Sin categoría

Los micropagos y el futuro del periodismo

28 Feb , 2009  

El profesor de periodismo Leonard Witt destaca en su blog un artículo de Stephen Dubner publicado en la columna Freakonomics, del New York Times. En él se discute sobre micropagos como una solución para las empresas periodísticas que se enfrentan a las fuertes turbulencias de la economía mundial. Dubner habló con algunos expertos para discutir la siguiente pregunta: ¿Es el micropago el futuro del periodismo?

Se trata de un modelo en el cual se pagan pequeños montos por cada clic que lleve a cualquier servicio o producto en Internet. Es una especie de moneda digital que permitiría la compra de artículos o ediciones completas de periódicos y revistas, además del acceso a blogs y videos, por unos cuantos centavos de dólar.

Según Dubner, tal estrategia está ganando adeptos entre varios periodistas. “La comunidad periodística se ha vuelto obsesiva con la idea. Es lo que ocurre cuando un modelo de negocio comienza a colapsar”, dice.

El debate sobre micropagos entró en escena luego de que un artículo de portada de la revista Time sugiriera el modelo como una alternativa viable a la crisis financiera del periodismo en Estados Unidos.
Fuente: Knight Center

Sin categoría

Herramienta digital rastrea páginas del gobierno de Estados Unidos

28 Feb , 2009  

El Center for Citizen Media informa que ProPublica, una organización sin fines de lucro dedicada al periodismo investigativo, acaba de lanzar ChangeTracker, una herramienta que monitorea las páginas del gobierno de Estados Unidos, como whitehouse.gov, recovery.gov y financialstability.gov.

La herramienta será de gran ayuda para los periodistas que cubren la política estadounidense. La actualización sobre cada ítem en los sitios gubernamentales estará disponible en la página de ProPublica y en su servicio en Twitter. También se podrá recibir alertas sobre cambios en el propio computador.

En vista a un posible interés por monitorear otras páginas en la web, ProPublica también proporciona información sobre la creación del rastreador.

Sin categoría

Bajas pasiones

25 Feb , 2009  

Por: Mario Morales
Aterra la frescura con la que el Gobierno se está tomando la crisis económica. Mientras que todo el orbe, ante el fracaso de las teorías, le apuesta incluso al ensayo y el error para hacerle frente a la recesión, aquí funcionarios del más alto nivel la niegan, como la presidenta de Asobancaria, María Mercedes Cuéllar; parten del presupuesto gratuito de que estamos blindados como el Minhacienda o creen que la solución está en la actitud mental positiva.

El presidente Obama, que cree que cualquier medida es escasa, lo viene intentando todo: paquetes de ayuda a la banca y a la industria y ahora, en contravía de los teóricos, disminuye los impuestos a cerca del 90 por ciento de estadounidenses. Sabe que a menor carga tributaria, mayor capacidad de consumo, y que, como lo sabe el más lego, es el motor de los mercados.

Justo lo contrario de lo que pasa aquí, donde asesores y funcionarios hacen todo lo posible por restarle poder adquisitivo a la población. Su aporte a la solución se limita a proponer nuevos impuestos para los automóviles, a defender el piso artificial del valor de la gasolina (que está casi dos mil pesos por encima de lo que debiera) o a aconsejar que no se bajen las tasas de interés no vaya y sea que la gente pueda comprar. Es decir, siguen a pie juntillas las “recomendaciones” del FMI de hace un año cuando la crisis no se evidenciaba y el indicador a controlar era la inflación.

Pero las cosas han cambiado como lo dicen a gritos la Andi, los constructores, el comercio y aun los que viven de las remesas. El resultado son 600 mil desempleados el año pasado, que el Minprotección niega exhibiendo sus mediciones construidas con base en esos embelecos del empleo y el subempleo subjetivos y de que está ocupado quien trabaja una hora a la semana. Con razón según él, en 2008 se crearon mil empleos diarios en promedio. ¡Increíble!

