Los medios masivos de comunicación y la discapacidad, relación por construirse y fortalecerse en Colombia

ANDI – Agencia de Noticias por los Derechos de la Infancia y la Red ANDI América Latina, en alianza estratégica con Save the Children Suecia, realizaran en Bogotá, martes y miércoles 18 y 19 de abril el taller subregional Medios y Discapacidad: diálogo entre periodistas y fuentes de información.

El encuentro reunirá a periodistas y expertos en el tema de la discapacidad provenientes de Ecuador, Venezuela y Colombia, con el único fin de generar un espacio para el diálogo entre medios de comunicaci ón y fuentes de información sobre discapacidad.

Creemos que la construcción de Políticas Publicas de calidad – que garanticen y potencialicen los derechos humanos – depende enormemente de la calidad de la cobertura periodística que realizan los medios de comunicación. Es a través de éstos – por medio de sus dueños y profesionales – que determinados temas son reforzados en la agenda pública y otros, desafortunadamente, son olvidados.

Los medios de comunicación y la imagen social de la discapacidad. Los medios de comunicación tienen un importante papel que jugar a la hora de consolidar socialmente la concepción social de la discapacidad. Recomendaciones, extractadas de las pautas de estilo propuestas por el Real Patronato sobre Discapacidad, que muestran cuál es el tipo de comunicación positiva que puede contribuir a mejorar la imagen de la discapacidad que transmiten los medios:

Mostrar a las personas con discapacidad en una variedad de situaciones sociales ordinarias, enfatizando la diferencia de la discapacidad sólo cuando sea necesario.
Admitir la curiosidad natural y la ocasional incomodidad que las personas sin discapacidad experimentan frecuentemente al interactuar con personas con discapacidad. Es útil introducir el humor como forma de reducir esa incomodidad (folleto de Romeu para la ONCE).
Incluir a las personas con discapacidad como parte de la población general en el ámbito de los medios de comunicación, y no sólo cuando su historia sea el eje principal.
Evitar una imagen conmovedora y desamparada de las personas con discapacidad.
Evitar la terminología degradante, sin entrar en sofisticadas y eruditas discusiones semánticas.
Describir a las personas con discapacidad en el mismo estilo polifacético que a las demás personas.
Mostrar los éxitos y dificultades de las personas con discapacidad sin exagerar o llenar de emotividad la situación.
Los artículos y crónicas que informen sobre servicios disponibles para el público deben hacerlo también sobre la disponibilidad de los mismos o de servicios similares para personas con discapacidad.
“Desespecializar” los programas y tratamientos informativos sobre personas con discapacidad, pues dirigiéndonos solamente a la comunidad relacionada con la discapacidad no hacemos más que educar a los ya convertidos.

http://usuarios.discapnet.es/AJimenez/imagen/imagensocial.htm
http://www.disabilityworld.org/09-10_03/spanish/artes/canadians.shtml

http://www.disabilityworld.org/06-08_03/spanish/artes/russia.shtml

Archivado proyecto de ampliación de alcance de injuria y calumnia

Fuente: Fundación para la Libertad de Prensa, FLIP

La Comisión Primera del Senado de la República archivó el proyecto de ley que pretendía ampliar el alcance de los delitos de injuria y calumnia cometidos por periodistas y directores de medios de comunicación. De esta manera, se hunde nuevamente esta iniciativa, que ya había sido presentada por el propio senador
Juan Gómez Martínez en 2003, y retirada posteriormente antes de dársele trámite.

En diciembre de 2005 el ponente del proyecto, senador Mauricio Pimiento Barrera, había rendido ponencia negativa de la iniciativa. Un mes antes, la FLIP y la Federación Internacional de Periodistas se había reunido con él para explicar las razones de la inconveniencia del proyecto de ley.

Antecedentes

El proyecto de ley 53 de 2005, fue radicado el 9 de agosto de 2005 por el senador Juan Gómez Martínez. Según la iniciativa, incurrían en delito penal “el Director, periodista, comunicador social, cronista, articulista de Medios de Comunicación
Social u otros medios de divulgación colectiva que haga públicamente injuria o calumnia o cualquier aseveración sin fundamento o prueba controvertida, que atente contra la dignidad, el buen nombre, la reputación, la moral de una persona,
su vida privada o su familia”.

Los delitos de injuria y calumnia existen en la legislación colombiana, en los artículos 220 y 221 del Código Penal.

¿Quién podrá defendernos?

Por Memorín/ Publica Semana.com

 

Eso hace la diferencia. Los pueblos tienen los periodismos que se merecen. Nos lamentamos de las naciones que como Francia o Ecuador (para viajar entre los mundos) saben lo que significa una movilización, una convicción, una conquista. (Publicó semana.com).

 

Y nos dolemos también de lo que pasa con sus medios en otras latitudes. En Italia los periodistas no cesan de manifestarse. Este 28 de abril se reunirán para protestar por “el rechazo de los editores de firmar contratos dignos a decenas de miles de reporteros”. Ya en marzo los comunicadores de agencias, periódicos y medios digitales habían adelantado una huelga por este mismo motivo.

 

Y en España la Federación Ibérica de Telespectadores y Radioyentes llevará a cabo el próximo 10 de mayo, y por octavo año consecutivo, su campaña “Un día 10 sin ver la televisión” en un país donde aseguran que “no se respeta el horario de protección al menor y que soporta la omnipresente TV “basura” y la mayor presión publicitaria”.
Es decir lo mismo que acá pero centuplicado y sin que nadie se ponga de manifiesto. Especialmente después de la andanada gubernamental con fines intimidatorios y descalificadores a raíz de las publicaciones sobre corrupción y paramilitarización en organismos del Estado.

