YouTube abre sitio dedicado a la formación periodística

YouTube tiene un espacio dedicado a la formación en periodismo
y donde se puede consultar videos sobre el periodismo de investigación, el periodismo ciudadano, la ética de la profesión o las técnicas de entretenimiento, reportaron el diario español ABC y la agencia AFP.

El llamado Centro de Reporteros cuenta con la participación de prestigiosos periodistas de Estados Unidos, como el célebre Bob Woodward, quien junto a un colega destapara el caso Watergate, o Arianna Huffington, cofundadora y editora en jefe del Huffington Post.

Otros videos incluyen consejos y sugerencias sobre cómo capturar noticias de último momento en un celular o cómo construir una audiencia en YouTube. El portal, propiedad de Google, también invita a los usuarios a que suban sus propios videos para “compartir su conocimiento con periodistas ciudadanos de todo el mundo”, añade la nota de AFP.

Ingrese al portal (con información en inglés): http://www.youtube.com/reporterscenter
Fuente: Knight Center

Muerte de Michael Jackson deja lecciones sobre cómo cubrir noticias de última hora

En un día en que los medios ya estaban agotados con la muerte de Farrah Fawcett, el repentino fallecimiento de Michael Jackson puso a los periodistas en aprietos, especialmente a los de televisión, reportan el diario Los Angeles Times y la revista Entertainment Weekly.

La muerte de Jackson generó un gran incremento en el tráfico de la web y se convirtió en “la principal noticia en todo el mundo”, añade el New York Times. Los redactores de obituarios del Washington Post —que no tenían nada sobre el cantante preparado con anticipación— se apresuraron para poder cumplir con el cierre de la edición de la costa este del diario.

El primero con la noticia fue el sitio de chismes del espectáculo TMZ, que a las 1:30 pm (hora de California) anunció que el cantante había sufrido un paro cardíaco. A las 2:44, se anticipó a todos sus competidores y reportó que Jackson había muerto 16 minutos antes, agrega el Los Angeles Times. Sin embargo, muchos sitios en Estados Unidos y otros países, “recelosos por la pauta sensacionalista y las fotos de paparazzi” que abundan en TMZ, esperaron hasta que una fuente más seria y creíble como el Los Angeles Times anunciara la noticia de la muerte de Jackson (lo que hizo a las 2:51). Fue a ese periódico que atribuyeron la información, explica el diario británico Guardian, que agrega: “TMZ tuvo la primicia de la década”.

El caso “debería llevar a las redacciones a reexaminar cómo manejan las noticias de última hora en un ambiente hipercompetitivo y de publicación instantánea”, asegura Robert Niles, de Online Journalism Review. Entre sus sugerecias están el asignar a algunos las tareas de reportaje y a otros las de publicación. “Pero no hay que pedirle a nadie que haga las dos cosas”, dice. A su juicio, también “es el momento de abandonar el correo electrónico como medio para [difundir] noticias de última hora”.
Con Knight Center
Esta es la nota
Michael Jackson’s death and its lessons for online journalists covering breaking news

By Robert Niles
20 comments | Archive Link
Every major breaking news events offers its lessons to the news organizations that covered it. And today’s death of singer Michael Jackson should lead newsrooms to reexamine how they handle breaking news in a hyper-competitive, instant-publishing environment.

I wrote last week about how news consumers used Twitter to express their displeasure, in real time and with a critical social mass, with CNN over the news network’s coverage of the developing election protests in Iran. Yesterday, Twitter again became the forum for a global event, as millions gathered on the microblogging site to share rumors about, then to confirm, then to mourn Jackson’s death.

AOL’s celebrity gossip site TMZ appeared to have been the first to report the singer’s death. Other news organizations, appropriately, waited to confirm Jackson’s passing themselves before reporting the news.

But thousands of Twitter users did not wait for additional confirmation before retweeting TMZ’s report, or sending out their own tweets about Jackson’s death. Even after the Los Angeles Times confirmed the passing, other news organizations held back before publishing the news to their Twitter feeds and e-mail alert lists.

Digital journalism leader Steve Buttry nailed the problem, appropriately enough, on his Twitter feed:

Should Washington Post and NY Times rebrand their news alerts as news “reminders”

This, after previous tweets:

Half hour or so after Twitter told me Michael Jackson died, Washington Post email alert caught up. Still waiting for NY Times “alert.”

@semayer & @conniecoyne The surprise isn’t that Twitter or TMZ are first, but the time lag between them and WaPo & NY Times “alerts.”

