Sin categoría

El mundo del mago nombrón

22 Feb , 2010  

Por: Mario Morales
Nada como este estado de duda e incertidumbre marca el legado del gobierno del presidente Uribe. Como si no fuera suficiente con su encrucijada, la elección del fiscal, la suerte jurídica del referendo, el destino de decenas de procesos claves por el relevo meritocrático de fiscales, el ambiente electoral enrarecido en 407 municipios (según mapa de MOE), hasta las encuestas, llamadas a leer los signos de los tiempos electorales, han terminado por contradecirse y por confundir. (Publica El Espectador)
O tal vez reflejan ese ambiente contaminado por la desconfianza que da lugar a la volatilidad en la opinión.

¿A qué le creemos? ¿A las encuestas del Centro Nacional de Consultoría, que en un lapso de 12 días muestran cómo las opciones de Juan Manuel Santos caen del 27 al 18%? ¿O a Datexco, que muestra su repunte del 7,89 al 12% luego de tres semanas?

¿Qué pensará Noemí? En un sondeo bajó en total 5,5% en favorabilidad y en otro aparece resucitada pisándole los talones a Santos y Fajardo.

¿Qué pensará Fajardo, que en todas las encuestas aparece como una foto fija? ¿O Petro, que en unas no pasa del 6% y en otras supera el 9%?

¿Qué pensarán los colombianos de sí mismos cuando ven que el 33% simpatiza con el Partido de la U? ¿Piensan como ellos, que han inundado de vallas el país (sólo hay que ver el aeropuerto de Rionegro) repitiendo que “retroceder no es una opción”?

¿Acaso saben que el Gobierno que respaldan es experto en recular, patrasiarse o devolverse sin siquiera sonrojarse? Basta citar los reversazos en la Emergencia Social, en la ley forestal, en la ley antimotos (y su cobro de peaje), en la propuesta de convertir en informantes a los estudiantes, en el apoyo al metro en Bogotá, en el TLC con Panamá…

Lo único cierto parece ser el rechazo a la reelección. El resto es confuso, ambiguo y ambivalente. Como en el juego pedagógico que hace posible el mundo del mago nombrón, donde las cosas son y no son. ¿Por eso lideran Santos, Fajardo y Noemí?

No es coincidencia que una de las pasiones escondidas de Uribe sea la magia (como cuenta Elenco) seguida de la de ponerle otros nombres a las cosas. ¿O es al revés?

Sin categoría

Niegan que haya proyecto de ley para controlar Internet en Venezuela

21 Feb , 2010  

Al paso de una denuncia de El Nacional —que aseguró que el gobierno tenía previsto sancionar una ley destinada a censurar Internet— el jefe de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Medios de Comunicación de la Asamblea Nacional, Manuel Villalba, desmintió que existan reformas que busquen regular la red en el país, reportó El Universal. (vía Knight center)

El diputado oficialista calificó de irresponsable la nota de El Nacional, plantea que un proyecto de Ley Orgánica de Telecomunicaciones pondría a discreción del gobierno el control de Internet y establecería un único punto de acceso único a la red, manejado por el Estado. “Absolutamente todos los mensajes deberán pasar por ese filtro estatal”, aseguró el periódico.

Recientemente, el presidente venezolano lanzó sus dardos contra Twitter y las redes sociales se han convertido en un nuevo frente en la batalla entre opositores y partidarios del gobierno chavista.

Sin embargo, a juicio del parlamentario los rumores sobre posibles restricciones a la web sólo buscan generar “temor en la población venezolana y hacer creer que el gobierno nacional anda buscando cercenar la libertad de expresión y pensamiento en este país”, añadió El Mundo.

Sin categoría

Qué pasaría si los hombres escribieran las revistas femeninas

21 Feb , 2010  

Las revistas femeninas asesoran a las mujeres sobre cómo vestir y cocinar -entre otras cosas- para complacer a los hombres. Bien… Por lo visto, este tipo de revistas carecen de todo lo que los hombres consideran necesario. No les importa cómo llevemos el pelo ni cómo son nuestros zapatos. Por eso la web CoolMaterial.com ha modificado varias revistas dirigidas a un público femenino -como Vogue, Cosmopolitan o Elle- adaptando los titulares de sus portadas a lo que los hombres quieren de verdad. (Fuente: Periodista Digital)
VOGUE

* El fútbol y el póker mejorarán tu relación. ¡Aprende cómo!
* Las posiciones en el sexo. Eso conseguirá que te ponga un anillo en el dedo.
* El arte perdido de las pajas

COSMOPOLITAN

* La ciencia valida la conexión entre el semen y una buena complexión
* Cuando hablamos de sexo nunca es suficiente

ELLE

* Victoria’s Secret no calienta a los hombres tanto como piensas
* Como conseguir tenerle caliente y entretenido y seguir teniendo dinero suficiente para beber

GOOD HOUSEKEEPING

* Aprende a cocinar como su madre
* ¡Ten tus propios hobbies! A los hombres les gusta
* Por qué tu chico necesita comprarse una tele nueva y tú no deberías decir nada al respecto

GLAMOUR

* Por qué él no te acepta como amiga en Facebook
* Tacones altos. Los únicos zapatos que necesitas

Sin categoría

Cuando ocho años no son suficientes

16 Feb , 2010  

Por: Mario Morales
No habrá descabezados. Ni por el fiasco de las obras de Transmilenio, ni por la emergencia social. Ni siquiera el Min-des-protección Social. Y no porque no lo merezca. Ha hecho tantos puntos como su impopular colega de Transporte, que si no los conociéramos, parecería que compiten para hacer mutis por el foro.A falta de idoneidad, no es su fidelidad (el valor más preciado en el régimen uribista) lo que los mantendrá sembrados en la foto que cederá el poder en agosto. (Publica El Espectador)
Palacio y Gallego no necesitan credenciales. Son la prueba reina de que el uribismo estuvo en el poder. Irse sería como negarse a sí mismos. Se caería la estantería.

Lo demuestra un suceso que narra la revista Semana. Cinco días después de firmados, el presidente Uribe se enteró en un avión rumbo a Suiza, y por boca de periodistas, del contenido de los decretos, merced al rechazo social a las medidas.