 

¿O no es por lo menos atorrante, en este y otros aspectos el silencio del CPB?

 

Un vacío que han tratado de llenar voces solitarias incluyendo a la Flip y a Human Rights watch. ¿Cuàndo tendremos una agremiación que se ocupe de estos avatares gremiales con seriedad y sin oportunismo?
¿O no es preocupante la escasez de debate en torno al talante sumiso, pasivo y hasta cómplice de algunos colegas, (especialmente televisivos y reducidos al triste papel de portamicrófonos), a la hora de preguntar, de contra preguntar, de sustentar y de ratificar lo dicho por ellos o lo documentado por otros, sobre todo cuando están frente a los grandes implicados?.

 

Sí, es hora de cerrar filas para respaldar a quienes ejercen de acuerdo a los principios básicos de la prensa, pero también para reclamar responsabilidad social de quienes por omisión, mas cercana la conveniencia, venden no sólo el respeto por la profesión sino la integridad física y moral de quienes cumplen a cabalidad su labor y hoy están contra las cuerdas. Sin un gremio deliberante, sin el respaldo del Estado y con esos colegas, ¿Quién podrá defendernos?

Y ahora quién podrá defendernos?

Eso hace la diferencia. Los pueblos tienen los periodismos que se merecen. Nos lamentamos de las naciones que como Francia o Ecuador (para viajar entre los mundos) saben lo que significa una movilización, una convicción, una conquista.
Y nos dolemos también de lo que pasa con sus medios en otras latitudes. En Italia los periodistas no cesan de manifestarse. Este 28 de abril se reunirán para protestar por “el rechazo de los editores de firmar contratos dignos a decenas de miles de reporteros”. Ya en marzo los comunicadores de agencias, periódicos y medios digitales habían adelantado una huelga por este mismo motivo.

Y en España la Federación Ibérica de Telespectadores y Radioyentes llevará a cabo el próximo 10 de mayo, y por octavo año consecutivo, su campaña “Un día 10 sin ver la televisión” en un país donde aseguran que “no se respeta el horario de protección al menor y que soporta la omnipresente TV “basura” y la mayor presión publicitaria”.
Es decir lo mismo que acá pero centuplicado y sin que nadie se ponga de manifiesto. Especialmente después de la andanada gubernamental con fines intimidatorios y descalificadores a raíz de las publicaciones sobre corrupción y paramilitarización en organismos del Estado.

¿O no es por lo menos atorrante, en este y otros aspectos el silencio del CPB?

Un vacío que han tratado de llenar voces solitarias incluyendo a la Flip y a Human Rights watch. ¿Cuàndo tendremos una agremiación que se ocupe de estos avatares gremiales con seriedad y sin oportunismo?
¿O no es preocupante la escasez de debate en torno al talante sumiso, pasivo y hasta cómplice de algunos colegas, (especialmente televisivos y reducidos al triste papel de portamicrófonos), a la hora de preguntar, de contra preguntar, de sustentar y de ratificar lo dicho por ellos o lo documentado por otros, sobre todo cuando están frente a los grandes implicados?

Sí, es hora de cerrar filas para respaldar a quienes ejercen de acuerdo a los principios básicos de la prensa, pero también para reclamar responsabilidad social de quienes por omisión, mas cercana la conveniencia, venden no sólo el respeto por la profesión sino la integridad física y moral de quienes cumplen a cabalidad su labor y hoy están contra las cuerdas. Sin un gremio deliberante, sin el respaldo del Estado y con esos colegas, ¿Quién podrá defendernos?

P.D En medio de yerros y carencias, resulta por lo menos edificante la rectificación pública al candidato Carlos Gaviria por parte de Yamid luego de haber sido víctimas, los dos, de la guerra sucia de la propaganda reeleccionista.

MARIO MORALES (www.mariomorales.info)
www.patriaboba.com
www.nuestracolombia.net

Protesta de los periodistas italianos

Los periodistas italianos siguen intentando mejorar sus condiciones laborales. El próximo 28 de abril se reunirán para manifestarse por “el rechazo de los editores de firmar contratos dignos a decenas de miles de compañeros”. Ya el pasado mes los periodistas italianos de agencias, periódicos y digitales, protagonizaron una huelga para protestar por este mismo motivo.

Esta nueva manifestación, prevista para el 28 de abril en la plaza de Montecitorio de Roma, tienen como finalidad encontrar vías de diálogo con el nuevo Gobierno italiano, aprovechando la victoria de Prodi en las últimas elecciones.

RECHAZO DE LOS EDITORES

La concentración, ha sido organizada por la Federación Nacional de Periodistas Italianos (Fnsi), quienes quieren expresar su preocupación por la situación de los profesionales de la comunicación en este país “a causa del rechazo de los editores de firmar contratos dignos a decenas de miles de compañeros”.

Por ello, quieren recordar a los nuevos ministros la situación de los periodistas y de un sector “condicionado por un desarrollo desequilibrado a causa de una legislación que tiene que cambiar de forma radical para restituir el pluralismo y la igualdad de oportunidades a todos los medios”.

El pasado 18 de abril, la Fnsi ya organizó una huelga de 24 horas que secundaron todos los periodistas de agencias, periódicos y digitales para exigir la renovación del contrato colectivo, vencido hace ya un año.

Actualmente, los editores, representados en la Federación de Empresas Periodísticas (FIEG) mantienen bloqueadas las negociaciones por las mejoras salariales lo que ha provocado la precariedad laboral en el sector.

Suscribir
Facebook
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram