Sin categoría

YouTube abre sitio dedicado a la formación periodística

30 Jun , 2009  

YouTube tiene un espacio dedicado a la formación en periodismo
y donde se puede consultar videos sobre el periodismo de investigación, el periodismo ciudadano, la ética de la profesión o las técnicas de entretenimiento, reportaron el diario español ABC y la agencia AFP.

El llamado Centro de Reporteros cuenta con la participación de prestigiosos periodistas de Estados Unidos, como el célebre Bob Woodward, quien junto a un colega destapara el caso Watergate, o Arianna Huffington, cofundadora y editora en jefe del Huffington Post.

Otros videos incluyen consejos y sugerencias sobre cómo capturar noticias de último momento en un celular o cómo construir una audiencia en YouTube. El portal, propiedad de Google, también invita a los usuarios a que suban sus propios videos para “compartir su conocimiento con periodistas ciudadanos de todo el mundo”, añade la nota de AFP.

Ingrese al portal (con información en inglés): http://www.youtube.com/reporterscenter
Fuente: Knight Center

Sin categoría

Muerte de Michael Jackson deja lecciones sobre cómo cubrir noticias de última hora

30 Jun , 2009  

En un día en que los medios ya estaban agotados con la muerte de Farrah Fawcett, el repentino fallecimiento de Michael Jackson puso a los periodistas en aprietos, especialmente a los de televisión, reportan el diario Los Angeles Times y la revista Entertainment Weekly.

La muerte de Jackson generó un gran incremento en el tráfico de la web y se convirtió en “la principal noticia en todo el mundo”, añade el New York Times. Los redactores de obituarios del Washington Post —que no tenían nada sobre el cantante preparado con anticipación— se apresuraron para poder cumplir con el cierre de la edición de la costa este del diario.

El primero con la noticia fue el sitio de chismes del espectáculo TMZ, que a las 1:30 pm (hora de California) anunció que el cantante había sufrido un paro cardíaco. A las 2:44, se anticipó a todos sus competidores y reportó que Jackson había muerto 16 minutos antes, agrega el Los Angeles Times. Sin embargo, muchos sitios en Estados Unidos y otros países, “recelosos por la pauta sensacionalista y las fotos de paparazzi” que abundan en TMZ, esperaron hasta que una fuente más seria y creíble como el Los Angeles Times anunciara la noticia de la muerte de Jackson (lo que hizo a las 2:51). Fue a ese periódico que atribuyeron la información, explica el diario británico Guardian, que agrega: “TMZ tuvo la primicia de la década”.

El caso “debería llevar a las redacciones a reexaminar cómo manejan las noticias de última hora en un ambiente hipercompetitivo y de publicación instantánea”, asegura Robert Niles, de Online Journalism Review. Entre sus sugerecias están el asignar a algunos las tareas de reportaje y a otros las de publicación. “Pero no hay que pedirle a nadie que haga las dos cosas”, dice. A su juicio, también “es el momento de abandonar el correo electrónico como medio para [difundir] noticias de última hora”.
Con Knight Center
Esta es la nota
Michael Jackson’s death and its lessons for online journalists covering breaking news

By Robert Niles
20 comments | Archive Link
Every major breaking news events offers its lessons to the news organizations that covered it. And today’s death of singer Michael Jackson should lead newsrooms to reexamine how they handle breaking news in a hyper-competitive, instant-publishing environment.

I wrote last week about how news consumers used Twitter to express their displeasure, in real time and with a critical social mass, with CNN over the news network’s coverage of the developing election protests in Iran. Yesterday, Twitter again became the forum for a global event, as millions gathered on the microblogging site to share rumors about, then to confirm, then to mourn Jackson’s death.

AOL’s celebrity gossip site TMZ appeared to have been the first to report the singer’s death. Other news organizations, appropriately, waited to confirm Jackson’s passing themselves before reporting the news.

But thousands of Twitter users did not wait for additional confirmation before retweeting TMZ’s report, or sending out their own tweets about Jackson’s death. Even after the Los Angeles Times confirmed the passing, other news organizations held back before publishing the news to their Twitter feeds and e-mail alert lists.

Digital journalism leader Steve Buttry nailed the problem, appropriately enough, on his Twitter feed:

Should Washington Post and NY Times rebrand their news alerts as news “reminders”

This, after previous tweets:

Half hour or so after Twitter told me Michael Jackson died, Washington Post email alert caught up. Still waiting for NY Times “alert.”

@semayer & @conniecoyne The surprise isn’t that Twitter or TMZ are first, but the time lag between them and WaPo & NY Times “alerts.”

News organizations do not need to fall in line behind sources such as TMZ when a report like Jackson’s death breaks. The Twitterverse’s been wrong about alleged celebrity deaths before. But in this situation, smart news organizations should acknowledge to their followers and readers that they know the report is out there and that people are talking about it, and report where the organization is with its own reporting.

How hard would it be to tweet: “TMZ reports Jackson has died. We cannot confirm. Working on details”? Or “No confirmation on rumors about Jackson’s death. We’re in contact with authorities”?

The trouble is, of course, that it’s hard for the person making the calls to confirm the story to take time to tweet it. Or to update the website. Not to mention the site’s discussion forums, e-mail lists or Facebook page.

Which brings me to my first lesson from Jackson’s death:

In a breaking news situation, assign some to report and some to publish. But don’t ask anyone to do both.

Perhaps a few hyper-efficient bloggers can work the phones, monitor the Twitterverse, update social networks and write for the website… all at the same time. But newsrooms with multiple staffers on hand at any given moment shouldn’t have to rely on a single person to step up and assume the role of multimedia superstar. Large staffs (even diminished ones) remain traditional newsroom’s competitive advantage during breaking news. Why waste it?

Editors should divvy assignments, putting one staffer in charge of monitoring and updating Twitter, another to handle forums and Facebook, and others to work the phones or scene to report. The team must communicate clearly and continuously so that information flows swiftly and the paper’s readers and followers remain as up-to-date as anyone in the newsroom.

Yes, this means acknowledging rumor. But, as Twitter showed today, traditional newsroom silence on rumors don’t make them go away. Engaging with the audience in these confusing moments helps establish to your readers that your news organization is plugged in, responsive and working for them. No, you shouldn’t be reporting unconfirmed reports as fact. (And I haven’t suggested that anyone should.) But the worst thing you can offer you readers on Twitter is silence. Report on your reporting, if that’s all you have. Readers will appreciate the transparency.

So let’s go to lesson number two, and something that readers will not appreciate:

It’s time to drop e-mail as a breaking news medium

E-mail remains a great way to communicate with readers who prefer that medium. Many readers love to get regular updates on what is available on a website, so that they can keep in touch no matter whether they’re able to check the site on their own or not. And e-mail’s also an excellent choice to let readers know about enterprise stories or other exclusives that the news organization is breaking.

But doing as Buttry described, and sending a “breaking news alert” hours after everyone from Helsinki to Honolulu has been tweeting the news just embarrasses the news organization. There’s no better way to reinforce the message, “Hi, just to remind you: We’re clueless and slow!”

Better not to send the e-mail at all. Twitter’s become the go-to medium for breaking news. It’s past time to retire the e-mail “breaking news” list for these kinds of minute-by-minute events. Leave e-mail as a follow-up to expose readers to truly unique reports and perspective, once you have them reported and available

Sin categoría

Cuando quienes tienen que vigilar al poder son parte del poder

30 Jun , 2009  

El soniquete se ha repetido hasta la saciedad: “Somos los vigilantes de los que mandan”. Pero cada día resulta más claro que algunos medios de comunicación actuan como lo contrario. Y Eduardo Arroyo pone el asunto sobre la mesa en El Semanal Digital y lo analiza hasta el fondo.

El pasado día 25 de junio una agencia española hacía público un titular que decía: “Un alto cargo vaticano reconoce que la pedofilia afecta al 4% de los sacerdotes”. A continuación, la agencia explicaba que “el cardenal prefecto de la Congregación para el Clero del Vaticano, el brasileño Claudio Hummes, ha calificado la pedofilia como un crimen terrible y reconoce que afecta al cuatro por ciento de los sacerdotes.

Teniendo en cuenta que en el mundo hay alrededor de medio millón de sacerdotes católicos, el cálculo de Hummes daría como resultado que son unos 20.000 los implicados en casos de estas características”.

La noticia, según la propia agencia, procede de una entrevista realizada al cardenal Hummes en la revista Vida Nueva, en Roma. No daba fecha y, por lo tanto, era algo difícil acceder a ella en su versión original pero, sin embargo, la noticia hecha pública fue recogida y divulgada por multitud de medios que hicieron el típico “cortar y pegar”.

Así, de entre los medios digitales, pude verla en Yahoo.com y en Orange.es. También apareció en La Vanguardia y en El Periódico de Catalunya. Lógico: con semejantes noticias la progresía mundial está feliz porque así puede acusar a la Iglesia de algo que suscita la repugnancia casi universal. Es cierto que con “un cuatro por ciento” no puede generalizarse pero sí que sirve para poner bajo sospecha casi a cualquiera que lleve sotana o similar.