Entonces sí el Presidente se decidió a leer y a entender y luego a defender las tales medidas, en medio del ya cansón flak, como llama Chomsky a la estrategia del fuego antiaéreo para negar las afirmaciones que pasan por los medios, a través de los mismos medios.

Pero las cosas han cambiado. Esta vez no fue suficiente con la figura del mandatario en entrevistas solicitadas (con lo que de paso birlaba la imposibilidad de hacer una alocución), para detener el descontento general por la racha de errores y torpezas.

Derrotado, el mismo Uribe, el fin de semana pasado añadió una más. Pidió que se hundiera uno de los imposibles decretos, al tiempo que ingenuamente asumía la responsabilidad por esa ‘decisión’.

A cambio, y con cara contrita, espera que el país no le reclame su responsabilidad por el caos de la salud en estos siete años, por su desconocimiento del tema e improvisación, por haber nombrado o sostenido a Palacio o defender tercamente unas medidas indefensables. En fin, por olvidarse de lo fundamental.

No es de extrañar que cuando se conozcan los efectos en las encuestas, pida a la Corte hundir los decretos y asuma con estoicismo esa otra “responsabilidad”.

Entonces uno entiende por qué Palacio sigue ahí y por qué ocho años no son suficientes.

Sin categoría

“Hay cosas que no se dicen por cobardía”

16 Feb , 2010  

Por: Ricardo Abdahllah / París
Plantú’, el caricaturista principal de ‘Le Monde’ visita Colombia para hablar de su oficio y debatir con los lectores. En entrevista con El Espectador dijo que conoce muy bien el trabajo de Vladdo. Jean Plantúreux, Plantú para sus amigos y para el resto del mundo, trabaja rodeado de caricaturas. (Vía Pnud)
En su oficina del diario Le Monde, para el cual ha dibujado desde hace 37 años hay, además de dulces de jengibre, réplicas a tamaño real de varios de los dibujos que le han hecho merecedor de la reputación de temerario. Un día dibujó al entonces ministro Nicolás Sarkozy con una mosca volando alrededor de su cabeza, un animal que en sus dibujos solía caracterizar a Jean-Marie Le Pen, jefe del partido de extrema derecha Frente Nacional. A la mañana siguiente un mensajero le trajo una carta personal de Sarkozy donde, luego de elogiar su trabajo, le pedía que no lo relacionara con las ideas racistas de aquel personaje.

La siguiente vez que Plantú dibujó a Sarkozy le puso tres moscas alrededor. “Sarkozy es menos malo que Le Pen, pero ya que buscaba seducir a los electores del FN, hice mi trabajo dibujándolo como Le Pen”.

Este caricaturista, uno de los más famosos de Francia será uno de los participantes del Foro Internacional de Caricaturistas para la Paz, que comienza mañana en Bogotá. Para Plantú “el dibujo de prensa es un verdadero barómetro de la libertad de expresión”.

¿Es Francia un paraíso para la libertad de expresión?

Decir que prefiero trabajar aquí que en Teherán o Corea del Norte no quiere decir que aquí damos ejemplo. Somos un país donde se pueden decir muchas cosas, pero no todas. La vejez, por ejemplo, es un tabú.

Eso a nivel social, ¿hay tabúes a nivel político?

En Le Monde y en L’Express jamás me han dicho: “No toque a este personaje” o “no se meta con este grupo económico”. Sé que en otros diarios han existido presiones que no vienen del personaje caricaturizado, sino de los mandos medios que piensan “si publicamos eso, vamos a tener problemas”. El resultado es que hay cosas que no se dicen, no por censura sino por cobardía.

Uno de sus colegas, Siné, fue despedido del periódico ‘Charlie Expo’ por una caricatura donde comentaba el matrimonio del hijo del presidente con una heredera judía diciendo: “Va a llegar lejos este muchacho”.

Es uno de los tres fatuas (pronunciamientos islámicos) contra la caricatura en los últimos tiempos. Yo le hubiera aconsejado no hacerlo, pero de ahí a tratarlo de antisemita, despedirlo y abrirle un proceso hay una distancia enorme.

Imagino que otro de los fatuas de los que habla fue uno literal, el que se decretó contra los caricaturistas daneses que dibujaron a Mahoma.

Cuando estalló el escándalo me hice muchas preguntas. Como artista tengo la libertad de hacer lo que se me dé la gana, pero como periodista habría estado obligado a considerar si era importante caricaturizar a Mahoma en ese momento. Para nosotros el problema no es Mahoma, sino los barbudos fanáticos que tiranizan a sus pueblos o esclavizan a la mujer en su nombre. En todo caso yo no las hubiera publicado si hubiera sabido que las consecuencias incluirían decenas de muertos.

¿Y el tercer fatua tuvo que ver con un barquito?

Un día decidí reinterpretar la parábola de la multiplicación de los peces y dibujé a Jesús en un bote repartiendo preservativos a los africanos. Entonces, recibimos tres mil correos de rechazo a Le Monde. Fue una reacción organizada que incluía amenazas de muerte. Sé que el riesgo que corro es nada comparado con lo que puede pasarle a un caricaturista chino o argelino, aunque llegaron a “matarme” en mi biografía de Wikipedia. Con esa reacción exagerada me di cuenta de que ahora los caricaturistas estamos limitados por tres religiones. Es por eso que se creó Cartooning for Peace “Dibujos por la paz”, una asociación que reúne a más de 70 dibujantes del mundo para promover el dibujo de prensa y la caricatura como medio de expresión y de comunicación al servicio de la tolerancia y la paz.

Sin categoría

El cierre de Cambio

14 Feb , 2010  

Publicamos aquí algunas reacciones, artículos y pronunciamientos en torno al abrupto cierre de la revista Cambio.

Indignación por cierre de revista Cambio
Por Hernando Salazar
BBC Mundo, Colombia

.

El cierre de la revista colombiana Cambio –anunciado inesperadamente hace pocos días por la Casa Editorial El Tiempo- se anticipó tres semanas, produjo indignación entre los periodistas y avivó el debate sobre la libertad de prensa en este país andino.