News organizations do not need to fall in line behind sources such as TMZ when a report like Jackson’s death breaks. The Twitterverse’s been wrong about alleged celebrity deaths before. But in this situation, smart news organizations should acknowledge to their followers and readers that they know the report is out there and that people are talking about it, and report where the organization is with its own reporting.

How hard would it be to tweet: “TMZ reports Jackson has died. We cannot confirm. Working on details”? Or “No confirmation on rumors about Jackson’s death. We’re in contact with authorities”?

The trouble is, of course, that it’s hard for the person making the calls to confirm the story to take time to tweet it. Or to update the website. Not to mention the site’s discussion forums, e-mail lists or Facebook page.

Which brings me to my first lesson from Jackson’s death:

In a breaking news situation, assign some to report and some to publish. But don’t ask anyone to do both.

Perhaps a few hyper-efficient bloggers can work the phones, monitor the Twitterverse, update social networks and write for the website… all at the same time. But newsrooms with multiple staffers on hand at any given moment shouldn’t have to rely on a single person to step up and assume the role of multimedia superstar. Large staffs (even diminished ones) remain traditional newsroom’s competitive advantage during breaking news. Why waste it?

Editors should divvy assignments, putting one staffer in charge of monitoring and updating Twitter, another to handle forums and Facebook, and others to work the phones or scene to report. The team must communicate clearly and continuously so that information flows swiftly and the paper’s readers and followers remain as up-to-date as anyone in the newsroom.

Yes, this means acknowledging rumor. But, as Twitter showed today, traditional newsroom silence on rumors don’t make them go away. Engaging with the audience in these confusing moments helps establish to your readers that your news organization is plugged in, responsive and working for them. No, you shouldn’t be reporting unconfirmed reports as fact. (And I haven’t suggested that anyone should.) But the worst thing you can offer you readers on Twitter is silence. Report on your reporting, if that’s all you have. Readers will appreciate the transparency.

So let’s go to lesson number two, and something that readers will not appreciate:

It’s time to drop e-mail as a breaking news medium

E-mail remains a great way to communicate with readers who prefer that medium. Many readers love to get regular updates on what is available on a website, so that they can keep in touch no matter whether they’re able to check the site on their own or not. And e-mail’s also an excellent choice to let readers know about enterprise stories or other exclusives that the news organization is breaking.

But doing as Buttry described, and sending a “breaking news alert” hours after everyone from Helsinki to Honolulu has been tweeting the news just embarrasses the news organization. There’s no better way to reinforce the message, “Hi, just to remind you: We’re clueless and slow!”

Better not to send the e-mail at all. Twitter’s become the go-to medium for breaking news. It’s past time to retire the e-mail “breaking news” list for these kinds of minute-by-minute events. Leave e-mail as a follow-up to expose readers to truly unique reports and perspective, once you have them reported and available

Cuando quienes tienen que vigilar al poder son parte del poder

El soniquete se ha repetido hasta la saciedad: “Somos los vigilantes de los que mandan”. Pero cada día resulta más claro que algunos medios de comunicación actuan como lo contrario. Y Eduardo Arroyo pone el asunto sobre la mesa en El Semanal Digital y lo analiza hasta el fondo.

El pasado día 25 de junio una agencia española hacía público un titular que decía: “Un alto cargo vaticano reconoce que la pedofilia afecta al 4% de los sacerdotes”. A continuación, la agencia explicaba que “el cardenal prefecto de la Congregación para el Clero del Vaticano, el brasileño Claudio Hummes, ha calificado la pedofilia como un crimen terrible y reconoce que afecta al cuatro por ciento de los sacerdotes.

Teniendo en cuenta que en el mundo hay alrededor de medio millón de sacerdotes católicos, el cálculo de Hummes daría como resultado que son unos 20.000 los implicados en casos de estas características”.

La noticia, según la propia agencia, procede de una entrevista realizada al cardenal Hummes en la revista Vida Nueva, en Roma. No daba fecha y, por lo tanto, era algo difícil acceder a ella en su versión original pero, sin embargo, la noticia hecha pública fue recogida y divulgada por multitud de medios que hicieron el típico “cortar y pegar”.

Así, de entre los medios digitales, pude verla en Yahoo.com y en Orange.es. También apareció en La Vanguardia y en El Periódico de Catalunya. Lógico: con semejantes noticias la progresía mundial está feliz porque así puede acusar a la Iglesia de algo que suscita la repugnancia casi universal. Es cierto que con “un cuatro por ciento” no puede generalizarse pero sí que sirve para poner bajo sospecha casi a cualquiera que lleve sotana o similar.