Ahora bien, me pregunto cuantos de esos que se han frotado las manos por haber podido clavarle otro puñal a la Iglesia habrán ido a las fuentes originales. Cualquiera con un poco de sentido crítico se hubiera preguntado: ¿Qué dijo realmente el cardenal?

El caso es que accedí a la entrevista en la agencia de noticias católica Zenit.org, que el pasado 3 de junio hacía publico el texto completo. En el citado texto, el cardenal Hummes, refiriéndose al año sacerdotal inaugurado por Benedicto XVI el pasado 19 de junio, decía: “Es un año positivo y propositivo.

No se trata, en primer lugar, de corregir a los sacerdotes. Hay problemas que siempre deben ser corregidos y la Iglesia no puede cerrar los ojos, pero sabemos que la grandísima mayoría de los sacerdotes tienen una gran dignidad y adhieren a su ministerio y a su vocación. Dan su vida por esta vocación que han aceptado libremente.

Lamentablemente se dan los problemas de los que nos hemos enterado en los últimos años relativos a la pedofilia y otros delitos sexuales graves, pero como máximo quizá pueden llegar a un cuatro por ciento del clero. La Iglesia quiere decirle al 96 por ciento restante que estamos orgullosos de ellos, que son hombres de Dios y que los queremos ayudar y reconocer todo lo que hacen como testimonio de vida”.

Fíjese el lector que la declaración es bastante diferente. En primer lugar el cardenal habla de pedofilia “y otros delitos sexuales graves”, no solo de la pedofilia, por lo que el número de pederastas estimado por el cardenal sería en todo caso inferior al 4%. Dado que, en el conjunto de perversiones sexuales, la pedofilia no es de las más frecuentes, ese porcentaje podría ser incluso bastante inferior al cuatro por ciento.

En segundo lugar hay que señalar que Hummes establece, en términos estimativos –”como máximo”- y en términos probabilísticos -por eso dice “quizás” y utiliza el subjuntivo en “puedan”- un tope del cuatro por ciento aquejado de taras sexuales. En algunos medios no se han parado a pensar si el número de pederastas en otros “colectivos” es o no mayor que ese supuesto cuatro por ciento.

Me pregunto qué porcentaje de pederastas habrá entre los periodistas o entre los políticos de izquierdas o entre los liberales. ¿Quién está en condiciones de asegurar que es inferior al cuatro por ciento?

No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que entre la noticia de esa agencia -difundida al mundo- y el original de la agencia Zenit hay una sutil pero esencial diferencia. Lo expresado por el cardenal Hummes no equivale ni mucho menos al reconocimiento oficial de “un cuatro por ciento” de pederastas en la Iglesia.

En un contexto más cotidiano, si usted estos días ha padecido un dolor de cabeza y toma una aspirina, es posible que su médico le diga que por alergia y otras patologías graves, como máximo presentes en un 0,5% de la población, usted quizás pudiera llegar a morir de un choque anafiláctico. Esto es tan diferente de admitir que la aspirina mata que por ello nadie deja de consumir aspirinas. Quiero con esto decir que nos encontramos ante un caso evidente de ingeniería periodística y propaganda abierta, de esa que ningún periodista querría admitir que existía en la antigua URSS como existe en las democracias occidentales modernas.

Por eso la noticia hecha pública es tan sibilina e inexacta que uno se pregunta quién ocupa los primeros puestos del “ranking” mundial de la chusma del siglo XXI y también lleva a concluir, al cabo de los años, que en la profesión periodística se concentra una cantidad de embusteros profesionales posiblemente superior a cualquier otra.

Me gustaría saber quién controla a los medios de comunicación y por qué, amparándose en un supuesto “derecho a saber” de la gente, se introduce subrepticiamente una tergiversación interesada que implica, de facto, la negación del derecho a defenderse de un arma de destrucción masiva como son los medios de comunicación. Sucesos como los comentados en este artículo, evidencian que el progreso de nuestro tiempo es relativo y que más bien estamos viviendo, como creía Arthur Koestler, un progreso técnico totalmente descabalado del progreso moral, una crisis donde se han destruido todos los resortes que hacen posible la vida auténticamente humana que los hombres necesitamos. Porque el caso que aquí se comenta no es ni mucho menos un caso aislado.

Por ejemplo, durante la guerra de Irak, los 175 periódicos que Rupert Murdoch posee en tres continentes lanzaron 40 millones de ejemplares difundiendo las mentiras y las medio verdades que conducirían a variar el eje geoestratégico del mundo. Pero, ¿quién controla a Rupert Murdoch? La respuesta es nadie.

Estos días, cuando asistimos a la supuesta crisis del régimen iraní, los periodistas occidentales, y multitud de medios de comunicación en bloque, han olvidado sospechosamente las reglas más elementales del fair play y han prescindido de aquella información que, sencillamente, no les interesa. Todos ellos han preferido sostener la tesis de ese poder que desde arriba ordena lo que hay que pensar y que oficialmente no existe porque el pueblo es “soberano” y para eso vivimos “en democracia”. Pero ya volveremos sobre el asunto iraní.

En definitiva, doy gracias a Dios por no ser periodista y por no cobrar un duro por lo que hago. No quisiera que alguien pensara que hago tabla rasa de una profesión porque no es así, pero los medios son un “colectivo” al que no se critica lo suficiente o del que se habla poco pese a que, lejos de controlar al poder como pretende la vulgata democrática, son uno de los pilares centrales del poder desde hace unos doscientos años.

Son capaces de inventarse todo un mundo virtual basado en la estafa para luego demostrarlo con doscientas cadenas de televisión globales repitiendo miles de veces los mismos eslóganes sintéticos. A este respecto, la profesión periodística no difiera nada, en muchos casos, de la de un tratante de noticias, que “tunea” su mercancía al gusto del poderoso.

Pero que quede claro que no es un tema meramente comercial sobre el que convenga frivolizar. Los dueños de los medios, que son los señores del dinero, saben muy bien que es precisamente ahí donde se está librando la batalla por conquistar el corazón de los hombres. Ellos quieren someterlo a una esclavitud mucho más brutal y despiadada de lo que el mundo haya visto hasta ahora.
Fuente: Periodista Digital.

Sin categoría

“Los periodistas son unos desgraciados”

24 Jun , 2009  

Pillado in fraganti.Silvio Berlusconi ha dicho
en una llamada telefónica realizada supuesamente a su abogado, Niccolo Ghedini, que algunos medios de comunicación “son unos desgraciados”.

La conversación telefónica de Berlusconi con su abogado Niccolo Ghedini, también diputado del Pueblo de la Libertad (PDL), fue grabada por el canal satélite italiano Sky cuando recogía imágenes de las mesas antes de comenzar los trabajos del Consejo Europeo en Bruselas, donde se encuentra el primer ministro.

En el vídeo grabado por la televisión se ve a Berlusconi sentado y ordenando papeles y con la otra mano sujetando el teléfono móvil y charlando supuestamente con su abogado.

Con Periodista Latino

Sin categoría

De pararrayos y majaderos

23 Jun , 2009  

Por: Mario Morales
Las iras de esta semana demuestran que fracasaron quienes como José Obdulio Gaviria trastearon los pararrayos lejos de la “Casa de Nari”. (Publica El Espectador)

En su afán por alivianar las presiones (las propias y las del presidente Uribe) trataron de atraer sobre sí mismos las antipatías y los odios populares, pero sólo consiguieron despertar lástima o, en el mejor de los casos, risa.

Derivar la confrontación entre la Corte y el Ejecutivo, a determinar el sexo de las denuncias (o denuncios), autoproclamarse Francisco de Asís o erigir a Uribe como la reencarnación cabalgante de Bolívar son algunas de las piruetas fallidas del otrora “poder detrás del trono”.

La estrategia del pararrayos está inscrita en la propaganda, se nutre de la psicagogía o dirección del alma colectiva, y se sustenta en la credulidad, la exaltación de los ánimos y el maniqueísmo primitivo. Al jalonar los odios sobre personajes piloto en la sombra, busca limpiar la imagen del líder, porque “todo sucede a sus espaldas”.

El objetivo de los pararrayos es provocar. Aluden a la emoción, al ataque o al absurdo para evitar que aparezcan los argumentos y la razón. Por eso JOG lleva la discusión a un sofisma etimológico, Fernando Londoño niega por falta de procesos los falsos positivos (que el relator de la ONU llama “asesinato a sangre fría y premeditado de civiles inocentes, con fines de beneficio”) y Plinio Apuleyo defiende causas perdidas.

En el colmo de su función resultaron inocuos. Por eso llueven rayos y centellas sobre el Gobierno a causa del hundimiento inhumano de la ley de víctimas, del maltrato y silenciamiento del médico que interrumpió el viernes un discurso de Uribe (una cosa son los malos modales y otra el sabotaje), de los obstáculos para liberar al cabo Moncayo, de la estigmatización del senador Robledo, quien como los periodistas Morris y Coronell fueron ofrecidos como cabeza de turco para desviar la atención.

Naufragó la ironía romana que cita JOG sobre los tres más grandes majaderos de la historia (Jesucristo, Don Quijote y Bolívar). Ahora tenemos tres, pero de verdad, como dice el diccionario.