Puede que bajar los impuestos, el precio de la gasolina y las tasas de interés no sean la panacea, pero son la base, con el incremento del gasto en obras públicas, para dinamizar los mercados, la producción y el empleo . Lástima que el presidente Uribe y sus ministros estén tan ocupados pensando en las próximas elecciones. Tenía razón el escritor Augusto Monterroso, en América Latina no hay economía, sólo bajas pasiones.

Sin categoría

No basta una buena idea

25 Feb , 2009  

Por Omar Rincón
El penúltimo beso parecía tenerlo todo para ser un éxito: música que genera identificación, un casting seductor, atractivo visual, significativo referente social, una buena historia de amor, producción espectacular.

Pero… El tema habla en música, tiene sentimiento y genera identificación porque reconoce el alma sentimental que nos habita. La balada romántica es un gran asunto narrativo porque nos cuenta como cultura popular y masiva; nos identifica su ingenuidad sentimental, esa que nos sabemos por herencia, esa que nos permite expresar nuestras frustraciones, ingenuidades y melodramas. Pero que el tema sea popular y sentimental no basta.

El casting está en muy buen tono con un galán seductor como Sebastián Martínez, una bellísima y nueva protagonista como Camila Zárate; todo acompañado del tierno papel de Kathy Sáenz, Cristobal Errázuris y demás estrellas.

La historia es recursiva en definir a los personajes con base en las canciones que gritamos con el corazón en pleno. Se le pone rostro a nuestras emociones musicales llamadas Noelia, Eva María, Gloria, Gordo. Pero no basta con tener la idea y acertar en la selección actoral.

La realización y la producción son exuberantes, cuidada en las imágenes, con ritmo visual, contundencia en arte y atractivas locaciones. Se ve como una gran producción; de esas que había olvidado nuestra industria. Pero no basta con que todo se vea bonito y en estrato 4.

El universo de la historia genera reconocimiento porque cuenta cómo a este país el billete y la voracidad urbanista se lo está llevando por delante; del barrio nada queda, todo desaparece, billete mata tradición. Pero no basta con que haya un universo identificable. Todo es débil porque la historia es confusa en su planteamiento: el héroe se enamora y muere en pesadilla y regresa y nadie entendió (ni en la historia ni los televidentes); el protagonista vive diciendo que viene del futuro y no sabe decir nada más; un gordito habla y habla con el protagonista sobre lo mismo mil veces; otro gordito sale como si fuera un ángel para indicar por dónde debe ir el protagonista. Y de la historia de amor y del encanto, nada. Decían que era comedia, pero tampoco. Por otro lado, unos señores quieren hacer que la gente venda sus casas, pero nunca pasa nada y hablan y hablan y hablan y…

Y para colmo de males ponen canciones sin ninguna relación con la historia; la música no cumple un papel dramático; y ponen mil canciones por capítulo; y para rematar hay videoclips a la lata. Lo mejor son unos cortos chistosos, que encantan por cómo están hechos, pero no sirven para la historia.

Mucho tilín tilín y nada de historia. No pasa nada. Aburre. ¡Lástima!

orincon61@hotmail.com

Sin categoría

¿La policía del pensamiento?

23 Feb , 2009  

Por: Mario Morales
Superamos la ficción. Esos discursos de “unas manzanas podridas” o de la “rueda suelta” ya no sirven para explicar el ya proverbial accionar desde el DAS de una red mafiosa (como la califica su propio director) dedicada a grabar ilegalmente a periodistas, magistrados y opositores, hacer seguimientos no autorizados y “pinchar” correos electrónicos de quienes piensan o hablan distinto. (Publica El Espectador)

Ni tampoco para justificar que equipos donados por agencias extranjeras para buscar a Don Mario se usen para espiar comunicadores y opositores del presidente Uribe.

Estos delitos no sólo violan la Constitución (derecho a la intimidad, a la libre expresión, etc.), defraudan la confianza de donantes y ciudadanos por el uso inapropiado de recursos, sino que ponen en tela de juicio la misión y funciones de un organismo creado hace más de cinco décadas para combatir el crimen, ayudar a mantener el orden público y coordinar procesos migratorios.