Algunos observadores señalan que la decisión podría tener relación con el hecho de que Cambio era un medio crítico con el gobierno del presidente Álvaro Uribe y a que la medida se adoptó en vísperas de un proceso electoral y de la adjudicación de un canal de televisión por parte del Estado, en un concurso en el que compite la Casa Editorial El Tiempo.

El Tiempo es el diaro más importante de Colombia, sufrió los rigores de la censura bajo el régimen militar del general Gustavo Rojas Pinilla (1954-1957) e incluso dejó de circular en esa época.

clic Lea también: Polémica por despido de columnista de El Tiempo

En la actualidad la Casa Editorial El Tiempo es controlada por el grupo Planeta y la familia Santos, de la que hacen parte el vicepresidente Francisco Santos y el ex ministro Juan Manuel Santos, mantiene un importante paquete accionario.
Críticas

La semana pasada, el presidente de la Casa Editorial, Luis Fernando Santos, anunció que la revista Cambio –fundada en 1994- dejaría de ser semanal, pasaría a ocuparse de temas más livianos y que su cúpula sería relevada.

“El modelo de negocio de las revistas informativas está en crisis en todas partes del mundo. Cambio no es la excepción, más aún al no ser líder en el mercado. Se decidió replantear el modelo por una publicación más de nicho, más enfocado a una audiencia diferente”, explicó.

No fuimos idiotas útiles ni del poder político ni del poder privado

María Elvira Samper, editora general, despedida el martes

El anuncio fue ampliamente criticado en los medios. Uno de los columnistas más leídos del país, Antonio Caballero, de la revista Semana, elogió la revista por “valiente, informada e inteligente. Y , en consecuencia, incómoda para el poder”.

No obstante la decisión, se había acordado que el director de la revista, Rodrigo Pardo, y la editora general, María Elvira Samper, trabajarían hasta finales de febrero, pero este lunes fueron notificados que debían dejar sus cargos inmediatamente y suspender la edición que estaban preparando.

clic Opine: ¿Libertad de expresión en jaque?

Ante el anuncio, Pardo y Samper fueron despedidos en medio de una salva de aplausos por decenas de periodistas y empleados de la Casa editorial El Tiempo, que improvisaron una calle de honor.

“Hubo besos, abrazos y lágrimas”, le dijo una periodista del diario El Tiempo a BBC Mundo.

Y añadió: “Estamos muy tristes por el mensaje que significa el cierre de la revista para el periodismo colombiano”.

“Creo que somos las únicas personas que hemos sido botadas (despedidas) dos veces del mismo sitio”, relató, por su parte, María Elvira Samper, editora general.
Rodrigo Pardo, ex canciller y director de Cambio

El director, Rodrigo Pardo, y la editora iban a seguir en sus cargos hasta fin de mes, pero este martes les dijeron que debían salir.

Samper defendió su trabajo y dijo que “no fuimos idiotas útiles ni del poder político ni del poder privado”.

Cambio había descubierto escándalos como el del otorgamiento de millonarios subsidios agrícolas a grandes empresarios.

“Era una piedra en el zapato, porque estaba destapando cosas muy feas del gobierno”, le dijo a BBC Mundo la periodista Patricia Lara, primera propietaria de Cambio junto al español Juan Tomás de Salas.

Algunos críticos de medios, como Mario Morales, director de periodismo de la Universidad Javeriana de Bogotá, creen que los cambios en la revista “van en contravía del concepto de ciudadanía y del derecho que tiene la gente a recibir ese tipo de contenidos”.

“(La decisión) es una censura velada que le quita a la audiencia la oportunidad de tener información de calidad que estaba dando la revista”, declara Morales a BBC Mundo.

Javier Darío Restrepo, maestro de ética de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, le dijo a BBC Mundo que “es preocupante que la línea editorial tenga que seguir los intereses comerciales de los empresarios y que esa línea se esté dictando de acuerdo con los intereses del régimen”.

Y mientras María Elvira Samper lamenta que la prensa deje de ser el “perro guardián del poder”, el presidente de la junta directiva de la Fundación para la Libertad de Prensa, Ignacio Gómez, señala que la decisión sobre Cambio revela “una relación incestuosa entre el poder político y los medios de comunicación”.

No dudo que muchas personas dirán que lo de Cambio fue para darle contentillo al Gobierno. No tiene nada que ver. Sencillamente el modelo del producto no funcionó

Luis Fernando Santos, presidente de Casa Editorial El Tiempo

Pero Luis Fernando Santos insiste en que todo obedeció a razones económicas.

“No dudo que muchas personas dirán que lo de Cambio fue para darle contentillo al Gobierno. No tiene nada que ver. Sencillamente el modelo del producto no funcionó”, declaró en una entrevista publicada por el diario El Tiempo.

Sin embargo, Javier Darío Restrepo lamenta que las lógicas comerciales y económicas y comerciales terminen por imponerse sobre el servicio que los medios de comunicación deben prestarle a la sociedad.

La salida inesperada de los directivos se produjo en vísperas del día del periodista, que se celebra el 9 de febrero en Colombia y opacó la celebración, aunque la buena noticia corrió por cuenta de la absolución del columnista Alfredo Molano, del diario El Espectador, que estaba siendo juzgado por injuria.
——–

Denuncian que el cierre de la revista Cambio de Colombia obedeció a un plan de autocensura

La Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) manifestó su preocupación por el cierre de la revista colombiana Cambio, anunciado el pasado 3 de febrero por la Casa Editorial El Tiempo. Aunque la decisión, según explicó el grupo mediático, se debió a motivos económicos, los directores de la publicación semanal señalaron que las verdaderas razones de la clausura estuvieron relacionadas con la línea editorial. El director de la publicación, Rodrigo Pardo, aseguró que la decisión se debió a las fuertes denuncias de corrupción que en varias ocasiones habían afectado a funcionarios del Gobierno. “Resultaría más grave aún que la revista Cambio haya sido cerrada por los contenidos periodísticos que emitía y que, como lo denuncian sus directivos, se haya impedido la próxima edición por los temas que iban a ser publicados”, señala la Flip. Otra de las razones que esgrime la organización para sospechar por los motivos de cierre es la abrupta culminación de actividades. Informaciónn con Medios Latinos publicada en los diarios El Nacional (Venezuela) y La República (Perú).