Sin categoría

Editores españoles auguran que la prensa saldrá de la crisis gracias a Internet

23 Jun , 2009  

La Asociación de Editores de Diarios Españoles (Aede) considera que la prensa escrita se encuentra en muy buena disposición para salir de actual bache económico gracias a su especial complementariedad con Internet. Esta misma asociación se dirigió a finales del pasado año al gobierno español para pedir ayudas contra la crisis. Durante la jornada ‘La publicidad en diarios y su baza on line’, el director de Aede, Ignacio M. Benito, afirmó que el mapa publicitario español vivirá una transformación importante, debido a la atomización de las audiencias por la llegada de la TDT y por el imparable auge de Internet, único medio que aumenta sus inversiones publicitarias. “Sus previsiones de desarrollo, de crecimiento y de oferta de nuevos contenidos son tan elevadas que cualquier apuesta publicitaria de futuro exige estar muy presentes en este nuevo medio”, aseguró. Para Benito, la prensa ha sido hasta ahora el medio de comunicación convencional más afectado por la crisis económica, pero una vez superado ese momento, los periódicos serán uno de los medios mejor posicionados ante un nuevo panorama publicitario “gracias a su especial complementariedad con la prensa digital, su credibilidad y la fuerza con sus marcas”. Información publicada en el diario El Mundo (España).

El Mundo (España).

Los editores creen que la prensa saldrá de la crisis gracias a internet

La Asociación de Editores de Diarios Españoles (Aede) considera que la prensa escrita se encuentra en muy buena disposición para salir de actual bache económico gracias a su especial complementariedad con internet. Esta misma asociación se dirigió a finales del pasado año al gobierno para pedir ayudas contra la crisis.
Durante la jornada ‘La publicidad en diarios y su baza on line’, el director de Aede, Ignacio M. Benito, ha afirmado que el mapa publicitario español vivirá una transformación importante, debido a la atomización de las audiencias por la llegada de la TDT y por el imparable auge de internet, único medio que aumenta sus inversiones publicitarias. “Sus previsiones de desarrollo, de crecimiento y de oferta de nuevos contenidos son tan elevadas que cualquier apuesta publicitaria de futuro exige estar muy presentes en este nuevo medio”, ha asegurado.
Para Benito, la prensa ha sido hasta ahora el medio de comunicación convencional más afectado por la crisis económica, pero una vez superado ese momento, los periódicos serán uno de los medios mejor posicionados ante un nuevo panorama publicitario “gracias a su especial complementariedad con la prensa digital, su credibilidad y la fuerza con sus marcas”.”Ambos medios se enriquecen”, señaló, “y crean valor añadido en mucha mayor proporción que el resto, y, en adelante, ese mutuo enriquecimiento puede hacerlos ganar cuota de mercado tanto informativo como publicitario”.

La primera de las ponencias de la jornada ha corrido a cargo de Enrique de Yarza, presidente de la empresa de investigación de mercados MediaHotLine, que ha destacado la especial influencia de los anuncios en prensa. Ha indicado también que un 18,4% de los lectores de prensa que cuentan con servicios financieros se ha puesto en contacto con un banco o caja de ahorros por haber visto un anuncio de esa entidad financiera en el periódico, según un estudio realizado por el Instituto de Marketing y Opinión Pública.
“Los periódicos son el medio de comunicación donde los anuncios resultan más eficaces, por cuanto sus contenidos informativos, y por extensión los publcitarios, se estiman más fiables y creibles”, ha señalado De Yarza.Marta San Pedro, directora general de Carat Expert, ha presentado en la jornada un estudio sobre ‘Eficacia combinada de prensa y televisión’. Una de las principales conclusiones del trabajo es que la publicidad en prensa es la que genera mayor atención y recuerdo de marca, también la mejor aceptada y la que más influye en la compra.

Ha cerrado las intervenciones Carlos Hernández, gerente de Estrategia de Accenture, que ha presentado los resultados de una encuesta sobre publicidad digital en España realizada entre los principales grupos editores de diarios, periódicos digitales y agencias de publicidad. La mitad de los encuestados españoles están convencidos de que internet será uno de los principales soportes publicitarios del futuro, y subrayó la paradoja de que, aún así, muchos de ellos creen que no están aplicándose todos los medios posibles para innovar y avanzar en publicidad digital y rentabilizarla.

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/19/comunicacion/1245410128.html
Vía Medios Latinos

Sin categoría

Por qué los periodistas merecen ganar poco

19 Jun , 2009  

* Si el profesional de la información quiere sobrevivir, tendrá que aportar algo único
* El público ha encontrado vías alternativas para acceder al conocimiento
* La profesión necesita habilidades empresariales para pilotar el cambio
Por R. G. Picard(Christina Sciencia monitor*)
A los periodistas les gusta pensar en su trabajo en términos morales o incluso sagrados. Con cada nuevo recorte de personal o cierre de periódicos se dicen a sí mismos que no hay modelo de negocio que pueda compensar debidamente su sagrada labor de enriquecer la sociedad democrática, de hablarle alto y claro al poder y reconfortar a los afligidos.

En el Seattle Post, el día del cierre.

En el fondo, los periodistas merecen ganar poco.

Los salarios son una remuneración por la creación de valor. Y los periodistas, sencillamente, no están creando mucho en los últimos tiempos.

Hasta que se enfrenten a esta cuestión, ni toda la actividad en sus blogs o en Twitter, ni todos los micropagos del mundo, acudirán al rescate de su modelo económico.
¿De dónde procede el valor?

La filosofía moral distingue entre valor intrínseco e instrumental. El intrínseco engloba aquellas cosas que son buenas en y por sí mismas, como la belleza, la verdad y la armonía. El valor instrumental corresponde a las cosas que facilitan la acción y allanan el camino hacia el éxito, como la conciencia, el compromiso y el entendimiento. El periodismo produce únicamente valor instrumental. No es importante en sí mismo, sino en tanto que ilustra al público, fomenta la interacción social y facilita la democracia.

Por otra parte, el valor económico tiene sus raíces en la riqueza y el intercambio. Se genera cuando los productos y servicios procesados alcanzan un valor superior al que supone la suma del valor de sus partes.

Para comprender la creación de valor periodístico hemos de centrarnos en los beneficios que proporciona. El periodismo aporta a los consumidores beneficios funcionales, emocionales y de autoafirmación. Entre los beneficios funcionales, se considera que proporciona información e ideas útiles; entre los emocionales, un sentimiento de pertenencia y de comunidad, reafirmación y seguridad, incluso de evasión; y los de autoafirmación se generan cuando los individuos se identifican con las perspectivas y opiniones de la publicación, o cuando se les otorga el poder de expresar sus propias ideas.

La redacción de La vida literaria tenía una plantilla de periodistas especiales.

¿Se emplean estos beneficios para producir valor económico significativo? No realmente. La razón es que los productores y proveedores tienen menos control sobre el espacio comunicativo que nunca. Antes, la dificultad y el coste de la publicación y distribución limitaban la cantidad de proveedores de contenidos. Esta escasez aumentaba el valor económico del contenido. Ese valor añadido ha desaparecido hoy porque existe una variedad de fuentes de información mucho mayor. El valor primario que se crea actualmente proviene del propio de la labor periodística. Y, por desgracia, actualmente es cercano a cero.

El valor total del producto es el del contenido más el coste de la publicidad. Sin embargo, a los anunciantes no les importa el periodismo, sino únicamente el público que capta. Por tanto, la verdadera medida del valor periodístico es el de su servicio a los lectores.
¿Cuánto valen los periodistas?

Los resultados económicos no han sido hasta ahora una prioridad para los periodistas. Esto tiene que cambiar.

Los periodistas no son profesionales que reúnan una serie de conocimientos únicos, como sería el caso de los catedráticos o los electricistas. Por consiguiente, el valor económico primario del periodismo no deriva de su propio conocimiento sino de la transmisión de ese conocimiento a otros. En este proceso, tres funciones fundamentales y sus correspondientes habilidades han generado valor económico: el acceso a las fuentes, la determinación de la relevancia de la información, y su expresión eficaz.

* Acceder a las fuentes es decisivo porque la información y el conocimiento no son una cosecha que simplemente hay que recolectar. Alguien debe crearlos. La habilidad periodística de identificar y llegar hasta las autoridades, o quienes crean opiniones o conocimientos brindó en el pasado a los periodistas oportunidades de informar sobre cosas que no estaban al alcance del público.
* Determinar la relevancia siempre fue crucial porque los periodistas revisaban una ingente cantidad de información para dar con los temas más interesantes.
* Expresarse de forma eficaz implica la habilidad de sintetizar e ir al meollo de la cuestión para cumplir con los requisitos espacio temporales y presentar la información de forma atractiva e interesante. Estas habilidades se construyen sobre aptitudes lingüísticas y creativas, y técnicas de formación.

Hoy día todo este valor está siendo ferozmente desafiado por la tecnología, que está restando competencias a los periodistas. Está proporcionando a individuos sin el apoyo de una empresa periodística la posibilidad de acceder a las fuentes, tamizar la información, determinar su relevancia y expresarla con eficacia.

Para crear valor económico, los periodistas y los medios de comunicación tradicionalmente contaban con que accedían a la información y a las fuentes en exclusiva, así como con su habilidad para transmitir la información de manera inmediata. El valor de dichos elementos le ha sido arrebatado por los recientes desarrollos de la comunicación. En la actualidad, un adulto corriente puede observar y dar noticias, recabar declaraciones de expertos, determinar su relevancia, añadir audio, fotos y elementos en vídeo y publicar dicho contenido a lo largo y ancho del planeta (o, al menos, distribuirlo dentro de su red social). Y gran parte de esta labor se hace por amor al arte.

Hasta que los periodistas logren volver a colocar el valor de su trabajo por encima de este nivel, merecen cobrar poco.

Un empleo bien remunerado requiere que los trabajadores posean habilidades únicas. También que su labor aporte valor añadido. Desafortunadamente, el trabajo periodístico se ha estandarizado. La mayoría de los periodistas comparten el mismo conjunto de habilidades y le dan el mismo enfoque a los artículos, van tras las mismas fuentes, hacen preguntas similares y escriben artículos relativamente parecidos. La permutabilidad es una de las razones por las que el sueldo de un periodista medio es relativamente bajo y se paga mejor a los columnistas, humoristas gráficos y periodistas especializados (por ejemplo, en información económica y financiera).

En todo el sector periodístico los procedimientos para seleccionar el hecho noticioso vienen determinados por valores periodísticos estandarizados y el producto se presentan con un estilo similar y en un formato muy parecido. El resultado es otra vez más de lo mismo, la mínima diferenciación.

Los periodistas tienen que proporcionar información que no sea accesible por otras vías, y de formas más útiles y relevantes

Está claro que los periodistas no quieren entrar en el mercado laboral contemporáneo, y mucho menos en el mercado de la información, altamente competitivo. La mayoría están convencidos de que lo que hacen es intrínsecamente bueno y que deberían ser recompensados por ello incluso aunque no produzca beneficios.

Hace un siglo y medio se encontraban mucho más cerca del mercado, y veían más claramente que su labor se vendía. Antes de que la labor periodística se profesionalizara, muchos periodistas no sólo escribían las noticias, sino que recorrían las calles para distribuirlas y venderlas, y pocos de ellos estaban empleados de forma habitual en medios de comunicación. Los periodistas y observadores sociales se preguntaban si trabajar para un periódico era deseable. Incluso Karl Marx argumentaba que “la primera libertad de la prensa consiste precisamente en no ser una industria”.
Renovarse o morir

Para que el negocio periodístico sobreviva, hemos de hallar formas de transformar la práctica y competencias periodísticas para crear valor económico.

El periodismo ha de innovar y crear nuevos medios de recabar, procesar y distribuir la información de manera que los contenidos y servicios que proporcione a lectores, oyentes y espectadores no se puedan encontrar en ninguna otra parte. Y esto ha de aportar valor de sobra para que el público y los usuarios estén dispuestos a pagar por ello un precio razonable.

Para que sea posible crear ese valor, no pueden seguir informando de la forma en que tradicionalmente lo ha venido haciendo o limitarse a hacer un refrito con noticias que ya han aparecido en otros canales. Deben añadir algo novedoso que aporte valor. Tendrán que empezar a proporcionar una información y un conocimiento que no sea accesible por otras vías, y de formas más útiles y relevantes para su público.

Uno no puede esperar que los lectores de periódicos paguen por una página con artículos de agencia que ya estaban disponibles el día antes en internet y que hoy aparecen en otro millar de periódicos. Es improbable que aporte algún valor a los lectores ofrecer una sección de alimentación y gastronomía de menor calidad que una revista culinaria o un programa de cocina en televisión. Tampoco tendrán éxito haciendo el amago con artículos cortos, inconexos y mal asimilados referentes a lugares remotos.

Algunas publicaciones periodísticas han afrontado la cuestión y ya están intentando proporcionar contenidos únicos. Newsweek ha pasado de reunir un compendio de acontecimientos a analizar las implicaciones de acontecimientos y tendencias. US News & World Report han otorgado más importancia a las críticas de sus lectores y a actividades de clasificación.

Los diarios no tienen tanto margen de maniobra en lo que al contenido se refiere, pero pueden realzar lo que les hace únicos. El Boston Globe, por ejemplo, podría llegar a ser líder en información sobre salud y educación porque en su área de cobertura hay múltiples universidades e instituciones sanitarias. Como resultado, no sólo estaría ofreciendo un periódico más valioso, sino que podría vender esa información a otros medios. De forma similar, el Dallas Morning News podría dar cobertura especializada al sector del petróleo y la energía. Asimismo, el Des Moines Register se podría erigir en líder en noticias de agricultura; y el Chicago Tribune, por su parte, en dar cobertura a información aeronáutica y aeroespacial. Todo periódico habrá de ser un líder indiscutible tanto en calidad como en cantidad de su información local.

No será fácil dar con la fórmula acertada para la práctica, funciones, habilidades y modelo de negocio, pero se debe emprender su búsqueda.

No es tan sólo cuestión de adoptar las nuevas tecnologías. Con frecuencia se le exige los periodistas cambiar sus métodos de trabajo y ponerse en contacto con sitios web especializados, redes sociales y blogs en busca de ideas para escribir artículos. En resumen, establecer una dinámica de periodismo colaborativo con su público. A pesar de que todas estas prácticas constituyen nuevas formas útiles de encontrar información y comprometerse con los lectores, es altamente cuestionable la cantidad de valor que añaden los periodistas y su traducción en beneficio económico. La razón fundamental es que quienes están más interesados en la información y el conocimiento son capaces de cosecharlos por sí mismos valiéndose de herramientas cada vez más comunes.

Buscar una solución requerirá de la colaboración entre medios de comunicación. Los periodistas no pueden dejar esta transformación en manos de quienes gestionan sus empresas. Tanto directivos como periodistas tendrán que desarrollar habilidades de colaboración y establecer relaciones sociales que la hagan posible. Los periodistas necesitarán adquirir habilidades empresariales que les permitan pilotar el cambio y no sólo reaccionar a éste.

Se puede evitar que desaparezca el negocio periodístico, pero sólo si los periodistas se comprometen a crear verdadero valor para el público y se involucran más en fijar el rumbo de los medios de comunicación para los que trabajan.

* Este artículo se publicó originalmente el 19 de mayo en el periódico The Christian Science Monitor a partir de una conferencia de Robert G. Picard en Oxford

(Traducción: Carola Paredes)

Vía Periodista Digital

Sin categoría

Los 10 Paradigmas de la e-Comunicación

19 Jun , 2009  

Por José Luis Orihuela
Internet ha trastocado gran parte de los paradigmas que hasta ahora nos ayudaban a comprender los procesos de comunicación pública en medios masivos.
En lo que sigue, me propongo sistematizar los diez cambios de paradigmas que dan lugar a la e-Comunicación, el nuevo paisaje mediático que emerge con la Red: el usuario como eje del proceso comunicativo, el contenido como vector de identidad de los medios, la universalización del lenguaje multimedia, la exigencia de tiempo real, la gestión de la abundancia informativa, la desintermediación de los procesos comunicativos, el acento en el acceso a los sistemas, las diversas dimensiones de la interactividad, el hipertexto como gramática del mundo digital y la revalorización del conocimiento por encima de la información.

II. Desarrollo
Primero: de audiencia a usuario
Los medios de comunicación electrónicos, gracias a la concurrencia de las tecnologías del cable y el satélite, consiguieron en los años ochenta segmentar temáticamente sus ofertas de programación pasando así del modelo broadcasting al modelo narrowcasting. La Red ha permitido un grado más en esta evolución: del narrowcasting al point-casting.

Los servicios de información online no sólo se orientan a targets con perfiles demográficos, profesionales o económicos similares, sino que se orientan a individuos, ya que la Red permite responder a las demandas de información específicas de cada usuario en particular.

La desmasificación de la comunicación publica mediante la personalización de los servicios de información ya se verifica en las versiones electrónicas de los medios, así como en las posibilidades de configuración de algunos buscadores y portales de Internet.

El viejo sueño de la información a la carta se hace realidad, pero no sustituye las bondades del “menú del día”, clásica oferta de los medios masivos generalistas. Un modelo de comunicación personalizado a la medida de cada usuario tiende por definición a eliminar los referentes comunes, y si no hay una agenda pública, no hay opinión pública.
Segundo: de medio a contenido

El soporte industrial de producción/difusión ha sido hasta la era digital la seña de identidad más acusada de los medios de comunicación. La convergencia de soportes generada por la digitalización, replantea la identidad de los medios que pivota hacia los contenidos y revaloriza su imagen de marca.
Hoy los medios comprenden que su negocio es el contenido, y que en lugar de vender soportes, se trata de generar servicios multiplataforma a los que el usuario accede desde múltiples terminales en función de su situación y necesidades.
En este contexto, la imagen de marca confiere valor a los contenidos aportando credibilidad y prestigio.
Tercero: de soporte/formato a multimedia

La tecnología digital permite la integración de todos los formatos de información (texto, audio, vídeo, gráficos, fotografías, animaciones) en un mismo soporte. Este carácter multimedia de la Red ha permitido la convergencia de los diversos medios de comunicación en Internet. Diarios, revistas, emisoras de radio, canales de televisión y hasta películas de cine se han integrado en un mismo soporte junto a multitud de nuevos servicios de información, diseñados originalmente como recursos multimedia.