El debate no debe centrarse en si el DAS debe desaparecer o si el Estado tiene derecho a hacer inteligencia, más aún en manos de civiles. La inquietud que dejan estas denuncias es si, por su recurrencia, forman parte de una política de Estado, apuntalada en un organismo llamado a dar línea acerca de las políticas de seguridad, es decir, si estamos frente a un estado policial real, como lo describieron en la ficción Orwell en 1984 y el ruso Zamiatin en la novela Nosotros.

El primero describió un gobierno que controla la sociedad, recorta las libertades civiles, amedranta con policía secreta y aboga por mecanismos de vigilancia sobre aquellos que “piensan” y que pueden resquebrajar la constitución de un Estado totalitario. La llamó policía del pensamiento.

El segundo denunciaba, en 1921, las “nuevas” formas de represión con base en el control total de las vidas pública y privada de los ciudadanos, la destrucción de la intimidad mediante la vigilancia (Como en la película La vida de los otros) y la posterior anulación de la individualidad reemplazada por la colectividad que “no piensa”.

Ya somos más que esas ficciones. Por eso, ya basta de investigaciones exhaustivas o depuraciones con dos o tres renuncias. Les corresponde a la Fiscalía, Procuraduría y organismos Internacionales desentrañar realmente quién está detrás. Podrían preguntarse como Séneca, hace veinte siglos, “¿Cui prodest?”, ¿A quién benefician esos delitos?

Sin categoría

¿Y si los periodistas se dedican a plantar a los políticos de “no preguntas” o “siguiente pregunta”?

23 Feb , 2009  

¿Qué pasaría si los periodistas se negaran a cubrir las comparecencias de políticos en las que no se admitan preguntas? Los partidos se quedarían sin tribuna mediática y a los ciudadanos no les llegarían sus mensajes. (Con Periodista Digital)

El modus operandi no es nuevo. Tanto Zapatero como Rajoy recurren a él cuando no les interesa contestar a preguntas incómodas. Y de ahí para abajo, también otros muchos.

Esta misma semana Francisco Camps no permitió a los periodistas pregunta alguna cuando compareció para proclamar a los cuatro vientos su inocencia tras una información publicada por El País.

Antes habíamos tenido el lamentable espectáculo de Touriño repitiendo “siguiente pregunta” cada vez que Jiménez, el corresponsal de ABC en Galicia, le interrogaba sobre sus dispendios y corruptelas.

Precisamente ésa fue la gota que ha terminado por colmar el vaso de la paciencia de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP).

Sus responsables han emitido una nota de prensa para pedir a los profesionales y a los medios de comunicación que boicoteen las comparecencias de políticos en las que no se admitan preguntas, una técnica “cada vez más aplicada por parte de algunos políticos y otros personajes públicos” que impide “algo tan necesario en el periodismo como son las preguntas y, en su caso, repreguntas, que permiten a los informadores cumplir su tarea: recabar información veraz para transmitirla a la ciudadanía”.

Aunque para ello antes que nada se necesita la colaboración de los los directores y responsables de los medios. Por eso a ellos les piden que no obliguen a los informadores a cubrir esas comparecencias. ¿Fructificará la amenaza?

Sin categoría

Sombras nada más

18 Feb , 2009  

Por: Mario Morales
El diagnóstico es lo único claro. Sufrimos de esa endemia que el Centro de Justicia de las Américas bautizó como “Opacidad legal” y que no es otra cosa que la falta de transparencia en las estructuras políticas, económicas y, especialmente, judiciales.

La lista de síntomas, a cual más grave, es interminable y bien podrían tener méritos para ingresar a la ya extensa historia nacional de la infamia, como el uso por parte del Gobierno del estado de conmoción interior para disolver el paro judicial y que la Corte Constitucional acaba de declarar inexequible. La respuesta del Minjusticia fue tan cierta como cínica: “La medida no tiene ningún efecto práctico”. Y así aspira a la aprobación del TLC.