El Nacional (Venezuela).

Flip manifiesta preocupación por cierre de la revista colombiana Cambio

Aunque la Casa Editorial El Tiempo esgrimió razones económicas para justificar la clausura del medio, los directores de contenidos de la publicación afirmaron que la decisión se tomó por la línea editorial de denuncia que la caracterizaba

La Fundación para la Libertad de Prensa, Flip, envió este miércoles un comunicado para manifestar su preocupación por el cierre de la revista Cambio, de Colombia, anunciada el pasado 3 de febrero de este año por la Casa Editorial El Tiempo.
Aunque la decisión, según explicó el grupo mediático, se debió a motivos económicos, los directores de la publicación semanal, señalaron que las verdaderas razones de la clausura estuvieron relacionadas con la línea editorial.
Rodrigo Pardo, director de Cambio, y María Elvira Samper, editora general, manifestaron que la decisión se debió a las fuertes denuncias de corrupción que en varias ocasiones habían afectado a funcionarios del gobierno.
“Resultaría más grave aún, que la revista Cambio haya sido cerrada por los contenidos periodísticos que emitía y que, como lo denuncian sus directivos, se haya impedido la próxima edición por los temas que iban a ser publicados”, señala la misiva de la Flip.
Otra de las razones que esgrime la organización para sospechar por los motivos de cierre es la abrupta culminación de actividades.
Cuando se conoció el comunicado de la CEET, la casa editorial le notificó a Samper y Pardo que la revista culminaría labores a finales de febrero, por lo cual se debían realizar tres ediciones más.
Sin embargo, Samper informó a la Flip que cinco días después, los directivos cambiaron su decisión y anunciaron que la revista iba hasta esa semana y no circularía la edición que iba a salir el próximo jueves 11 de febrero.
La nueva decisión, dijo la editora, se debió a que el siguiente número de Cambio iba a estar dedicado al cierre de la revista y tendría varios artículos en los que trataban de evidenciar que había sido una decisión fundamentada en los contenidos periodísitcos.

http://www.el-nacional.com/www/site/p_contenido.php?q=nodo/122176/Medios%20bajo%20ataque/Flip-manifiesta-preocupaci%C3%B3n-por-cierre-de-la-revista-colombiana-Cambio

La República (Perú).

Cierran la revista Cambio

Indignación en colombia. era crítica al gobierno. Propietarios aducen la crisis, pero los periodistas aseguran que hay presiones e intereses personales.

El cierre de la revista colombiana Cambio –anunciado inesperadamente hace pocos días por la Casa Editorial El Tiempo– produjo indignación entre los periodistas y avivó el debate sobre la libertad de prensa en Colombia.
Algunos observadores señalan que la decisión podría tener relación con el hecho de que Cambio era un medio crítico con el gobierno de Álvaro Uribe y a que la medida se adoptó en vísperas de un proceso electoral y de la adjudicación de un canal de TV por parte del Estado, en un concurso en el que compite la Casa Editorial El Tiempo.
El Tiempo es el diario más importante de Colombia, sufrió los rigores de la censura bajo el régimen militar del general Gustavo Rojas Pinilla (1954-1957) e incluso dejó de circular en esa época.
En la actualidad, la Casa Editorial El Tiempo es controlada por el grupo Planeta y la familia Santos, de la que hacen parte el vicepresidente Francisco Santos y el ex ministro Juan Manuel Santos, mantiene un paquete accionario.
La semana pasada, el presidente de la Casa Editorial, Luis Fernando Santos, anunció que la revista Cambio –fundada en 1994– dejaría de ser semanal, pasaría a ocuparse de temas más livianos y que su cúpula sería relevada.
“El modelo de negocio de las revistas informativas está en crisis en todas partes del mundo. Cambio no es la excepción, más aún al no ser líder en el mercado. Se decidió replantear el modelo por una publicación más de nicho enfocado a una audiencia diferente”, explicó.
El anuncio fue criticado en los medios. Uno de los columnistas más leídos del país, Antonio Caballero, de la revista Semana, elogió la revista por “valiente, informada e inteligente. Y , en consecuencia, incómoda para el poder”.

El dato

¿Feliz día?. Cambio había descubierto escándalos, como el otorgamiento de millonarios subsidios agrícolas a grandes empresarios. “Era una piedra en el zapato, porque estaba destapando cosas muy feas del gobierno”, dijo la periodista Patricia Lara, primera propietaria de Cambio junto al español Juan Tomás de Salas. La noticia se produjo en vísperas del Día del Periodista en Colombia.

http://www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20100211/16/node/249391/todos/10

———

‘Cambio’ radical
Por Maria Jimena Duzán
El periodismo que investiga, que hace preguntas y no se somete, es una amenaza para el Estado de Opinión que nos quieren imponer
Quien sepa de política y conozca la ambición de poder de Juan Manuel Santos sabe que esa pos de ferviente partidario de la re-reelección del presidente Uribe con que reapareció esta semana en Palacio es una farsa mediática y que en la penumbra de las mesas de póquer, que es donde él realmente se siente a gusto, debe estar cruzando los dedos para que la Corte Constitucional acoja la ponencia negativa presentada por el magistrado Sierra Porto. Pero no sólo está mintiendo Juan Manuel Santos. También lo hace su hermano Luis Fernando, cuando en representación de El Tiempo, sale a decir a los medios que el cierre de la revista Cambio se debió a que el semanario estaba dando pérdidas. Y que como ellos no eran ninguna hermanita de la caridad, habían tenido que tomar esa difícil decisión con la cabeza y no con el corazón.