Esta característica de la Red suele dar lugar a la polémica acerca de su identidad como medio y a la supuesta sustitución de los medios anteriores. Históricamente, cada nuevo medio en función del potencial comunicativo del soporte que utilizaba ha desarrollado unos contenidos, un lenguaje, una sintaxis y una estética propias, a la vez que su emergencia ha conducido a los viejos medios a redefinir su identidad.

Por una parte, la evolución de las tecnologías de la información muestra que la dinámica que opera entre viejos y nuevos medios es la de complementariedad y acumulación, no la de sustitución. Por otra parte, gracias a los medios clásicos que han proyectado su presencia en la Red, Internet constituye un meta-medio; mientras que considerando los nuevos servicios de información surgidos originalmente para la Red, Internet es un nuevo medio.
Cuarto: de periodicidad a tiempo real

El carácter periódico de la renovación de la oferta informativa es uno de los paradigmas centrales de la comunicación pública y base de las industrias informativas. Gran parte de las denominaciones que utilizamos hacen referencia a la peculiar frecuencia temporal de los medios, comenzando por “periodismo”. Así, hablamos de: “diarios”, “semanarios”, “boletines horarios”, “periódicos mensuales”, “revistas quincenales”, “noticiero del mediodía o de la noche”, “informe semanal”, “anuario”, etc.

La era del tiempo real en la información comenzó en los ochenta con el fenómeno de la CNN, el primer noticiero mundial de 24 horas en directo. En los noventa, el paulatino despliegue de medios en la Red así como el surgimiento de nuevos servicios de información online, ha provocado que el paradigma de la frecuencia periódica se vea superado por uno nuevo: el del directo permanente.

La Red hace posible el seguimiento al minuto de la actualidad informativa, y ya se utiliza en paralelo a la televisión para retransmitir acontecimientos a escala mundial en tiempo real, como viene ocurriendo, por ejemplo, con la ceremonia de entrega de los premios Oscar.

Esta nueva temporalidad mediática caracterizada por la velocidad y la obsesión de inmediatez, hace saltar por los aires -en muchas ocasiones- los mecanismos de control, verificación y contraste de fuentes, sacrificados en aras de llegar los primeros. Hoy, los medios corren más riesgo que nunca de ser manipulados, y se multiplican los casos de falsas noticias, a veces reconocidas en el transcurso de la misma emisión en la que se lanzaron al aire.
Quinto: de escasez a abundancia

El espacio, en los medios impresos, y el tiempo, en los medios electrónicos, han sido tradicionalmente los recursos escasos en el sector de la comunicación. Además, en los medios electrónicos, se suma otro recurso escaso: el espectro electromagnético. Por otra parte, la complejidad de los sistemas de producción de medios escritos y audiovisuales hacen que sólo algunas empresas muy poderosas puedan disponer de las costosas infraestructuras necesarias para poner a disposición del público sus mensajes.

Los medios digitales también trastocan el argumento del recurso escaso, ya que multiplican los canales disponibles, trasmitiendo mayor cantidad de información en menor tiempo y a escala universal. No hay límites a la cantidad de medios que pueden existir en la Red, no hay límites tampoco sobre el volumen de información que cada uno de ellos puede ofrecer al usuario, y además el costo de hacer pública la información en la Red es prácticamente equivalente para todos.

El diseño de servicios de información electrónicos es, en consecuencia, una alternativa profesional de primera magnitud para los graduados en Comunicación. No requiere de grandes inversiones en infraestructura, no requiere permisos ni licencias, no tiene costos de distribución y alcanza una audiencia universal.
Sexto: de intermediación a desintermediación

La Red ha puesto en cuestión una de las funciones básicas de los medios tradicionales y de sus profesiones asociadas: la mediación profesional de los comunicadores en los procesos de acceso del público a las fuentes.

El papel tradicional de los editores, gatekeepers, así como la función clásica de agenda-setting, eran constitutivos del perfil profesional de los comunicadores y del rol social de los medios. Buscar información, filtrarla, contrastarla, editarla y publicarla decidiendo acerca de su relevancia, oportunidad e interés, era hasta ayer una facultad exclusiva de nuestra profesión, y hoy parece la descripción de las funciones de un portal de Internet.

Ocurre que la Red, por una parte, permite el acceso directo del público a las fuentes de información sin la mediación de los comunicadores profesionales; y por otra parte permite el acceso universal a un sistema mundial de publicación que funciona, igualmente, al margen de los editores de los medios tradicionales.

El paradigma de la nueva mediación multiplica el número de voces, pero a la vez diluye su autoridad al haber fracturado el sistema de control editorial previo a la difusión pública de información.
Séptimo: de distribución a acceso

Ante el modelo de difusión de los medios convencionales punto-multipunto de carácter unidireccional y asimétrico, surge un modelo multipunto-multipunto, multidireccional y simétrico, en el cual los usuarios acceden a los servidores donde radica la información y además pueden comunicarse entre sí utilizando el mismo sistema con el que acceden a los medios.
Las nuevas simetrías emergentes permiten a los medios en línea convertirse en foros y generar comunidades, al tiempo que abren a los propios usuarios la posibilidad y las herramientas para acceder como productores a un espacio comunicativo universal.
Octavo: de unidireccionalidad a interactividad

Frente a la unidireccionalidad propia del modelo de difusión punto-multipunto, típico de la prensa y de la radio-televisión, la Red genera un modelo bilateral, debido a su arquitectura cliente-servidor, que en cierta forma es inverso al anterior.

Al existir un soporte físico común tanto para la distribución como para el acceso a la información, los proveedores de contenidos y los usuarios pueden establecer en este canal un vínculo bilateral ya que sus roles resultan perfectamente intercambiables.

De este modo se proyecta a escala pública el paradigma de la comunicación telefónica, situación en la cual los interlocutores intercambian permanentemente sus roles de emisor y receptor gracias a la utilización del mismo canal.

La interactividad cristaliza en sistemas de feedback más dinámicos, inmediatos y globales, que paulatinamente se transforman en mecanismos de encuestas online, ya utilizados para orientar el sentido de las campañas electorales o el desarrollo de las tramas y la evolución de los personajes en los seriales de ficción televisiva.
Noveno: de lineal a hipertexto

Frente al modo lineal o secuencial que ordena la estructura del discurso en los medios tradicionales, los soportes digitales permiten un modelo de construcción narrativa caracterizado por la distribución de la información en unidades discretas (nodos) y su articulación mediante ordenes de programación (enlaces).

El hipertexto es la nueva frontera tecnológica de la escritura, y exige nuevas destrezas comunicativas y un mayor esfuerzo de lectura. La desarticulación del texto, su fragmentación y la posibilidad de enlazarlo con cualquier otro texto disponible en la Red, desvanece el paradigma lineal, y con él desaparece también la unidad, la autonomía, la estructura y a veces hasta la coherencia y el sentido propios de los textos escritos y audiovisuales.

Motores de búsqueda, metabuscadores, índices temáticos, portales y páginas de recursos, ayudan a los navegantes a encontrar información en esta enloquecida Babel y, en el mejor de los casos, a darle sentido. Hay que aprender a descubrir las conexiones adecuadas, a establecer las relaciones pertinentes, a recomponer en la lectura el puzzle de textos fragmentados. En definitiva, hay que aprender a navegar por la información.

Este nuevo paradigma discursivo tiene la virtualidad de dotar a la escritura y a la lectura de un modelo estructural muy próximo al del pensamiento, que funciona por procesos asociativos y no de modo lineal. Precisamente el nacimiento del hipertexto fue motivado por la necesidad de disponer de sistemas de almacenamiento y recuperación de información que funcionaran de modo análogo al pensamiento humano.
Décimo: de información a conocimiento

La superabundancia de información característica de la era digital, revela la importancia estratégica de los medios como gestores sociales del conocimiento. El análisis profesional de la información y su transformación en conocimiento se convierte en el nuevo vector de la actividad mediática.
Hoy la misión estratégica de los medios es la información sobre la información, la inteligencia, interpretación, filtrado y búsqueda efectiva de información, que deben comunicar bajo nuevas claves narrativas y mediante un amplio repertorio de soportes.
III. Conclusiones
La e-Comunicación como nuevo escenario de la comunicación pública en la era de Internet han de interpretarse no de un modo apocalíptico, sino como la ocasión para redefinir el perfil y las exigencias profesionales de los comunicadores, así como los contenidos y los procedimientos de su formación académica, y repensar los medios y las mediaciones.

Los soportes utilizados dejan de ser el factor distintivo de la profesión -ya que todos los soportes se funden en la Red-, y una vez más emergen los contenidos como factor diferencial de identidad y calidad.

Internet ha provocado un efecto paradójico en la comunicación publica, que por una parte se ha desprofesionalizado (publica cada vez más gente que sabe menos cosas) y por otra parte se ha superespecializado fragmentando el conocimiento en infinidad de parcelas.