Cabe en esa lista, como lo ha documentado este diario, el escándalo continuado en el seno de la Comisión de Televisión a la hora de “fabricar” candidatos en medio de consejas, componendas y testaferratos que la ponen en disputa por el dudoso honor de convertirse en el símbolo de la politiquería y el clientelismo.

También clasifican la negociación de penas a parapolíticos y autores de pirámides, con todos los delitos que convergen en ambos casos, con sentencias de 4 ó 5 años, pero con cárcel efectiva a lo sumo de dos. Más de uno está convencido de que aquí el delito paga.

Tienen méritos para entrar en el listado los cohechos de una sola persona, como pasa en la yidispolítica; el acorralamiento judicial, verbal y físico a los periodistas por parte de quienes están llamados a defenderlos; el acomodamiento del marco legal para favorecer una sola persona, las licitaciones y convocatorias amañadas, las pasadas de agache de los verdaderos responsables por las muertes en las maltrechas vías del país; en fin.

Con razón nuestro índice de opacidad legal llegó al 60%, uno de los más altos de la región. Con razón, según el Latinobarómetro 2008, los colombianos creen que el 66% de los funcionarios públicos es corrupto. Con razón la confianza en el Parlamento apenas llega al 28%. Con razón el 69% de los colombianos cree que se gobierna en beneficio de unos pocos.

Pero sin razón estos temas pasan al olvido o se quedan en las tinieblas. Debe ser que el único acuerdo claro es que en tiempos de injusticia no es aconsejable llevar la razón.

Sin categoría

Qué hacer para lograr una integración de redacciones con más éxito

18 Feb , 2009  

Por: Christian Espinosa, consultor de medios digitales.
Leyendo en Digitalistas acerca del surgimiento del Selector de Soitu llegué a esta entrada de Enredados, con el cual podemos armar una especie de ‘test’ de integración de redacciones que debería servir para repensar los procesos de fusión en las salas de redacción donde el papel está devorando a Internet y no se ha tomado conciencia.

El papel es cierto trae ― entre otras cosas ― todo el antecedente de la reportería dura, confrontación de fuentes y especialización en las coberturas y posición editorial, pero eso no debe significar la subordinación del digital.

Como periodista que he estado en las dos fronteras, incluso trabajando para el papel y a la vez produciendo para Internet he comprobado que es una línea difícil de respetar pero necesaria.
Así que basado en la excelente ponencia de Pepe Cervera, recordamos nuevamente que ahora sí “toca integrar”, pero cuidado porque aún “se hace de modo absurdo y nefasto”. ¿Cuándo?

* Como las redacciones digitales están formadas por gente más joven, al integrarse son, en la práctica, degradadas y quedan en la jerarquía funcional del medio por debajo de la redacción tradicional.

* Esto deja como responsables de la redacción integrada a los periodistas con menos experiencia en multimedia y en Internet.

* Por otra parte no se toma medida alguna para integrar los dos canales funcionalmente o como conjunto editorial, por falta de previsión y porque los responsables en el fondo piensan que hay dos productos, uno de ‘primera’ categoría (el papel, normalmente) y otro de ‘segunda división’ (la Red).

* Informativamente Internet vuelve a estar supeditada al producto ‘principal’. La redacción ‘digital’ se encuentra así subordinada a gente que no conoce la Red, con un medio digital degradado y teniendo que trabajar además para el papel.

* En la práctica, esto lleva a la destrucción de las redacciones digitales y la dispersión de sus periodistas; es decir, a la pérdida del talento que el medio necesita para sobrevivir en la era digital.

* En estas integraciones el papel devora a Internet.

Para hacer una integración con éxito…

* Hay que empezar por integrar los productos.

* Una cabecera es un medio, con diferentes canales pero con una única identidad.

* Hace falta por tanto que el impreso e Internet sean uno funcional y editorialmente, incorporando la Red en los procesos y los ritmos del medio.