Quienes trabajamos en los medios de comunicación sabemos que las razones que pesaron no fueron no sólo las económicas y que el cierre de Cambio tuvo que ver más con los callos que pisaron sus investigaciones periodísticas y sus denuncias que con la falta de pauta. Y que la salida estrepitosa de Rodrigo Pardo y de María Elvira Samper de la planta de El Tiempo tuvo que ver con el hecho de que se trataba de dos plumas independientes y serias que no se ajustaban a los nuevos estándares de periodismo impuestos por el Grupo Planeta, más interesado en darles gusto a las audiencias –“oír la voz del pueblo” se diría desde el estado de opinión– que en ejercer un periodismo basado en la búsqueda de la verdad.

Lo único cierto en medio de tantas mentiras es que el periodismo independiente que se hizo desde la revista Cambio nunca les gustó ni a los Santos ni a los españoles. Juan Manuel llegó a tildar a la revista de “idiota útil de las Farc”, por cuenta de una carátula en la que la Fundación Arco Iris hacía un balance crítico sobre la seguridad democrática. José Obdulio Gaviria, cuya cercanía con Uribe es hoy tan estrecha como la que tiene con el Grupo Planeta, tenía desde hace rato entre ojos la labor periodística que ejercía Rodrigo Pardo como director de Cambio. En sus columnas, que yo leo como si fueran una bola de cristal porque nos predicen desde lo que va a ocurrir en el seno del uribismo hasta cuál va a ser el próximo periodista o columnista que va a salir del periódico como pepa de guama, José Obdulio había graduado al director de Cambio como jefe de la Bigornia –que, dicho en lenguaje coloquial, vendría a ser como el jefe de la cuadrilla de facinerosos–; una entelequia que él se inventó para tratar de desvirtuar los pocos medios que en este país todavía dedican sus esfuerzos a investigar y a exponer los abusos de poder que se cometen.

Hoy José Obdulio debe estar frotándose las manos, contento de su triunfo y satisfecho de haber podido entregarles en bandeja de plata la cabeza del jefe de la bigornia a sus superiores. Al igual que lo debe estar Juan Manuel Santos, quien ya no va a tener el pereque de lidiar con una revista que nunca se dejó intimidar por su nombre ni por su apellido, investigando si los falsos positivos fueron o no una política sistemática, o destapando nuevos episodios de escándalos como el de Agro Ingreso Seguro; una denuncia que tiene en aprietos a su pupilo Andrés Felipe Arias, con quien Juan Manuel Santos anda tramando la toma del Partido Conservador por vías non sanctas.

Otros que deben estar de plácemes con el cierre de Cambio son los españoles dueños de El Tiempo. Queda claro que a ellos no les interesa que sus medios anden hurgando por ahí como roedores buscando escándalos debajo de las piedras cuando está de por medio su aspiración de ser el adjudicatario del tercer canal. Queda claro también que el periodismo que ellos quieren imponer es el que piden las audiencias. Hace tres años, en una entrevista que concedió a El Tiempo José Manuel Lara, dueño del Grupo Planeta, dejó muy claro que su concepto de periodismo era lo más parecido al Estado de opinión de Uribe: “Hoy el editor es aquel que va a preguntarle a la gente que quiere leer y después busca al especialista serio que lo haga”, dijo en esa oportunidad. En otras palabras, que el periodista debe escribir sobre lo que el pueblo quiere oír y no sobre los hechos que se producen.

Mientras todos ellos festejan su victoria, el periodismo y la democracia colombiana reciben uno de los golpes más duros en su historia reciente. Con el cierre de Cambio no sólo se acalla una voz que estaba desnudando verdades que han empezado a minar la popularidad del presidente Uribe. También se pone de presente que el periodismo que investiga, que hace preguntas y que no se somete a escribir lo que quieren las audiencias es una amenaza para el Estado de opinión que nos quieren imponer. Muchos dirán que eso no es censura, ¿será que es autocensura?

MEDIOS Y PODERr
Por: Arlene B. Tickner
El insólito cierre —por su forma y su fondo— de la revista Cambio invita a una reflexión más amplia sobre las implicaciones políticas de la concentración de la propiedad de los medios de comunicación alrededor del mundo. (Publica El EspectadorpUBLICA eL eSPECTADOR)
En la década de los ochenta éstos sufrieron una profunda transformación a raíz de la globalización neoliberal y la desregulación de las fuerzas del mercado, consistente en la expansión, la diversificación y la internacionalización, y el uso de las fusiones y adquisiciones como vehículo para consolidar ganancias y reducir el riesgo. En el caso de Estados Unidos, mientras que en 1983 unas 50 compañías eran dueñas de la mayoría de los medios masivos, para 1990 esta cifra se había reducido a 23, descendiendo a tan sólo 5 en 2004.

Los “carteles mediáticos” resultantes de este proceso —que se han convertido en el modelo dominante de organización de los medios en el mundo— se caracterizan por el lucro como objetivo principal, con lo cual todo, incluyendo el periodismo, debe ser entretenido; la integración vertical y horizontal, es decir, el control sobre la totalidad de la cadena productiva de múltiples industrias culturales (editoriales, cine, radio, prensa, TV, cable, internet) que antes eran separadas; y la concentración de la propiedad.

A pesar de que los medios han sido descritos como una fuerza democratizadora dentro de la sociedad en tanto defensores de la libertad de expresión, la transparencia y el interés público, su cartelización distorsiona la democracia de múltiples formas, comenzando por el hecho de que la concentración del poder privado sobre ellos reduce su independencia, así como la existencia de distintas lecturas sobre la realidad. Con el agravante de que lo que se presenta como noticia o no, y la forma de presentarla, depende de la doble necesidad de entretener y seducir al público y de no ofender a los intereses corporativos —de cuya publicidad viven los medios— ni a los gobiernos que patrocinan a estos últimos.

La afirmación de que los dueños de los medios hacen política, no sólo ganancias, se ilustra con un caso aberrante pero representativo de esta tendencia. El de Silvio Berlusconi. El primer ministro italiano no sólo llegó al poder gracias a su dominio sobre un imperio mediático masivo, sino que una vez allí, impuso una fórmula noticiosa que toda cadena estatal de TV debía seguir, en la cual el punto de vista del Gobierno se privilegiaba. Con el resultado de que, además de socavar la objetividad y la autonomía de los medios en Italia, Berlusconi logró ocupar un 50% del tiempo al aire de las cadenas estatales, versus un 20% para la oposición.