Corresponde hoy a los comunicadores, con mayor urgencia que nunca, hacerse cargo de la complejidad, transformar la información en conocimiento, gestionar el conocimiento y responder de un modo más efectivo a un público que, a fuerza de ir a la deriva, naufragando en muchos casos, ha comprendido que podemos ayudarle a navegar. A navegar en la información.

______
Nota: Una versión preliminar de este trabajo, “Nuevos paradigmas comunicativos en la era de Internet”, fue publicada en Chasqui, nro. 77, marzo 2002.

José Luis Orihuela es Doctor en Ciencias de la Información, Profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, Subdirector del Laboratorio de Comunicación Multimedia. Es coautor del libro Introducción al Diseño Digital (Anaya Multimedia, 1999) y del Informe La Televisión en España. Análisis Prospectivo 2000-2005 (Arthur Andersen, 2000). Consultor de empresas y profesor visitante en universidades españolas y latinoamericanas, centra su actividad en el estudio del impacto de las innovaciones tecnológicas sobre los modos y medios de comunicación. Edita el weblog: eCuaderno (http://www.ecuaderno.com). Correo-e: jlorihuela @ yahoo . com

Sin categoría

Los medios sí tienen papel

19 Jun , 2009  

Por Rodrigo Pardo
Las peleas entre los presidentes y los medios se han vuelto una noticia muy frecuente en los países andinos. El fin de semana pasado, el turno fue para el ecuatoriano Rafael Correa, cuyo gobierno ha recibido fuertes críticas porque la Superintendencia de Telecomunicaciones abrió un segundo proceso administrativo contra el canal de televisión Teleamazonas.

Un mes atrás, Evo Morales se quejó ante la SIP por la supuesta hostilidad de la prensa de su país y abrió una dura controversia que tuvo como árbitro al presidente de la entidad, Enrique Santos. Y ni hablar de las arbitrariedades de Chávez en Venezuela: cerró un canal opositor, Radio Caracas Televisión; promovió una aberrante ‘Ley de contenidos’, más conocida como ‘Ley Mordaza’, y ahora tiene los ojos puestos en Globovisión, un canal crítico del Gobierno. En Colombia no ha ocurrido nada semejante pero para nadie es un secreto que, en la Casa de Nariño, Uribe y su círculo cercano detestan a los medios. Ya pelearon hasta con RCN.

La incomodidad de los presidentes caudillistas con la información independiente dice mucho sobre sus intenciones de centralizar el poder y controlar las voces disidentes. La prensa ha llenado, de alguna manera, el vacío de una oposición fuerte y legítima. Los Correas y Chávez han tenido más éxito en debilitar a sus contradictores políticos que en acallar a los medios, a pesar de que lo han intentado tanto con medidas brutales (el cierre de RCTV) o sutiles (la descalificación porque responden a intereses anti revolucionarios de la oligarquía económica).

La fiebre reeleccionista que recorre a América Latina tiene como corolario inevitable una inconveniente concentración del poder y un debilitamiento de los contrapesos que se necesitan para evitar su ejercicio arbitrario. Bajo ese panorama en el que la Justicia, los órganos de control y la organización electoral pierden autonomía frente a la Presidencia, los medios independientes se vuelven más importantes. Su tarea de ‘perros guardianes’ de la democracia frente al poder de la que tanto se habló en los años setenta, es hoy más necesaria que nunca.

En Colombia misma, donde el inocultable rencor del Gobierno hacia el periodismo no se ha desbordado en decisiones como las de Correa, Chávez y Evo Morales, la mayoría de los grandes procesos judiciales que afectan al poder han surgido de denuncias de los medios: la ‘parapolítica’, la ‘yidispolítica’, las chuzadas del DAS, los falsos positivos y la infiltración de la mafia en la Fiscalía de Medellín, entre otros.

La importancia de la labor de los medios en este cuarto de hora del caudillismo aumenta también sus niveles de exigencia. La fiscalización y la crítica no pueden confundirse con la militancia en la oposición (una falta en la que han caído algunos medios en Venezuela).

De hecho, la responsabilidad y el rigor obligan a que la conducta de la oposición también sea examinada con igual espíritu crítico. Y a que los periodistas se ganen la credibilidad de las audiencias a punta de seriedad y profesionalismo.
Comparable, acaso, con el reto de los llamados ‘nuevos medios’ electrónicos que supuestamente está desafiando su supervivencia. Al fin y al cabo, la simbiosis entre libertad de prensa y democracia es tal, que el presidente Obama -¡qué diferencia con sus colegas andinos!- repite con frecuencia una elocuente frase de Thomas Jefferson: “(Si tuviera que escoger) preferiría tener periódicos y que no hubiera gobierno, a tener gobierno y que no hubiera periódicos”. El presidente Uribe debería poner más atención a los discursos de Obama que a los consejos de José Obdulio.
Publica Revista Cambio

Lo cierto es que el caudillismo —en su peligrosa versión populista— se ha vuelto una amenaza para el periodismo.

Sin categoría

Un mensaje John Lee Anderson

19 Jun , 2009  

Queridos amigos:
Perdonen la intrusión con una circular dos veces en un solo día, pero es que no quiero dejar de compartir mi “enhorabuena” a Francisco Goldman -gran escritor, gran amigo-, por el lanzamiento de su aclamado libro “El arte del Asesinato politico: ¿Quién Mató al Obispo?” en el idioma español, por Anagrama.
Este trabajo, el primer libro de no-ficcion del gran novelista Goldman, es resultado de 8 años de investigacion en el horripilante asesinato del obispo guatemalteco Juan Gerardi en 1998, y su encubrimiento posterior, a manos de un grupo de militares y civiles íntimamente ligados al poder. Una crítica en The New York Times calificó de “heroica” la investigacion; Daniel Alarcón, escribiendo en The San Francisco Chronicle, lo llamó “lectura compulsiva.” Hay mucho más. Pero léanlo Uds. A mi juicio, es un ejemplar “maestro” de la crónica literaria moderna, y no solo vale la pena leer, da gusto. Ya está. Acaba de salir en librerias en Espana y toda América Latina. Mejores saludos, Jon lee.
44 THE NEW YORKER, JUNE 22, 2009
letter from andalucíaa
lorca’s bone s
Can Spain finally confront its civil-war past? by jon lee ander son In the Andalusian city of Granada, a little road leads uphill, past the forested ramparts of the Alhambra, to a cemetery. The earth there is a deep, raw
red, and the olive trees that punctuate it are green and gray and very old. The cemetery wall is high and long, the same color as the earth, and it is crowned with rough clay tiles. Twenty feet or so along the wall from its southwestern corner, there are egg-size gouges in the plastered brick. The marks are impacts from bullets. In the summer of 1936, more than a thousand people were brought to the cemetery in open
trucks, day after day, to be shot against the wall by firing squads. American touristswho were staying in the little hotels down the lane later told of their horror at being awakened before dawn by the grinding gears of the trucks as they went uphill, and then, minutes later, hearing the volleys of gunfire. On August 16th, thirty people were shot at the cemetery, while down in the city the poet Federico García Lorca
was taken into custody. Two days later, Lorca was murdered, along with two bullfighters and a schoolteacher.