* Hace falta colocar a gente con experiencia de Internet en todos los niveles, lo que significa ascender a posiciones de poder a gente de la Red; probablemente por encima de sus pares en el impreso.

* Para ello hace falta modificar el sistema de ascensos profesionales internos, obligando a pasar por Internet a la gente con aspiraciones de dirección y mando.

* Hace falta crear nuevas posiciones de elevada responsabilidad, y por tanto categoría profesional y sueldo, en la Red.

* Ninguna de las integraciones que se han hecho hasta ahora cumple con estos parámetros. Por eso ninguna ha funcionado de verdad, y muchas de ellas sólo han servido para empeorar el futuro de los medios que las han llevado a cabo.

La única integración real ha de hacerse al revés

* Ocurrirá cuando los periodistas digitales tomen el mando del medio impreso, invadan los espacios de toma de decisiones, asciendan a los máximos niveles de mando editorial; cuando el producto de papel y sus formas y ritmos de trabajo se reestructuren, adaptándose al medio más rápido; cuando se obligue a los periodistas tradicionales a conocer Internet para aspirar a ascender.

* En suma; la integración que podría funcionar sería una integración en la que Internet devorase al impreso.

Y ésa todavía no la hemos visto…

¿Está devorando el papel a Internet en tu sala de redacción?

* Christian Espinosa es director de http://www.coberturadigital.com, asesor de nuevos medios y profesor universitario. Correo electrónico director@coberturadigital.com.

Sin categoría

¿Se necesita una nueva Internet más segura, pero menos libre?

17 Feb , 2009  

En tiempos de virus y spam, los ingenieros y expertos piensan que el problema de seguridad y privacidad en Internet se ha deteriorado globalmente. Para algunos, la única manera de solucionarlo es comenzando de nuevo, publica The New York Times.

El debate acerca de cómo podría ser una nueva Internet aún está abierto. Una alternativa es crear una comunidad en la cual los usuarios tengan que abandonar la anonimidad y ciertas libertades a cambio de seguridad. En efecto, éste ya es el caso para varios usuarios de Internet de corporaciones y del gobierno. Una idea, por ejemplo, es requerir una suerte de licencia de conducir para que alguien pueda acceder a una red de computadoras públicas. Sin embargo, esto va en contra del espíritu libertario de Internet.
Do We Need a New Internet?

Even the most heavily garrisoned military networks have proved vulnerable. Last November, the United States military command in charge of both the Iraq and Afghanistan wars discovered that its computer networks had been purposely infected with software that may have permitted a devastating espionage attack.
Skip to next paragraph
Related
Worm Infects Millions of Computers Worldwide (January 23, 2009)

That is why the scientists armed with federal research dollars and working in collaboration with the industry are trying to figure out the best way to start over. At Stanford, where the software protocols for original Internet were designed, researchers are creating a system to make it possible to slide a more advanced network quietly underneath today’s Internet. By the end of the summer it will be running on eight campus networks around the country.

The idea is to build a new Internet with improved security and the capabilities to support a new generation of not-yet-invented Internet applications, as well as to do some things the current Internet does poorly — such as supporting mobile users.

The Stanford Clean Slate project won’t by itself solve all the main security issues of the Internet, but it will equip software and hardware designers with a toolkit to make security features a more integral part of the network and ultimately give law enforcement officials more effective ways of tracking criminals through cyberspace. That alone may provide a deterrent.

This is not the first time a replacement has been proposed for the current Internet. For example, modern Windows and Macintosh computers already come equipped to support a new Internet protocol known as IPv6 that would fix many of the shortcomings of the current IPv4 version. However, because of cost, performance and compatibility questions it has languished.

That has not discouraged the Stanford engineers who say they are on a mission to “reinvent the Internet.” They argue that their new strategy is intended to allow new ideas to emerge in an evolutionary fashion, making it possible to move data traffic seamlessly to a new networking world. Like the existing Internet, the new network will almost certainly have no one central point of control and no one organization will run it. It is most likely to emerge as new hardware and software are built in to the router computers that run today’s network and are adopted as Internet standards.

For all those efforts, though, the real limits to computer security may lie in human nature.

The Internet’s current design virtually guarantees anonymity to its users. (As a New Yorker cartoon noted some years ago, “On the Internet, nobody knows that you’re a dog.”) But that anonymity is now the most vexing challenge for law enforcement. An Internet attacker can route a connection through many countries to hide his location, which may be from an account in an Internet cafe purchased with a stolen credit card.

“As soon as you start dealing with the public Internet, the whole notion of trust becomes a quagmire,” said Stefan Savage, an expert on computer security at the University of California, San Diego.

A more secure network is one that would almost certainly offer less anonymity and privacy. That is likely to be the great tradeoff for the designers of the next Internet. One idea, for example, would be to require the equivalent of drivers’ licenses to permit someone to connect to a public computer network. But that runs against the deeply held libertarian ethos of the Internet.

Proving identity is likely to remain remarkably difficult in a world where it is trivial to take over someone’s computer from half a world away and operate it as your own. As long as that remains true, building a completely trustable system will remain virtually impossible.

Sin categoría

Informe sobre el estado de la libertad de prensa en Colombia en 2008

17 Feb , 2009  

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) presenta su informe anual ”La amenaza y la estigmatización: intimidaciones invisibles contra la prensa” sobre el estado de la libertad de prensa en Colombia en 2008. El informe describe el panorama de la prensa en Colombia durante 2008. En el año que terminó se presentaron 130 violaciones a la libertad de prensa.
Esta cifra representa una disminución de aproximadamente 20% en comparación con 2007, año en el que la FLIP registró 162 violaciones.

En 2008 no se presentaron asesinatos de periodistas por razones de oficio. Esto constituye un hecho para destacar en un país como Colombia, en el que se han asesinado a más de 130 periodistas en los últimos 30 años. Pese a lo positivo que esto resulta, las investigaciones judiciales por crímenes de comunicadores de años anteriores presentaron muy pocos avances.

A pesar de que en 2008 las amenazas contra periodistas se redujeron en un 15% en comparación con 2007, siguen siendo la principal forma de intimidación a los periodistas y el mecanismo más efectivo para coartar el ejercicio informativo e impedir que ciertos temas salgan a la luz pública. Sumado a la impunidad absoluta en que permanecen las investigaciones judiciales por amenazas contra periodistas, éstas se han convertido en el enemigo silencioso de la libertad de expresión.

En este informe, la FLIP ofrece algunas cifras sobre el funcionamiento del Programa de Protección a Periodistas del Ministerio del Interior durante 2008, y hace un énfasis especial en un pronunciamiento reciente de la Corte Constitucional – con ocasión de una acción de tutela de una beneficiaria del Programa – sobre las condiciones en que el Estado debe proteger al periodista en riesgo. En pocas palabras, la Corte estableció que la protección del periodista en riesgo no puede afectar su libertad de expresión.

Durante 2008 también se presentaron algunas denuncias de periodistas que se consideran en riesgo por cuenta de los señalamientos y declaraciones estigmatizadoras de de funcionarios públicos y particulares.

Junto con las amenazas y demás violaciones directas a la libertad de prensa, el año pasado registró otra forma de censura, más indirecta. Se trata de la distribución arbitraria de la publicidad estatal, en función de objetivos políticos y como forma de presión financiera a los periodistas y medios. El presente informe ofrece una aproximación a la problemática, y algunas propuestas que se desarrollan para enfrentarla.

Otro aspecto que puede desembocar en una forma de censura indirecta es la restricción para acceder a información pública. En un caso en particular, la Corte Suprema de Justicia se refirió a la información pública y sobre asuntos militares. En una sentencia el alto tribunal determinó que cuando el Ejército pretenda denegar una información por considerar que compromete la seguridad nacional, debe explicar de qué manera ésta se encontraría comprometida con la respuesta.

Descargue el informe completo en: http://www.flip.org.co/veralerta.php?idAlerta=346