En resumen, el poder económico y político a disposición de los dueños de los medios de comunicación se ejerce sesgadamente, como el de cualquier otra empresa, en función de sus intereses y los de sus patrocinadores. Aunque consumidores, accionistas menores y periodistas pueden limitar ese poder mediante la creación de pequeños nichos “críticos”, no controlan su rumbo general.

Lo cual nos trae al caso de Cambio, que ocupaba este importante papel dentro de la CEET. Sería ingenuo desconocer que Planeta, como cualquier cartel mediático, también hace política para asegurar sus ganancias. ¡Pero a qué costo para la democracia!

—-
Mordaza planetaria
Por: Aura Lucía Mera
LAS RAZONES DADAS POR LA CASA Editorial El Tiempo, léase Planeta, en torno a la clausura de la revista Cambio no se las cree ni el más subdotado de los lectores. (Publica El Espectador)

Personalmente creo que es no solamente una vergüenza para el periodismo colombiano, sino un precedente gravísimo y de impredecibles repercusiones esta “cerrada” súbita y fuera de contexto de una de las pocas revistas independientes y serias con que contábamos los lectores nacionales. Queda Semana. Ojalá no sucumba ante este régimen, cada vez más facho, opusdeisiano, retrógrado y dictatorial.

La verdad monda y lironda, y no hay que ser un genio para saberlo, es que tanto María Elvira Samper como Rodrigo Pardo resultaban demasiado incómodos para los dueños del balón, léase El Tiempo con José Obdulio a la cabeza y el Grupo Planeta de ultraderecha y arrodillado a los caprichos del Ubérrimo y compañía, para lograr la fruta deseada: el tercer canal de televisión. Es una vergüenza que un país que hasta hace poco se ufanaba de sus libertades democráticas, entre ellas la más sagrada de todas como la libertad de expresión, se permita, ante la indiferencia general, capar, por decirlo de forma suave, a dos de sus periodistas más importantes. Importantes por su independencia de opinión, por su valor al destapar ollas podridas, por su integridad y profesionalidad en este oficio donde muchos son solamente sacamicas del gobierno de turno y no se atreven a tener una idea, y si la tienen jamás la escriben por pavor a que les muevan el asiento.

Cambio destapó los escándalos de Uribito y sus secuaces cuando ejercían en el Ministerio de Agricultura. Destapó las andanzas grotescas del hermano del Ministro del Interior. Destapó las componendas tras la entrega de bases colombianas a Norteamérica. Cada jueves el equipo periodístico armado de coraje y sin temores nos entregaba noticias que iban más allá de lo convencional y ayudaban a destapar entuertos y a estar alertas en este carrusel de corrupción y maniobras inconfesables en el que nos hemos acostumbrado a vivir.

Es mentira que “la verdad os hará libres”. Aquí en Colombia decir la verdad tiene un precio muy alto. Muchos periodistas mueren, otros callan o se exilian porque sus familias corren peligro. Otros se ven arrojados al asfalto porque de un momento a otro los intereses creados de sus propietarios son más poderosos que todo, y la ley del silencio o la alcahuetería se imponen por encima de cualquier opinión. La mordaza, en este caso Planetaria, ha sentado sus garras en nuestro país.

Me gustaría saber, simplemente por mera curiosidad, sin ánimo de polémica, sin pensamientos atravesados ni oscuras intenciones, me gustaría saber si periodistas de la talla de Daniel Samper, Roberto Pombo, Enrique Santos, que siempre se han considerado defensores a rajatabla de la libertad de expresión, se van a pronunciar ante este atropello, van a sentar su voz de protesta, o se van a quedar sentados en sus cubículos haciéndoles la reverencia a los nuevos dueños del poder. Me gustaría saber. No más. Para saber de una vez por todas quiénes somos, cuántos somos, en qué estamos y cuántos quedamos. Mera curiosidad. Ojalá Tomás Eloy Martínez todavía no se haya enterado de este atropello en su nueva dimensión. Se revolcaría del dolor.

Sin categoría

Sugerencias para salvar a la prensa de papel

14 Feb , 2010  

Por Pedro Fernández Barbadillo. (Periodista Latino).¡Salvemos la prensa de papel de pago! Es imprescindible para los políticos, los ecologistas, los funcionarios, los jubilados y los parroquianos de los bares.

La Asociación Española de Diarios Españoles quiere que el Gobierno socialista le dé nuestro dinero para salvar la prensa de papel de pago… y los sueldos de los directivos. Bueno, pensarán estos ejecutivos, si hay pasta para los bancos, la SGAE y los titiriteros, ¿por qué no va haberla para los periódicos no catalanes, que los catalanes ya las tienen?

He aquí unas sugerencias que ofrezco gratis:

-Volver a editar el BOE en papel y encartarlo en todos los periódicos. En algunos casos, no se notaría la diferencia.

-Un Plan E para la prensa: los ayuntamientos compran ejemplares que reparten entre los vecinos.

-Hacer obligatorias las suscripciones a todos los alumnos que asistan a Educación para la Ciudadanía.

-Alianza entre el cine español y la prensa: con la compra de una entrada de cine, un periódico, y con la compra de un periódico, una entrada de cine.

-Poner una casilla en el IRPF para destinar a los editores un 0,7% de la cuota del contribuyente.

-Los inmigrantes extracomunitarios deben llevar su documento de residencia y una suscrpición a un periódico para no sex expulsados.

-Y la mejor: prohibir Internet.

(Hay otras propuestas, como hacer periódicos independientes de los poderosos; contar con periodistas bien pagados que busquen noticias y no corten y peguen teletipos; dar análisis de las noticias, en vez de entresacar declaraciones o colar opiniones propias; sustituir a los viejos columnistas por menores de 60 años; abrir sus páginas a opiniones diferentes sobre asuntos como el cambio climático. Pero ponerlas en práctica es muy cansado y caro, y encima te trae problemas.)