Lorca was handsome and dark-haired, and walked with a curious, flat-footed gait that made him instantly recognizable in Granada, where he had grown up. He was a son of the local élite; his father was a wealthy granadino landowner. But, in what was a conservative, provincial city, the family was also associated with the Spanish Republic and its liberal values; one of Lorca’s sisters was married to Granada’s Socialist mayor, who was among those killed on August 16th. With his 1928 book of poetry, “Gypsy Ballads,” and his 1932 play, “Blood Wedding,” Lorca had become Spain’s most renowned poet and dramatist. Among his closest friends were Salvador Dali, with whom he had a turbulent love affair, and Luis Buñuel, the film director. Lorca had toured Spain since 1931 with his own theatre group, La Barraca, for the Republic’s Ministry of Education. At the age of thirty-eight, and more or less openly gay, Lorca was a highly visible figure with known Republican sympathies. And that, in the Granada of the summer of 1936, was enough to get a person killed. On July 17, 1936, a forty-three-yearold general named Francisco Franco had launched a military rebellion againstSpain’s left-leaning government. A cabal of military officers seized control of Granada three days later. In the threeyea civil war that ensued, Franco and his ultranationalist Falangists received military assistance from Hitler and Mussolini and more than half a million Spaniards were killed before the Republic finally succumbed. In April, 1939, Franco formally initiated his dictatorship. It lasted until his death, in 1975. The old execution ground at the cemetery was deserted when I visited late one
recent afternoon, but a bouquet of red roses lay drying against the wall, beneath a cluster of bullet gouges. The impacts were roughly at the level of a standingman’s groin. I said as much to my companion, Juan Antonio Díaz, a professor of English and German philology at the University of Granada. He remarked, “Not if you were kneeling. They would hit you at head height.” A moment later, Díaz cursed. “They have taken the plaque. I knew they would.” He pointed to a blank patch on the wall. A few months earlier, Granada’s Association for the Recovery of Historical Memory, of which he was a member, had installed a small plaque: “To the victims of Francoism who were shot at this wall.” Without it, there was no sign that anything dramatic or historic had ever occurred here. Lorca’s grave, by the side of a road at the edge of a nearby village, was also long unmarked—he and the bullfighters and the schoolteacher were buried there together, secretly and hastily. In 1966, Ian Gibson, an Irish-born historian who be- THE NEW YORKER, JUNE 22, 2009 45
came Lorca’s biographer, identified the probable site, but the bodies remained where their killers had dumped them. Then, late last year, a Spanish judge, Baltasar Garzón, ordered that Lorca be dug up.
Garzón is famous for finding novel ways to use the law in the name of historical justice. In 1998, he invoked internatonal statutes to secure the arrest, in London, of the former Chilean dictator Augusto Pinochet. This April, he opened a formal investigation into torture at Guantánamo Bay. His exhumation order was seen as a historic challenge to the silence in Spain about the Franco years— the first official inquiry into the dictatorship’s repression. But it set off a raging public debate in Spain. The problem is that although the Spanish Civil War ended seventy years ago, victor and vanquished were never truly reconciled.
The conflict lives on in unexpected ways. With Garzón’s order came the news that Lorca’s own relatives—a group of nieces and nephews—opposed his exhumation. (In fact, they had said so before,
but only now did the matter acquire urgency.) In a tersely worded press communiqué, they said, “We reiterate our desire, as legitimate as those of other relatives, that the remains of Federico
García Lorca repose forever where they are.” This was incomprehensible to many in Spain and gave rise to all sorts of rumors— that the family was embarrassed about the poet’s homosexuality; that it
had already privately dug him up and reburied him years before. His relatives had said that they wanted to avoid “a media circus.” Instead, they found themselves in a fight over Lorca’s body.
Until Franco’s death, a textbook titled “El Parvulito” was standard issue in Spain’s preschools. In it, the civil war was introduced to four- and five-year-olds on a page labelled “The National Uprising.”
Under a picture showing a serious-looking soldier, bayonet drawn, it reads, “Some years ago, Spain was very badly governed. Every day there were shots fired in the streets and the churches were burned down. To stop all of this, Franco rose up with the army, and, after three years of war, managed to throw out the enemies of the Fatherland. The Spaniards named Franco their Chief or Strongman”—Jefe o
Caudillo—“and he has been governing Spain gloriously since 1936.” More than four hundred thousand Spaniards spent time in concentration camps between 1939 and 1947. And
over the next three decades, Spaniards continued to be persecuted for political reasons; thousands were executed byfiring squad and garrotte. Half a million fled the country. In the jittery, attenuated
glasnost that characterized the transition to democracy after Franco’s death, however, politicians adopted a don’t-lookback policy. In 1977, Spain’s parliament passed an amnesty law that sealed the
past in what became known as the pacto de olvido, or pact of oblivion. That’s how things stood until a decade ago, when “historical memory” groups, formed by the descendants of murdered Republicans, Communists, and anarchists, began to dig up some of their bodies. The memory groups’ activities inspired a national lobby for a reckoning with Spain’s past, but the conservative Partido Popular of President José María Aznar, Federico García Lorca, Spain’s most renowned poet and dramatist, in 1935. He was shot a year later by a Nationalist firing squad.

Fundación Federico García Lorca 46 THE NEW YORKER, JUNE 22, 2009 who was in power from 1996 to 2004, was hostile to such demands. Aznar was succeeded by the Socialist José Luis Rodríguez Zapatero, however, and in 2007 Spain’s parliament approved a Law of Historical Memory, which required the state to support the exhumation of thousands of mass graves. The bill also granted citizenship to
the descendants of Spanish Republicans who had been forced to flee the country between 1936 and 1955. More than a million people, most of them in Latin America, became eligible, including as many as two hundred thousand Cubans. In February, the first of the new passports were issued. Despite the law, Spain’s mass graves remain largely unexhumed. Maribel Brenes, a historian who is the president of the Association for the Recovery of Historical Memory in Granada, has compiled a map of a hundred and twenty-five of them in Granada Province alone, containing twelve thousand victims. Her motive
wasn’t personal; one of her grandfathers had fought for Franco. “It’s not about revenge, it’s about documenting history,” she said. “We Spaniards are hypocrites. We threw our hands in the air over what
Pinochet did in South America, but no one has done anything about our own desaparecidos”—disappeared ones. Last October, Baltasar Garzón, in response to a petition filed by thirteen historical-
memory associations, decreed that Franco and thirty-four others were guilty of crimes against humanity—“a preconceived and systematic plan of elimination of political opponents through
mass killings, tortures, exile, and forced disappearances.” He tallied more than a hundred and fourteen thousand victims. Declaring Spain’s 1977 amnesty null and void with regard to human-rights violations, Garzón ordered an investigation and the exhumation of nineteen mass graves, including the one believed to contain Lorca’s remains.

Emilio Silva, who founded Spain’s historical-memory movement, called Garzón’s order “the condemnation of Francoism that Spain’s parliament has never dared to do itself.” But there was
also anger at Garzón. Former President Aznar, whose grandfather and father both served under Franco, spoke darkly about people determined to “destroy” Spain. Then Javier Zaragoza, Spain’s
prosecutor-general, filed an appeal against Garzón’s order, challenging his jurisdiction and accusing him of carrying out an “inquisition.” Zaragoza managed to put a temporary halt to the exhumations. If his appeal succeeded— and there was a decent chance that it would—Garzón’s investigation would be dead. Garzón responded with a preëmptive and risky move. On November 18th, he suddenly announced that he
was dropping his federal case and instead referring the crimes he had identified to Spain’s provincial courts. By doing so, Garzón kept the investigation going. There was no doubt, however, that he had
suffered a setback. Two days later, on the thirty-third anniversary of Franco’s death, around fifty people gathered in a rooftop room in a cultural center in Madrid to express their support for Garzón. An elderly woman who had spent time in Franco’s concentration camps spoke, as did Ian Gibson. The Valencian folksinger Paco Ibáñez, famous for putting Lorca’s verses to music, got up and sang. Afterward, I went with Ibáñez and
Fanny Rubio, a poet who had helped to organize the gathering, to meet Garzón in Riofrío, a café across the street fromthe Audiencia Nacional, Spain’s high court. We sat in a corner booth. Garzón
arrived a few minutes later, with one of his bodyguards. (The militant Basque separatist group E.T.A. has targeted Garzón for assassination; one plot, revealed last week, involved a bottle of poisoned Cognac.) The bodyguard, a young man wearing a duster, stood about ten feet away. Garzón, who is fifty-three and has a distinctive gray streak in his hair, ordered chamomile-mint tea. For legal reasons, he could not speak to me directly about the case, but he allowed me to sit in on his conversation with Ibáñez and Rubio. Garzón said that he had found himself on his own in the high-court case, without any allies. Senior officials in the Socialist government felt that he had gone too far, and were not willing to back him. But the battle was not over. Transferring the cases to Spain’s provincial courts was a sort of force multiplier. Now it wasn’t just up to him. Judges all over the country would be obliged to investigate, and to do so seriously, whatever their personal beliefs. Presented with a crime, they were required to look at all available evidence, including
the grave sites. He had made a thousand Lorcas possible. “What about Lorca’s relatives saying they don’t want him dug up?” Ibáñez asked. “Imagine if, as an investigating judge, I was shown to a house where a body was buried in the basement,” Garzón said. “And, when I ordered it to be dug up, the family living in the house said, ‘No, you can’t, that’s our uncle, and we want to leave him there!’ Would I leave him there ust because they said so?” Francisco Galadí, the grandson of one of the two bullfighters killed with Lorca, is a ruggedly handsome man of sixty. When I met him in Granada, he was wearing jeans and a black leather jacket. He had worked in the local brewery, Cerveza Alhambra, until recently, when he had been forced to take early retirement. With time on his hands, he had joined the historical-memory association. Before his father had died, a few years ago, he had begged Francisco to recover his grandfather’s remains. “He told me, ‘Don’t leave him lying there like a dog,’ ” Galadí said. “I’ve been fighting for that.
What I didn’t expect was that the Lorca family would object.” Galadí ’s grandfather, also named Francisco, had been a popular banderillero—a torero who makes the bull charge, plunging darts adorned with bright flags into its neck. He was also an anarchist. For a few futile days in July, 1936, he had led the only resistance in the city of Granada to the military takeover. He and a handful of fellow anarquistas had held out in the Albaicín, the old Moorish quarter, under a withering artillery barrage, but eventual0zly their ammunition ran out. “They were in a cave at the foot of the Alhambra, and my father, who was twelve at the time, had gone there to say goodbye. He told him, ‘Vete, hijo’—‘Go, son.’ ” After his son left, the bullfighter surrendered. “They say that he was tied to a horse-drawn cart and that they drove him through the streets, beating him with sticks,” his grandson said. “They say he was one

THE NEW YORKER, JUNE 22, 2009 47
of the bravest, most fearless, of men.” Once, when the younger Galadí was doing his obligatory military service, in the late sixties, a colonel had asked him if he was related to “the famous Galadí.” He smiled proudly. “You know, in those days, Federico García Lorca was known only by other members of the élite, those people who could read and go to the theatre. But my grandfather, a bullfighter, was well
known by everyone, because this was a workers’ city, and they liked the bulls.” Galadí paused, and then added, “I’ve lived with my parents’ fear all my life. My mother is eighty-five now. She was twelve when it happened. They killed half the people in her neighborhood! But it wasn’t just the war, it was the years of repression afterward, of fear and humiliation. She used to say ‘Shush!’ whenever I tried to ask
about my grandfather. ‘It’s that they are real hijos de puta,’ she would say. And the rancor is still there today, you know? But they are the rancorous ones. I’ve heard there are some who are going around saying, ‘We should have killed more of them.’ But I’m not interested in looking for the grandchildren of those who did the killing. All I want is to exhume the remains of my grandfather and to give him a dignified
burial. The Francoists can express themselves as they like, as they always have.”

