebir un nuevo hacer de la profesión, basado en sistemas de producción automatizados, fusión de medios tradicionales en un producto interactivo y multimedia caracterizado por la incorporación de video, audio, textos, sistemas de búsquedas, actualizaciones inmediatas, participación del usuario, etc. Además, las tradicionales fuentes de información se amplían y demandan otras competencias al futuro comunicador. A partir de estos y otros cambios surge un nuevo concepto de periodismo, que involucra un intercambio automatizado de información entre miles de personas de todo el planeta, que quizás pueda llamársele ciberperiodismo o cibercomunicación.

Mezcla de muchas tintas
De cara al siglo XXI, la profesión del comunicador social se ha convertido en una mezcla de muchas tintas: por un lado el periodismo impreso coexiste con el audiovisual y, por el otro, toma fuerza el medio digital que une la tradicional prensa, radio y televisión con un mundo donde los átomos y los dígitos permiten la interactividad, la inmediatez, la consulta a bases de datos, la compra desde el anuncio y otras muchas opciones que exigen del periodista unos cimientos formativos sólidos para cumplir con el nuevo rol. Sobre este aspecto, Díaz Nocci (2000) señala que las facultades de Periodismo siguen, en su mayoría, aferradas a unos planes de estudio un tanto desfasados y escasamente dinámicos, que no atienden a las demandas actuales del mercado ocupacional.

Al respecto, Meso (2003) plantea que los futuros profesionales de la comunicación se enfrenten al reto de unos estudios universitarios enmarcados en la tradicional cultura del texto y de la clase magistral. En ese sentido, no extraña que se produzcan asimetrías que agudizan el distanciamiento generacional existente entre enseñantes y enseñados.

Lo cierto es que, en la actualidad, la conformación de desafíos y retos en la formación del comunicador social del siglo XXI se sustenta en la posibilidad de transferir conocimientos y experiencias, orientadas a fortalecer los saberes de los educandos en el área de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), pues allí está el nuevo campo de trabajo y el mayor reto que deberán emprender quienes hoy están formándose en las distintas escuelas de comunicación social. Afortunadamente, las tecnologías de la información permiten un desarrollo personal, profesional y social de mayor calidad, pero, al mismo tiempo, no se debe olvidar que se están convirtiendo en un germen de separación y exclusión social.

Sin embargo, su avance e introducción en la educación superior no está a la par, porque hay una resistencia al cambio, pasando por la presencia de una cultura universitaria tradicional y un analfabetismo tecnológico institucional. Todos estos elementos plantean la revisión urgente de los planes de formación del profesorado, pues -al parecer- prevalece un modelo en el cual los profesores universitarios no han cambiado desde hace bastante tiempo su estructura de comunicación. Las nuevas estrategias instruccionales se han introducido sin reflexionar en lo que se puede hacer en beneficio del quehacer profesional y académico del periodismo, sino solamente pensando en cómo agregarlas mecánicamente a las estructuras existentes.

Universidad, transformación y formación del periodista
Una de las derivaciones más importantes en la formación del periodista está en el papel de la educación, su relación con el hombre y la sociedad como instrumento de desarrollo. La educación es un servicio fundamentado en el respeto a todas las corrientes del pensamiento; un derecho humano universal, cuya finalidad es ampliar el potencial creativo de cada ser humano y el pleno ejercicio de su personalidad en una sociedad democrática. A través de ella se puede colocar al capital humano en el centro de las fuerzas que determinan la generación de riqueza y contribuyen al logro de los ideales sociales y de las metas del desarrollo de cualquier país o nación (UNESCO, 1998).

La educación permite el desarrollo del talento humano, la creación y la comunicación de conocimientos, la investigación, la innovación y el desarrollo científico, tecnológico, económico, social y humanístico que un país requiere en el marco de una formación permanente, integral y de realización personal, todo ello con el fin de lograr una mayor calidad de vida para la sociedad.

Lo anterior se refiere al significado cultural de la universidad, su competencia para la producción de nuevos saberes, orientados hacia la actualización de sus funciones sociales y epistemológicas, que no solo apunte a la búsqueda de la verdad, sino también de soluciones para los problemas inmediatos de la sociedad.