LECTURA RECOMENDADA

Lo vituperable:

cuando llega el momento de apoyar a musulmanes (por lo general, mujeres) para que, simplemente, puedan vivir como nosotros, empieza el escaqueo: no me traigas problemas, eres conflictivo/a por pretender escaparte del gueto físico y moral que te impone tu cuadrilla, un mal ejemplo, en fin, y si ellos dicen que lo tuyo es vituperable, sus razones tendrán.

Sin categoría

Donde el periodista enfrenta presión y acoso, una organización defensora viene al rescate

12 Feb , 2010  

Cuando Lara Logan, corresponsal internacional de la cadena CBS, conoció a Jehad Ali, camarógrafo del canal de televisión estatal de Irak en el 2007, Ali acababa de ser herido por militantes de Al Qaeda. Logan quiso ayudarlo. (fuente: Ijnet)

Entonces se contactó con la organización internacional Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) y en poco tiempo Ali se encontró en Estados Unidos para una operación que rehabilitaría su pierna. La organización CPJ —según escribió Ali en un artículo— “no sólo ofreció ayuda económica, sino también apoyo moral”.

“Trabajamos con Lara para reunir algunos fondos y traer a Ali a Estados Unidos”, expresó Joel Simon, director ejecutivo de la CPJ. Con su salud ahora “casi cien por ciento restablecida”, Ali partió el mes pasado a Beirut, Líbano, donde buscará trabajo de camarógrafo.

Por más de 30 años, desde que un grupo de corresponsales extranjeros de EE.UU. formó la CPJ, la organización ha colaborado a cientos de periodistas como Ali, especialmente a quienes trabajan en zonas peligrosas y lugares represivos, manifestó Simon. “Queremos garantizar que los periodistas en todo el mundo pueden trabajar libremente y sin miedo”, dijo en una entrevista con IJNet. El sitio Web de la CPJ contiene información actual de casos en que periodistas enfrentan represión y hostilidad.

IJNet conversó con Simon acerca del trabajo que realiza la CPJ, su posición frente a la seguridad de los periodistas y el clima en el que se encuentra el periodismo al inicio del 2010.

IJNet: ¿Qué tipo de dificultades enfrentan los periodistas hoy en día?
Simon: Creo que la situación para los periodistas está cada vez más difícil. Si el periodista trabaja en un lugar donde tal vez no existen problemas de seguridad, posiblemente esté enfrentando una economía inestable, esto hace más difícil la práctica del periodismo. Pero la situación es más precaria en lugares donde los periodistas corren peligro de muerte o encarcelamiento solamente por reportar. Hasta el momento 150 periodistas y profesionales de medios han muerto cubriendo la guerra en Irak. Por suerte esto ha disminuido en los dos últimos años, pero en general es inaudita la cantidad de muertes. Y ahora hay muchos países que se están volviendo extremadamente peligrosos para la prensa. En países como México y Rusia los periodistas enfrentan a diario peligros extremos e incluso la muerte.

IJNet: ¿Cuáles son las vías que usa la CPJ para ayudar a periodistas que están en peligro?
S: La CPJ está compuesta de periodistas. Pensamos como periodistas, actuamos como periodistas. Cuando nos enteramos de algún ataque a periodistas, respondemos como tales. Queremos saber la verdad de lo sucedido. Queremos documentar. Queremos saber los detalles. No queremos saltar a conclusiones, por eso tenemos contactos en todo el mundo. Tenemos fuentes, como cualquier buen periodista. También tenemos gente trabajando en algunos casos desde el lugar de los hechos, entonces informamos sobre estos casos y si vamos a estar hablando del problema tenemos que asegurarnos de conocer los hechos. Ese es el primer paso. Una vez que contamos con esa información hay varias cosas que hacemos para llamar la atención. Primero, publicamos notas de prensa, llegamos a periodistas, tratamos de captar la atención de los medios, pero también tratamos de contactarnos directamente con los gobiernos para que conozcan nuestras preocupaciones. También elaboramos informes especiales, informes detallados que documentan ciertos patrones de abuso. Viajamos a los países en cuestión. Nos entrevistamos con funcionarios de gobierno. Y ofrecemos asistencia a periodistas que tuvieron que huir de sus países debido a persecuciones y se establecieron en otros lugares.

IJNet: ¿Cómo pueden contactarse los periodistas con la CPJ?
S: Los periodistas pueden contactarnos directamente. Pueden ir al sitio de Web de la organización (www.cpj.org), donde encontrarán la información necesaria. En nuestro personal seguro habrá alguien que hable su idioma.

Algunas veces nos enteramos de casos porque el periodista entra en contacto con organizaciones locales en su país y éstas nos avisan de las amenazas contra sus colegas y buscan nuestra ayuda. También monitoreamos a la prensa y a los sitios Web, e investigamos y documentamos los ataques contra periodistas en todo el mundo. Los periodistas que reciben amenazas deberían contactarnos, aunque también nosotros podríamos contactarlos.

IJNet: ¿Cuál es la situación que enfrentan actualmente los periodistas en Haití?
S: Tenemos una relación de años con los periodistas haitianos. En los últimos días hemos podido contactar a algunos. Cada uno tiene una historia personal de horror. Sus casas se destruyeron, algunos perdieron familiares, otros no perdieron a nadie pero igualmente se ven afectados. Lo terrible además es que no pueden trabajar debido a la inestabilidad de sus circunstancias personales y al daño de la infraestructura de los medios, es decir las estaciones de radio y sus transmisores. La información puede salvar vidas en un ambiente donde la gente no sabe cómo conseguir comida, ayuda médica, pero hay mucho rumor. En estos momentos es cuando más información necesita la gente de Haití, pero la prensa no está funcionando.

IJNet: ¿Qué consejo les da a los periodistas que cubren desastres?
S: Son muchos los desafíos cuando se cubre situaciones como el terremoto en Haití. Los periodistas tienen la responsabilidad de contar con los suministros y la logística necesarios para cubrir situaciones similares. Queda claro que no se quiere ser una carga. Una vez allí se usarán todos los recursos. La gasolina o el agua o la comida pueden escasear y si se está yendo a reportar es mejor asegurarse de que uno cuenta con los recursos para hacer el trabajo; es una gran responsabilidad cuando se trabaja en zonas de desastre. Obviamente me parece muy importante que allá estén periodistas.