Along with Franco, Ramón Serrano Súñer was one of the men Garzón charged with “crimes against humanity.” He was Franco’s brother-in-law, and served as Interior Minister during the civil war. As Foreign Minister from 1940 to 1942, he negotiated personally with Hitler and Mussolini. He was instrumental in arranging the Gestapo’s arrest of Spanish exiles in Occupied France. Some were returned to Spain and, in many cases, summarily shot; at least fifteen thousand were sent to Mauthausen and other concentration camps. In 1948, Serrano Súñer was the first public figure in Spain to admit that Lorca had been killed by ationalists, though he blamed “uncontrollables.” Until then, Franco’s regime had denied any knowledge of the crime, and the Nationalist media had tried to blame it on “the Reds.” Serrano Súñer died in 2003, at the age of a hundred and one, but his son, Don Fernando Serrano Súñer y Polo, agreed to meet me at my hotel in Madrid for tea. Don Fernando, who is in his seventies, wore a sharply tailored English suit.
His mother and Franco’s wife were sisters. He remarked that Spain’s Falangist movement had been “misinterpreted,” and that he found Garzón’s inquiry into the past “a little depressing.” “It is very pitiful that we are like we are, all these years later,” he said. “Two of my father’ brothers were fusilados and buried in a mass grave outside Madrid. In other words, not all the victims are Franco’s.” Don Fernando said that he admired the way that Americans had reconciled after their Civil War, and he proceeded to recite, from memory, Lincoln’s Gettysburg Address in Spanish.

The closest thing to a national civilwar monument in Spain is Valle de los Caídos—the Valley of the Fallen—centered on a vast subterranean basilica that Franco ordered built in 1940. Burrowed deep into the granite of the Sierra de Guaderrama mountains outside Madrid and topped by a five-hundred-foot stone cross, the monument took almost twenty years, and the labor of thousands of Republican prisoners of war, to complete. Although it was billed as a resting place for the dead of both sides, and contains the remains of some forty thousand Nationalists and Republicans, it commemorates nothing so much as Franco’s megalomania and triumphalism. When he inaugurated the necropolis, in 1959, Franco spoke about how his enemies had been made to “bite the dust of defeat.” In the main hall, the only marked tombs are
those of José Antonio Primo de Rivera, the founder of the Falange Party, and, since 1975, of Franco himself. (The other remains are in sealed catacombs.) Not surprisingly, Valle de los Caídos has become a sanctuary for Spain’s diehard Falangists. Last November 20th, the anniversary of Franco’s death, his followers came, as they always do, to pay their respects, although, in accordance with the new Law
of Historical Memory, police had been ordered to prevent openly Fascist displays. Franco’s tombstone was a slab of granite “Come on, we’re all going to sit around the campfire and play our iPods.”
• •
48 THE NEW YORKER, JUNE 22, 2009
in the floor, etched with only his name and a cross. There were bouquets of red and white roses, and a wheel of carnations. Several well-dressed older people bowed their heads. A small group of plainclothes policemen stood watching. A man in a red jacket approached, gave a Fascist salute, and dropped to one knee. He then stood up, and saluted once more. One of the policemen came trotting over, but did nothing.
A moment later, two more men, with closely cropped hair and small, trimmed mustaches, met at the tomb and gave simultaneous Fascist salutes of their own.
Lorca was buried less than five miles from Granada, on the outskirts of the village of Alfacar. Following the route that Lorca’s executioners took, Juan Antonio Díaz and I drove first to the nearby village of Víznar. We parked in a little square next to an eighteenth-century archbishop’s palace, which, in 1936, was turned into a military command center. It will soon be converted into a five-star hotel. A small road, cut like an elbow
around a deep gulch, led to Alfacar past what had once been a children’s summer camp called La Colonia. In the summer of 1936, La Colonia was used as a holding center for the victims of the Nationalists’
purge in the area. (There were other execution grounds, including the city cemetery.) According to Gibson, Lorca arrived as a prisoner before daybreak on August 18th, as did the bullfighters and the schoolteacher. They were then driven a short distance down the road, and taken for a paseo—a stroll. We walked on that same road. Below us was the vega, the greensward that surrounds Granada, which Lorca wrote about in his 1921 “Meditations and Allegories of Water”: I was returning from the dry lands. Down in the hollow lay the vega, swathed in its blue shimmer. Through the recumbent air of the summer night floated the fluttering ribbons of the crickets. We saw rectangular stands of white poplars, as well as the shining roofs of new industrial warehouses, strung along the way to Lorca’s birthplace, the village of Fuente Vaqueros. This view, minus the warehouses, must have been one of the last things Lorca saw. Behind an apartment building, we came to a fenced-in sliver of hillside which, some years ago, was belatedly preserved as a Lorca memorial park. At its far edge was a lone olive tree, and near it a small stone marker: “To the memory of Federico García Lorca and all the victims of the civil war.” It was the approximate spot where, according to Gibson’s sources, including one of the gravediggers, Lorca and the others had been shot and buried in a trench “behind an old olivo on a bend in the road.” There was nobody else around; a pair of motorcyclists came racing past, breaking the stillness. Walking deeper into the park, we found a stone wall inlaid with Andalusian blue, green, and white tiles painted with Lorca’s verses. One, from a 1918 poem, “Autumn Song,” reads, “If death is death, what then of poets, and of sleeping things, if no one remembers them?” On May 29th, the Granada judge assigned to rule on Lorca’s exhumation recused herself from the case. This would have sent it to the Supreme Court of Spain, which was viewed as unsympathetic to Garzón. (Two days earlier, the court had agreed to hear a lawsuit, filed by a far-right group, charging Garzón with “prevarication” in the course of his investigation.) But, on June 9th, Granada’s prosecutor filed a grievance appeal- ing the judge’s decision, potentially returning the case to her. Granada’s historical- memory association, meanwhile, declared that if Spain’s courts continued to stonewall its efforts, it would request that the graves be opened as an “archeological site.” Amid these developments, Lorca’s family was silent. When I asked Juan Antonio Díaz about the Lorca family, he shook his head. “Any normal person, with a close relative—a father, an uncle, a son—who has been mysteriously disappeared, and is known to have been murdered, has to feel the minimal interest in where he might be. In the case of Lorca, this is even greater, because Lorca isn’t only the patrimony of one family but of all decent people of this world. Normal people want to know what happened, and where Lorca is. But it seems there are people who are not normal, and are incapable of resolving their personal and family traumas.” Laura García Lorca, the poet’s niece, has a breathtaking view of the Alhambra from the living room of her apartment, on the top floor of a building in central Granada. A former actress, with the large, expressive brown eyes of her late uncle, Laura heads the Federico García Lorca Foundation. On the day I visited, she appeared overwrought. All of the media attention, she said, had been extremely stressful. “We have, I think, never communicated our feelings well,” she said, with a
sigh. “So—why don’t we want him dug up? As far as the remains of Federico García Lorca are concerned, for us— and these are things that are perhaps a little irrational—we will not gain any consolation from knowing exactly where his remains are,” she said. “We would like to leave him there.” She went on, “A great deal has been said about all of this; it is said that we don’t want to stir up history. This is an infamy!
As a family, we have done everything in our power for the history to be known.” Laura’s tone turned sarcastic. “But no, it seems it is conservative to not open a tomb, and progressive to open it. They have even said we are homophobes.This is defamation, just plain crazy. It’s not that. It’s that there is a prurient interest in this search for Federico García Lorca. And it is logical; he was a symbol. But we want him to be respected. For us, the prospect of exposing further the degrading circumstances in which he was murdered is very disagreeable. To violate him further wouldbe, for some—very unpleasant.” Laura wept. After she had composed herself, she said, “We don’t want this to become a spectacle. But it is very difficult to imagine that the bones and skull of Federico García Lorca will not end up on YouTube.”

Laura remarked that those whos evrelatives happened to be buried with Lorca seemed much more interested in exhuming them than were other victims’ families. “Isn’t it strange?” she said. “The question is, Why do people want to dig him up? Is it that they want the relic, the bones of the saint? Because it adds nothing to history.” “But why,” I insisted, “leave him in the ditch where his killers dumped him?” “What ditch?” Laura retorted. “It’s a sacred place. They’re all in good company there.” 