Ahora bien, me pregunto cuantos de esos que se han frotado las manos por haber podido clavarle otro puñal a la Iglesia habrán ido a las fuentes originales. Cualquiera con un poco de sentido crítico se hubiera preguntado: ¿Qué dijo realmente el cardenal?

El caso es que accedí a la entrevista en la agencia de noticias católica Zenit.org, que el pasado 3 de junio hacía publico el texto completo. En el citado texto, el cardenal Hummes, refiriéndose al año sacerdotal inaugurado por Benedicto XVI el pasado 19 de junio, decía: “Es un año positivo y propositivo.

No se trata, en primer lugar, de corregir a los sacerdotes. Hay problemas que siempre deben ser corregidos y la Iglesia no puede cerrar los ojos, pero sabemos que la grandísima mayoría de los sacerdotes tienen una gran dignidad y adhieren a su ministerio y a su vocación. Dan su vida por esta vocación que han aceptado libremente.

Lamentablemente se dan los problemas de los que nos hemos enterado en los últimos años relativos a la pedofilia y otros delitos sexuales graves, pero como máximo quizá pueden llegar a un cuatro por ciento del clero. La Iglesia quiere decirle al 96 por ciento restante que estamos orgullosos de ellos, que son hombres de Dios y que los queremos ayudar y reconocer todo lo que hacen como testimonio de vida”.

Fíjese el lector que la declaración es bastante diferente. En primer lugar el cardenal habla de pedofilia “y otros delitos sexuales graves”, no solo de la pedofilia, por lo que el número de pederastas estimado por el cardenal sería en todo caso inferior al 4%. Dado que, en el conjunto de perversiones sexuales, la pedofilia no es de las más frecuentes, ese porcentaje podría ser incluso bastante inferior al cuatro por ciento.

En segundo lugar hay que señalar que Hummes establece, en términos estimativos –”como máximo”- y en términos probabilísticos -por eso dice “quizás” y utiliza el subjuntivo en “puedan”- un tope del cuatro por ciento aquejado de taras sexuales. En algunos medios no se han parado a pensar si el número de pederastas en otros “colectivos” es o no mayor que ese supuesto cuatro por ciento.

Me pregunto qué porcentaje de pederastas habrá entre los periodistas o entre los políticos de izquierdas o entre los liberales. ¿Quién está en condiciones de asegurar que es inferior al cuatro por ciento?

No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que entre la noticia de esa agencia -difundida al mundo- y el original de la agencia Zenit hay una sutil pero esencial diferencia. Lo expresado por el cardenal Hummes no equivale ni mucho menos al reconocimiento oficial de “un cuatro por ciento” de pederastas en la Iglesia.

En un contexto más cotidiano, si usted estos días ha padecido un dolor de cabeza y toma una aspirina, es posible que su médico le diga que por alergia y otras patologías graves, como máximo presentes en un 0,5% de la población, usted quizás pudiera llegar a morir de un choque anafiláctico. Esto es tan diferente de admitir que la aspirina mata que por ello nadie deja de consumir aspirinas. Quiero con esto decir que nos encontramos ante un caso evidente de ingeniería periodística y propaganda abierta, de esa que ningún periodista querría admitir que existía en la antigua URSS como existe en las democracias occidentales modernas.

Por eso la noticia hecha pública es tan sibilina e inexacta que uno se pregunta quién ocupa los primeros puestos del “ranking” mundial de la chusma del siglo XXI y también lleva a concluir, al cabo de los años, que en la profesión periodística se concentra una cantidad de embusteros profesionales posiblemente superior a cualquier otra.

Me gustaría saber quién controla a los medios de comunicación y por qué, amparándose en un supuesto “derecho a saber” de la gente, se introduce subrepticiamente una tergiversación interesada que implica, de facto, la negación del derecho a defenderse de un arma de destrucción masiva como son los medios de comunicación. Sucesos como los comentados en este artículo, evidencian que el progreso de nuestro tiempo es relativo y que más bien estamos viviendo, como creía Arthur Koestler, un progreso técnico totalmente descabalado del progreso moral, una crisis donde se han destruido todos los resortes que hacen posible la vida auténticamente humana que los hombres necesitamos. Porque el caso que aquí se comenta no es ni mucho menos un caso aislado.

Por ejemplo, durante la guerra de Irak, los 175 periódicos que Rupert Murdoch posee en tres continentes lanzaron 40 millones de ejemplares difundiendo las mentiras y las medio verdades que conducirían a variar el eje geoestratégico del mundo. Pero, ¿quién controla a Rupert Murdoch? La respuesta es nadie.