Otro consejo es que si el periodista está en una situación similar, y en particular como la de Haití, donde la presencia del gobierno es sumamente limitada, la seguridad pública no existe. La gente se encuentra desesperada. Si se juntan ambas cosas, un ambiente que parece seguro se puede volver muy peligroso en un minuto. No hemos visto incidentes que tengan que ver con periodistas, de los que yo tenga conocimiento, pero es posible que los veamos. Los periodistas que cubren este tipo de escenarios tienden a preocuparse sólo en la seguridad [pública], pero tendrán suficiente comida, agua, podrán resguardarse. También hay que ser cautelosos en cuanto a la propia seguridad. Es un tema al que hay que poner atención en estas circunstancias.

IJNet: ¿Qué tan importante es tener una presencia de medios internacionales en Haití?
S: Realmente espero que los medios haitianos se repongan y funcionen pronto, porque no ofrecen información o tienen muy poca información. Sin embargo, la presencia de los medios internacionales también es vital. Son éstos los que están sacando a la luz las deficiencias. Están captando la atención internacional. Están generando más recursos y la atención que se necesita. He visto reportajes excelentes. Algunos son emocionales, pero eso es inevitable en estas circunstancias. ¿Quién no respondería a lo que se ve allí?

IJNet: ¿Cuál es la situación que enfrentan los periodistas este año?
S: Cada año, la CPJ publica un censo mundial de los periodistas que están en prisión y este año, la mitad de los 136 periodistas que están en la cárcel trabajan en medios en línea. Se ha duplicado el número de periodistas independientes en prisión. Las categorías de periodistas digitales e independientes van en aumento y es probable que continúen en aumento. La razón es que el periodismo se lo realiza en línea. Esa es la naturaleza del periodismo en estos tiempos. La otra razón es que es más difícil controlar a los periodistas en línea, que por lo general trabajan independientemente. Entonces los gobiernos, que tal vez podrían usar publicidad, ejercen presión sobre la prensa escrita, la radio y la televisión y otras estrategias con el fin de intimidar a los medios institucionales. Estos medios [en línea] se están poniendo cada vez más influyentes y teniendo mayor impacto en la población y la gente. Esta es la dinámica que vemos en Irán, donde se ve que encarcelan más y más a periodistas que trabajan en línea.

Nuestra visión, sin importar el tipo de periodismo, ya sea impreso, radio, televisión o en línea, ya que todo se está cubriendo en línea, es mantener la libertad del Internet como un medio para el periodismo crítico. La CPJ también cumple el papel de defender a los medios, defender al periodista que es perseguido por su trabajo en línea, pero también defender el medio como tal y garantizar que el Internet se mantenga viable, abierto y libre para la difusión de noticias e información.

Para saber más sobre la organización CPJ visite www.cpj.org.

Sin categoría

¿Tiene futuro la prensa escrita en Colombia?

10 Feb , 2010  

Con el tema central del cierre de la Revista Cambio, la presencia de su exdirector y ex editora, así como de quienes tienen a su cargo los principales periódicos y revistas del país, se lleva a cabo este jueves 11 de febrero el foro acerca de los retos de la prensa escrita en el futuro inmediato.
Junto a Rodrigo Pardo y María Elvira Samper intervendrán Nora Sanín, directora de Andiarios, María Jimena Duzán, Alberto Abello, director de El Nuevo Siglo, Fernando Quijano, director de La República y Jorge Cardona. editor de El Espectador.
Al evento que se reliza a las 6pm en la transv 4 42-00 (Universidad Javeriana) invitan la FLIP, Avina, FNPI, MPP, PPP, Consejo de Redacción, PEP y Facultad de Comunicación de la PUJ.

Sin categoría

Premios para periodistas en el día del periodista

10 Feb , 2010  

Los premios del Círculo de Periodistas de Bogotá 2010, “El Premio de los Periodistas para los Periodistas”, fueron otorgados anoche a lo mejor del periodismo colombiano publicado en prensa, radio, televisión, Internet y tesis de grado. (Fuente: Semana.com)

El jurado integrado por periodistas de la talla de Javier Darío Restrepo, Leopoldo Villar Borda, Hollman Morris, Ofelia Romero de Wills e Iván Darío Montoya, decidió que lo mejor del periodismo colombiano estaba en las regiones.

Los ganadores fueron:

– Mejor fotografía: Diana Sánchez de El Espectador. Por el trabajo ‘Pánico en Briceño’, en el que una persona tiene secuestrada a una familia en una casa.

– Mejor trabajo en prensa escrita: Edison Duván Ávalos. Testimonio de Nariño. Por el trabajo ‘La agonía del páramo’.

– Mejor trabajo de radio: Reinaldo Rueda. Por el programa ‘Trampa letal’ de la radio comunitaria betuliana F.M. stereo, de Santander.

– Nuevos medios: Terra.com. Por el trabajo ‘Los diarios de Jaime Garzón’.

– Mejor trabajo de cámara: Juan Carlos Rodriguez. Telemedellín. Por el trabajo Sainn Wayúu, una comunidad de La Guajira.

– Mejor trabajo periodístico de televisión: Séptimo Día. Por el trabajo ‘Batallas ganadas, guerras perdidas’.

– Mejor trabajo de tesis de grado: Equipo de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Por el trabajo: El efecto generado por el cambio del lenguaje impreso a digital en el periódico Vanguardia Liberal.

Yamid Amat, galardonado con el premio a Vida y Obra, ofreció su premio a Rodrigo Pardo, María Elvira Samper y a los reporteros de la Revista Cambio luego de que la semana pasada se anucniara su cierre.

También se pronunció sobre el cierre de la publicación la presidenta del Círculo de Periodistas, Sylvia Jaramillo, quien lamentó la decisión.

Los redactores José Manuel Reverón y Harold Abueta, de la revista Cambio, estuvieron nominados a mejor trabajo en prensa escrita por su trabajo ‘Operación Magdalena’, sobre Agro Ingreso Seguro.