Por tanto, la universidad actual no puede ignorar los cambios demográficos, los procesos de internacionalización y de globalización de la economía, la incidencia de la información, la revolución tecnológica en el campo de las comunicaciones, el camino inexplorado que tiene ante sí con el uso de las TIC, especialmente de Internet. Todo ello debe generar un nuevo discurso, al que contribuirá la reflexión crítica y el debate como fuente de análisis e innovación para ofrecer una educación de calidad.

Sobre este aspecto, Carlota Pérez (2001) señala que el tipo de educación que forma al individuo para participar de manera efectiva en la sociedad del conocimiento es muy distinto del requerido para incorporarse a la sociedad, que hoy podemos empezar a llamar tradicional.

La sociedad del conocimiento exige que las universidades trabajen en tres terrenos fundamentales:

a) el perfil del egresado, para que sepa vivir y actuar en un mundo cambiante;

b) el estilo pedagógico en consonancia con ese perfil esperado; y,

c) el nuevo modo de relacionarse con el mundo exterior, para que la misma universidad sea capaz de adaptarse a esos requerimientos dinámicos.

Lo anterior refleja que el saber y el conocimiento son, hoy en día, una exigencia para el desarrollo y el bienestar social y también que ello engendra tanto una demanda creciente de formación superior, como la necesidad de una cooperación importante entre las disciplinas, los centros de producción de cultura y conocimiento, entre los distintos saberes. La enseñanza ya no puede organizarse según la necesidad de aprender, sino acorde con las demandas interdisciplinarias, técnicas, laborales y, sobre todo, atendiendo a los reales cambios que impone la sociedad del conocimiento.

¿Y la formación del periodista para los nuevos medios?
Así como las universidades deben repensar el papel determinante que están obligadas a desempeñar en un mundo dinámico, inexplorado y acelerado con el desarrollo tecnológico, la globalización del conocimiento y la misma sociedad de la información, la formación del comunicador social no puede alejarse de esta realidad. Los cambios que desde hace una década se imponen y se reflejan en las nuevas prácticas profesionales comunicacionales e informativas deben consolidarse desde la academia, desde los estudios y avances generados en los centros del saber, en donde anualmente se forman miles de periodistas.

Uno de los adelantos más significativos que en los últimos años ha impactado al periodismo en sus distintas representaciones -llámese audiovisual o impreso- es el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación. Un detalle de gran importancia es el acelerado factor multiplicador de ellas en corto tiempo.

Si bien es cierto que la tecnología no se debe incorporar a los planes de estudio por puro snobismo, deberá estar sustentada en el currículo bajo criterios de necesidad, validez educativa y uso profesional. Tampoco se deben sobredimensionar sus características y potencialidades, pero sí reconocer los impactos que tiene sobre la profesión y la manera cómo se ha introducido aceleradamente dentro de este campo. En este sentido, muchas de las escuelas de comunicación social no han planificado su introducción y utilización en los pénsumes de estudio. Por el contrario, la enseñanza de esta materia recae en las competencias que un profesor tenga dentro de esta área o en contenidos curriculares expresados en el plan de estudios que pierden actualidad rápidamente por las mismas características del medio.

Lo anterior es una clara demostración de la necesidad de que las escuelas de Comunicación Social mantengan, en sus planes de estudio, una combinación de saberes fundamentales y aplicados, diferenciados claramente en el proceso de introducción de las tecnologías de la comunicación y la información en su modelo curricular para que, de esta manera, haya una organicidad de criterios que, lejos de confundir al estudiante, se presente de una manera coherente y sistematizada con el fin de responder adecuadamente a las exigencias del mercado laboral, a las expectativas de los estudiantes, de los egresados y de la sociedad.

Reformular los pénsumes
Hoy hay una clara evidencia de la necesidad de reformular los pénsumes de estudios de las escuelas de Comunicación Social de manera holística, adaptada a las necesidades y requerimientos del mercado laboral y en función del momento histórico. Para ello es necesaria una actualización del personal docente, de manera que permita incrementar la capacidad tecnológica; así como también proporcionar una mejor capacidad de producción.

El cambio curricular deberá satisfacer las demandas del entorno y buscar la pertinencia científica, social, académica y profesional, de manera que las distintas áreas del conocimiento se articulen en función de las exigencias de la sociedad. Para ello se propone la creación de una oferta académica referida al Ciberperiodismo, a la cibercomunicación, que involucre tanto las prácticas tradicionales como emergentes y la fusión entre los diferentes medios asociados a esas prácticas.

Lo que se busca no es formar a un profesional tecnológicamente dotado, sino que conciba las tecnologías como una herramienta que fortalece, amplía y permite el logro de los objetivos y de un nuevo deber ser del periodista, la búsqueda de la verdad, el pensamiento, la reflexión, es un saber hacer que le permitirá cumplir efectivamente con su misión: democratizar la información y atender las demandas sociales.

Sin embargo, el currículo de la mayoría de las escuelas de Comunicación Social no está alineado con estos planteamientos, sino que está orientado a prácticas tradicionales, donde no se integran los distintos medios de comunicación. Parecería que la labor periodística y la técnica han fraguado el desarrollo de la profesión a espaldas del acontecer de las empresas informativas y de la sociedad en su conjunto. Hoy, las instituciones de educación superior, encargadas de la formación de los profesionales del presente siglo, se encuentran enfrentadas al desafío de actualizar sus contenidos curriculares acorde con los perfiles laborales, surgidos como consecuencia de las transformaciones del mundo productivo y la nueva realidad del empleo.

No basta con poseer ciertas competencias. Hace falta un todo interdisciplinario encargado de fusionar las antiguas prácticas comunicacionales con las nuevas posibilidades que brinda la tecnología, de manera que la formación del comunicador social se oriente también a producir nuevos medios, nuevos contenidos, nuevas relaciones con las distintas fuentes de información, siempre en un clima ético y de respeto por los derechos de los ciudadanos, de la información y el desarrollo de las sociedades y del hombre.

——————————————————————————–

En los medios o en las aulas
¿Dónde se forman los periodistas?
El presente ensayo es el resultado de trabajos realizados por académicos del área de la comunicación, destinados a comprender las mediaciones que influyen en la formación de los periodistas en un escenario de permanente tensión: industria de la comunicación social y aula.

La investigación -efectuada en los años 2003 y 2004- observó y analizó diversos factores y escenarios de influencia en la formación de un estudiante universitario de pregrado: periodista. Se trataba de conocer las percepciones y opiniones de los jóvenes estudiantes, para determinar y analizar las múltiples mediaciones y realidades que intervienen en sus procesos de enseñanza aprendizaje.

Este estudio no concibe la disociación aula-medios; son dos escenarios relevantes de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Claro que no son los únicos factores de influencia para el estudiante: los profesores, la familia, Internet, los compañeros de estudio, los foros, la bibliografía, la práctica profesional, entre otros, constituyen mediaciones intervinientes en la formación profesional del sujeto periodista.

Tres escenarios
En la formación del sujeto periodista podemos distinguir tres escenarios relacionales: el ejercicio profesional en los medios de comunicación, el mundo académico y el mercado. En este contexto, conviven múltiples factores de influencia para el estudiante, algunos de manera ocasional y otros con mayor frecuencia y permanencia, los que se pueden considerar dentro del concepto de mediaciones, entendidas a la manera de los investigadores Guillermo Orozco y Jesús Martín–Barbero. Las mediaciones, entendidas a la manera de Orozco, son el lugar desde donde se otorga el sentido al proceso de la comunicación, por cuanto permiten una mirada o un estímulo distinto del estudiante-periodista en relación a la información que emiten diversos entornos.

En un primer escenario, se observa una relación generada por un modelo profesional, percibido constantemente por el estudiante de periodismo a través de lo que muestran los medios, situación que origina una mediación educomunicativa, toda vez que esa percepción se convierte en un modelo de referencia que gira en dos sentidos, al menos: de imitación y aspiración, pero también en sentido crítico en cuanto a lo “que no me gustaría serEl solo ejercicio de la profesión, entonces, constituye una mediación significativa para el estudiante de esta carrera; no es la única.

Un segundo escenario conformado por la relación entre el mundo académico -proyecto universitario- y el modelo de periodista que exhiben los medios. La universidad busca la formación de un determinado perfil de egresado, lo que no siempre es concordante con el perfil que revelan los medios de comunicación. En este contexto, cabe la pregunta: ¿qué mediaciones son más significativas para el estudiante? ¿Cómo se produce la convergencia de dichas mediaciones?

En un tercer escenario, confluye la relación del mercado con el mundo académico. Se advierte cómo el mundo laboral condiciona progresivamente a la academia. Frecuentemente, esta influencia se traduce en cambios significativos en los contenidos y prácticas de los planes de estudio; por ejemplo, en el campo de las tecnologías.
Trabajo a la vista del mundo

Un aspecto significativo del contexto educomunicativo de esta carrera lo constituye la existencia de un campo laboral a la vista del mundo. Los periodistas desarrollan buena parte de su trabajo en situación de visibilidad pública, ya sea en medios de comunicación o en organizaciones. En definitiva, el estudiante recibe una serie de mediaciones comunicacionales en su entorno educativo: interior del recinto universitario y otras desde el exterior.

Representativo es el escenario en cuanto a saber cómo compatibilizar el hecho de que los medios utilicen el paradigma de aprendizaje de la imitación mientras que la universidad aplica el paradigma del descubrimiento. En este sentido, ¿en el aula estamos compitiendo o nos estamos apropiando de las formas y contenidos de los medios de comunicación social, como parte de la formación de los periodistas?

Frente a estos dos paradigmas, ¿es la universidad la que debe enlazar el aula con la industria de los medios, como una mediación significativa en la formación del sujeto periodista? Un segundo nivel lleva a ¿qué percepciones y valoraciones tienen los estudiantes acerca del escenario medios–aula en relación a sus expectativas de formación profesional? Un tercer nivel busca interpretar las valoraciones o desvaloraciones que asumen los estudiantes en cuanto a la imagen del profesional y el modelo vigente que proyecta la industria de la comunicación social.

Las respuestas a estas preguntas tienen sentido si consideran el conjunto de percepciones de los estudiantes, incluyendo sus valoraciones, juicios y significaciones asociadas. Desde una mirada comunicacional, dichas percepciones -y la real dimensión de ellas- constituyen nada menos que la base para la construcción y diseño de procesos educomunicativos que tienen al estudiante como actor principal.

Provocación persistente

En el marco de las ciencias sociales, la comunicación aporta diversas miradas acerca de estos fenómenos. Es el caso de los estudios de recepción de medios profundizados por el investigador Guillermo Orozco, quien, en el marco del Análisis de Audiencias, establece relaciones, que son de especial significación para este estudio, como es el Modelo de la Múltiple Mediación. Lo que han hecho los autores en la investigación que origina este artículo es haber trasladado el modelo a un escenario diverso, constituido por los procesos educomunicativos. En ambas situaciones se establece un proceso de comunicación que considera la recepción activa: en el primero es un televidente, en el segundo es el estudiante.

Una de las formas de entender este proceso es apreciar que los elementos básicos de los procesos comunicativos están presentes en el aula. El rol del emisor–educador es iniciar intencionalmente el proceso de comunicación, lo cual no es sinónimo de una comunicación lineal, sino de una provocación persistente con el fin de lograr contestaciones que construyan progresivamente el proceso de aprendizaje tras su autonomía.

En consecuencia, el estudio de las múltiples mediaciones es determinante para que el educador -comunicador descubra y tenga en cuenta los diversos factores de influencia a que están afectos los procesos de aprendizaje. Dicho de otra forma, debe ser capaz de provocar dudas, incertidumbres y permanentes interrogantes en sus educandos, provocando, como retorno, los efectos de un diálogo enriquecedor, constructivo y crítico. En suma, un proceso que evidencie los síntomas de una progresiva independencia y autonomía de los estudiantes. Si lo que persigue el educador-comunicador es fomentar el sentido crítico del educando-periodista, favoreciendo la mirada reflexiva del propio educando, las mediaciones son determinantes en los diseños y aplicaciones pedagógicas de una carrera como periodismo.

En la formación del periodista persisten mediaciones mass mediáticas, las que establecen modelos que pueden ser contrapuestos al tipo de profesional que se moldea en el aula, y mediaciones pedagógicas, entendida por aquella que ocurre en el aula entre la interrelación del educador-educando. Ambas mediaciones no son excluyentes y es el educando el que, en definitiva, escogerá su propio perfil profesional, acción que lo convierte en un receptor-educando activo. La presencia influyente de ellas ejerce una especie de tensión entre pedagogía (lo que dice la academia) y ejercicio profesional (lo que muestran los propios periodistas que trabajan en los medios). Surge, entonces, una pregunta clave: ¿los docentes de la carrera de periodismo, incluyendo quienes no son periodistas, están preparados para esa tensión, están considerando los modelos que proyectan los medios?

Esta reflexión permite detenerse en el tipo de educador que participa en la formación del periodista profesionalmente instruido por la academia, lo cual es independiente de la propia profesión, pero no así de las materias o contenidos que pretende enseñar a sus estudiantes. Por ejemplo, los docentes de asignaturas relacionadas con la economía, tradicionalmente no se están apropiando de la actualidad noticiosa – tratados de libre comercio, la vulnerabilidad energética, entre otras – en los procesos de aprendizaje que quieren provocar en sus educandos.

En este aspecto, se observa una desvinculación entre los hechos noticiosos y los contenidos de las asignaturas, habitualmente denominadas como de formación general, lo que podría constituir una primera dimensión del problema. Una segunda dimensión está dada por la capacidad de los docentes de trasladar esas contingencias noticiosas a la contextualización de los contenidos que se comunican en el aula y que se relacionan con períodos de tiempo históricos actuales.

Por otra parte, en el contexto educomunicativo, los educadores establecen un clima socio-emocional favorable para el proceso, incluyendo comunicaciones y gestos no verbales, que contribuyen al aprendizaje. Un punto clave en este clima socio-emocional es que los protagonistas no pierden su condición básica de persona, esta característica es la antítesis de la educación reduccionista.

Es evidente la necesidad de agregar al Modelo una sexta mediación de corte transversal, denominada de apelación emocional. A través de ella, los educandos significan la importancia del clima de relación interpersonal que se produce con sus educadores, como elemento de base para la motivación y desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

De alguna forma, los estudiantes reconocen en esta relación interpersonal la valoración de su condición de persona, lo que favorece una cultura comunicativa en el aula y post-aula. Esta cultura ha sido construida principalmente por el docente a través del traspaso de sus valores y comportamientos. Esa observación es retribuida por los educandos favoreciendo un clima educativo de mutua ganancia. Lo que solo es posible si educadores y educandos se consideran a sí mismos y antes que nada como personas.

En una proyección pedagógica, ¿por qué a los pedagogos les cuesta llegar a este clima educativo en donde existe una mutua ganancia? En muchos casos, el docente privilegia una distancia de corte autoritario por sobre el hecho de mostrarse en forma abierta y transparente como persona ante sus educandos. Al respecto, los estudiantes observan que en ocasiones sus profesores asocian el hecho de establecer vínculos con una cierta vulnerabilidad y pérdida de autoridad.
Estudio interpretativo

Se analizaron e interpretaron múltiples mediaciones y algunas cobran una mayor significación para los estudiantes: institucionales, massmediáticas, situacionales y de apelación emocional.

En cuanto a las mediaciones institucionales, los estudiantes señalan una alta valoración de la influencia de la familia, la escuela y el grupo de pares. Respecto a la familia, su presencia e influencia es en forma continua, no solo en el momento de decisión vocacional, sino en el desarrollo de su formación profesional. En este último aspecto, los protagonistas sienten la influencia del núcleo familiar primario en permanente referencia con lo que observan en los medios de comunicación: el periodista del diario, la radio y la televisión es confrontado con el hijo-periodista, es decir, se produce una especie de triangulación de referentes. De alguna forma, el hijo-estudiante siente una exigencia en cuanto a estar permanentemente informado de la actualidad noticiosa, en una especie de monitoreo del entorno a partir del “periodista de la casa”.

Por otra parte, las mediaciones mass mediáticas constituidas por la influencia de la industria de los medios de comunicación masivos, cada uno de ellos en particular ejerce una mediación diversa, pues influyen por sus características específicas en el proceso de percepción y la interacción con esa información como sujeto-periodista. Se trata de un efecto-espejo, en que el estudiante se proyecta en aquellos medios que son más cercanos a sus intereses personales y así advierte los modelos de periodistas por seguir.

En cuanto a las mediaciones situacionales, los jóvenes establecen diferencias significativas a la hora de recepcionar los procesos educativos. No es lo mismo estudiar con los pares que estudiar solo; no es igual aprender periodismo de radio en una clase teórica expositiva que en una que permite una activa participación en el estudio – taller de radio. En definitiva, se dan cuenta de sus propios procesos de recepción, a través de los cuales reconocen aspectos positivos y negativos, incluso en una misma situación vivida en el aula con un mismo educador.

Respecto a la mediación de apelación emocional, es relevante su presencia transversal, sin diferencias de edad, género, creencias, clase social o nivel de estudio. La relación interpersonal educador–educando es reconocida como significativa y a veces determinante en la efectividad de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Por ejemplo, cuando se produce este tipo de mediación connota de manera diversa -positiva o negativamente- los efectos del aprendizaje, es decir, varía la manera de percibir la realidad del aula porque la interacción también es diversa.

En medio de esas tres mediaciones, las percepciones de los estudiantes dan cuenta de dos corrientes en tensión: la formación universitaria versus el mercado laboral, junto con observar una divergencia: por una parte, las universidades tratan de inculcar los valores de la ética, la honestidad y la imparcialidad ante la tarea de profundizar el análisis de lo que significa un acontecimiento noticioso -dar el contexto incluso teórico- es decir, se enfatiza una profesión periodística éticamente responsable; por otra parte, cuando el egresado entra a un medio de comunicación social -o alguna organización- se encuentra con los códigos y valores del mercado que conforman una suerte de antivalores: la competencia a muerte, la opción de alterar la información para crear más espectacularidad o para llamar la atención.
¿Emulación o descubrimiento?

Los jóvenes dan cuenta de una especie de enfrentamiento de valores, en el cual a menudo los modelos mediáticos se vinculan con lo negativo. El punto clave pasa a ser la opción o modelo pedagógico que tienen los docentes de aplicar también el paradigma del descubrimiento en el análisis de esos modelos de emulación que les ofrecen los medios de comunicación. Por lo tanto, esos periodistas-modelos, tanto positivos como negativos, debieran ser un objeto de estudio premeditado, a través de los cuales el estudiante adquiera una posición analítica, crítica y de opinión personal.

Sin embargo, cuando se plantea el paradigma de aprendizaje de emulación de los medios, tanto las percepciones como las miradas de análisis tienden a confrontar preferentemente los extremos: periodista farandulero versus serio.

Si bien es cierto que ambos extremos existen, no lo es menos que se trata de modelos estereotipados que los jóvenes confrontan como una forma de magnificar la diferencia, por una parte, y como un ejemplo de ironía laboral frente a los cinco años de estudio universitario. Pero también es cierto que entre ambos extremos conviven otros modelos de periodista, cuya diferenciación puede resultar menos evidente, pero no por eso menos significativos en términos educomunicativos. Los autores del estudio se refieren, entre otros, a la confrontación de modelos periodista culto/inculto, periodista que solo relata lugares comunes, periodista que profundiza y aporta. La enumeración de otros modelos puede ser extensa.

Resulta necesaria la presencia del paradigma de aprendizaje de imitación, pero queda inconcluso si los educadores no lo incorporan a los procesos de descubrimiento que pretenden provocar en los jóvenes.
Tras el verdadero aprendizaje

En la educomunicación convergen múltiples mediaciones que suponen una integración y vinculación en diferentes niveles y ámbitos: historia personal, experiencia educativa, red de relaciones, las instituciones, el modo de vida, las formas de socialización, los medios de comunicación, entre otros. Esas mediaciones requieren una vinculación que es compleja y que supone entrelazar piezas diversas de un puzzle educomunicativo: el paradigma de la enseñanza y el paradigma del descubrimiento del aprendizaje.

A mayor profundidad, se puede afirmar que solo hay un verdadero aprendizaje cuando hay proceso, cuando se logra una autogestión de los educandos, puesto que se trata de una educación problematizadora que busca ayudar a la persona o desmitificar su realidad, tanto física como social. En palabras de Mario Kaplún (en Una Pedagogía de la Comunicación) “lo que el sujeto educando necesita no es solo ni tantos datos, informaciones, cuanto instrumentos para pensar, para inter-relacionar un hecho con otro y sacar consecuencias y conclusiones; para construirse una explicación global, una cosmovisión coherente. Su mayor carencia no está tanto en los datos y nociones que ignora, sino en los condicionamientos de su raciocinio no ejercitado que lo reducen solo a lo que es capaz de percibir en su entorno inmediato, en lo contingente”.

En este escenario relacional tiene sentido la vinculación televisión-audiencias-educación de Guillermo Orozco en relación con la trilogía siempre en tensión medios-aula-mediaciones, que proponen los investigadores autores de este artículo.

Fernando Villalobos G.,

Maryalejandra Montiel,

Katia Muñoz Vásquez

Sergio Celedón Díaz

Revista Chasqui
Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para

América Latina (CIESPAL)

info[arroba]ciespal.net
Weblog: www.revistachasqui.blogspot.com
Web: www.chasqui.comunica.org
Web institucional: www.ciespal.net
Quito – ECUADOR

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos908/formacion-periodistas/formacion-periodistas2.shtml#ixzz2ueNesID0

Sin categoría

La TV española se compromete a no emitir imágenes que dañen la sensibilidad de las víctimas del 11-M

9 Mar , 2006  

TVE, Antena 3, Telecinco, Cuatro y la Forta no emitirán imágenes que puedan dañar la sensibilidad de las víctimas de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004, al cumplirse el próximo sábado el segundo aniversario de la masacre. Fuentes de las cinco cadenas confirmaron que en todas las informaciones que emitan sobre el 11-M, tanto en los informativos como en los reportajes especiales, primará “el respeto absoluto hacia las víctimas”. Igualmente, reconocieron que existe un acuerdo tácito para respetar la voluntad de las asociaciones de víctimas, que se plasmará en la realización de informaciones de “perfil bajo

Sin categoría

Ni rajan ni prestan el hacha

8 Mar , 2006  

Es como si no los quisiéramos en casa. Hacemos todo lo posible para que los secuestrados, uniformados y civiles, no recobren la libertad.
Siempre que se avizora la posibilidad de que un compatriota sea liberado, no falta quién desde los ciudadanos del común hasta los que trabajan en las altas esferas gubernamentales le vea un pero o un obstáculo que termina por impedir que el anuncio llegue a feliz término.
Ya pasó con Ingrid, con el gobierno francés, con el gobierno venezolano, con el gobierno ecuatoriano y está pasando con los dos policías que dice la guerrilla que va a liberar.
Que es mercantilismo electoral dicen los que han fundamentado precisamente su popularidad con la expectativa del intercambio humanitario; que es por la presión (y por lo tanto un éxito) de la Fuerza Pública, dicen los que fueron incapaces de impedir esos secuestros; que es por la gestión de un candidato presidencial. En fin…
A esta altura del partido ¿A cuál de los colombianos le importa, (y muy especialmente a esas dos familias que esperan con esperanza renovada volver a abrazar vivos a su parientes) las intenciones no visibles de los secuestradores o de los políticos que tienen contacto con ellos?.
Claro, salvo a aquellos que esperan sacar tajada política oponiéndose o haciéndose como si se opusieran, a un hecho que reclama el país de manera inmediata.
Primero era porque el territorio no era negociable, luego porque el intercambio era improcedente, después porque la ley era inviolable, ahora porque se trata de una estrategia electoral…Increíble.
Si los impuestos que pagamos (que en buen porcentaje se han ido para financiar esta guerra absurda y fracasada) no han servido para que tres mil colombianos sientan de verdad lo que es la soberanía y la legalidad con el disfrute de su libertad, y si a cambio de un tarjetón esos dos policías y los demás tienen la posibilidad de salir de su infierno, pues que sirvan para algo los votos. Más se perdió y con ilusiones parecidas, hace cuatro años.