Estos días, cuando asistimos a la supuesta crisis del régimen iraní, los periodistas occidentales, y multitud de medios de comunicación en bloque, han olvidado sospechosamente las reglas más elementales del fair play y han prescindido de aquella información que, sencillamente, no les interesa. Todos ellos han preferido sostener la tesis de ese poder que desde arriba ordena lo que hay que pensar y que oficialmente no existe porque el pueblo es “soberano” y para eso vivimos “en democracia”. Pero ya volveremos sobre el asunto iraní.

En definitiva, doy gracias a Dios por no ser periodista y por no cobrar un duro por lo que hago. No quisiera que alguien pensara que hago tabla rasa de una profesión porque no es así, pero los medios son un “colectivo” al que no se critica lo suficiente o del que se habla poco pese a que, lejos de controlar al poder como pretende la vulgata democrática, son uno de los pilares centrales del poder desde hace unos doscientos años.

Son capaces de inventarse todo un mundo virtual basado en la estafa para luego demostrarlo con doscientas cadenas de televisión globales repitiendo miles de veces los mismos eslóganes sintéticos. A este respecto, la profesión periodística no difiera nada, en muchos casos, de la de un tratante de noticias, que “tunea” su mercancía al gusto del poderoso.

Pero que quede claro que no es un tema meramente comercial sobre el que convenga frivolizar. Los dueños de los medios, que son los señores del dinero, saben muy bien que es precisamente ahí donde se está librando la batalla por conquistar el corazón de los hombres. Ellos quieren someterlo a una esclavitud mucho más brutal y despiadada de lo que el mundo haya visto hasta ahora.
Fuente: Periodista Digital.

“Los periodistas son unos desgraciados”

Pillado in fraganti.Silvio Berlusconi ha dicho
en una llamada telefónica realizada supuesamente a su abogado, Niccolo Ghedini, que algunos medios de comunicación “son unos desgraciados”.

La conversación telefónica de Berlusconi con su abogado Niccolo Ghedini, también diputado del Pueblo de la Libertad (PDL), fue grabada por el canal satélite italiano Sky cuando recogía imágenes de las mesas antes de comenzar los trabajos del Consejo Europeo en Bruselas, donde se encuentra el primer ministro.

En el vídeo grabado por la televisión se ve a Berlusconi sentado y ordenando papeles y con la otra mano sujetando el teléfono móvil y charlando supuestamente con su abogado.

Con Periodista Latino

De pararrayos y majaderos

Por: Mario Morales
Las iras de esta semana demuestran que fracasaron quienes como José Obdulio Gaviria trastearon los pararrayos lejos de la “Casa de Nari”. (Publica El Espectador)

En su afán por alivianar las presiones (las propias y las del presidente Uribe) trataron de atraer sobre sí mismos las antipatías y los odios populares, pero sólo consiguieron despertar lástima o, en el mejor de los casos, risa.

Derivar la confrontación entre la Corte y el Ejecutivo, a determinar el sexo de las denuncias (o denuncios), autoproclamarse Francisco de Asís o erigir a Uribe como la reencarnación cabalgante de Bolívar son algunas de las piruetas fallidas del otrora “poder detrás del trono”.

La estrategia del pararrayos está inscrita en la propaganda, se nutre de la psicagogía o dirección del alma colectiva, y se sustenta en la credulidad, la exaltación de los ánimos y el maniqueísmo primitivo. Al jalonar los odios sobre personajes piloto en la sombra, busca limpiar la imagen del líder, porque “todo sucede a sus espaldas”.

El objetivo de los pararrayos es provocar. Aluden a la emoción, al ataque o al absurdo para evitar que aparezcan los argumentos y la razón. Por eso JOG lleva la discusión a un sofisma etimológico, Fernando Londoño niega por falta de procesos los falsos positivos (que el relator de la ONU llama “asesinato a sangre fría y premeditado de civiles inocentes, con fines de beneficio”) y Plinio Apuleyo defiende causas perdidas.

En el colmo de su función resultaron inocuos. Por eso llueven rayos y centellas sobre el Gobierno a causa del hundimiento inhumano de la ley de víctimas, del maltrato y silenciamiento del médico que interrumpió el viernes un discurso de Uribe (una cosa son los malos modales y otra el sabotaje), de los obstáculos para liberar al cabo Moncayo, de la estigmatización del senador Robledo, quien como los periodistas Morris y Coronell fueron ofrecidos como cabeza de turco para desviar la atención.

Naufragó la ironía romana que cita JOG sobre los tres más grandes majaderos de la historia (Jesucristo, Don Quijote y Bolívar). Ahora tenemos tres, pero de verdad, como dice el diccionario.

Suscribir
Facebook
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram