El mundo del mago nombrón

Por: Mario Morales
Nada como este estado de duda e incertidumbre marca el legado del gobierno del presidente Uribe. Como si no fuera suficiente con su encrucijada, la elección del fiscal, la suerte jurídica del referendo, el destino de decenas de procesos claves por el relevo meritocrático de fiscales, el ambiente electoral enrarecido en 407 municipios (según mapa de MOE), hasta las encuestas, llamadas a leer los signos de los tiempos electorales, han terminado por contradecirse y por confundir. (Publica El Espectador)
O tal vez reflejan ese ambiente contaminado por la desconfianza que da lugar a la volatilidad en la opinión.

¿A qué le creemos? ¿A las encuestas del Centro Nacional de Consultoría, que en un lapso de 12 días muestran cómo las opciones de Juan Manuel Santos caen del 27 al 18%? ¿O a Datexco, que muestra su repunte del 7,89 al 12% luego de tres semanas?

¿Qué pensará Noemí? En un sondeo bajó en total 5,5% en favorabilidad y en otro aparece resucitada pisándole los talones a Santos y Fajardo.

¿Qué pensará Fajardo, que en todas las encuestas aparece como una foto fija? ¿O Petro, que en unas no pasa del 6% y en otras supera el 9%?

¿Qué pensarán los colombianos de sí mismos cuando ven que el 33% simpatiza con el Partido de la U? ¿Piensan como ellos, que han inundado de vallas el país (sólo hay que ver el aeropuerto de Rionegro) repitiendo que “retroceder no es una opción”?

¿Acaso saben que el Gobierno que respaldan es experto en recular, patrasiarse o devolverse sin siquiera sonrojarse? Basta citar los reversazos en la Emergencia Social, en la ley forestal, en la ley antimotos (y su cobro de peaje), en la propuesta de convertir en informantes a los estudiantes, en el apoyo al metro en Bogotá, en el TLC con Panamá…

Lo único cierto parece ser el rechazo a la reelección. El resto es confuso, ambiguo y ambivalente. Como en el juego pedagógico que hace posible el mundo del mago nombrón, donde las cosas son y no son. ¿Por eso lideran Santos, Fajardo y Noemí?

No es coincidencia que una de las pasiones escondidas de Uribe sea la magia (como cuenta Elenco) seguida de la de ponerle otros nombres a las cosas. ¿O es al revés?

Niegan que haya proyecto de ley para controlar Internet en Venezuela

Al paso de una denuncia de El Nacional —que aseguró que el gobierno tenía previsto sancionar una ley destinada a censurar Internet— el jefe de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Medios de Comunicación de la Asamblea Nacional, Manuel Villalba, desmintió que existan reformas que busquen regular la red en el país, reportó El Universal. (vía Knight center)

El diputado oficialista calificó de irresponsable la nota de El Nacional, plantea que un proyecto de Ley Orgánica de Telecomunicaciones pondría a discreción del gobierno el control de Internet y establecería un único punto de acceso único a la red, manejado por el Estado. “Absolutamente todos los mensajes deberán pasar por ese filtro estatal”, aseguró el periódico.

Recientemente, el presidente venezolano lanzó sus dardos contra Twitter y las redes sociales se han convertido en un nuevo frente en la batalla entre opositores y partidarios del gobierno chavista.

Sin embargo, a juicio del parlamentario los rumores sobre posibles restricciones a la web sólo buscan generar “temor en la población venezolana y hacer creer que el gobierno nacional anda buscando cercenar la libertad de expresión y pensamiento en este país”, añadió El Mundo.

Qué pasaría si los hombres escribieran las revistas femeninas

Las revistas femeninas asesoran a las mujeres sobre cómo vestir y cocinar -entre otras cosas- para complacer a los hombres. Bien… Por lo visto, este tipo de revistas carecen de todo lo que los hombres consideran necesario. No les importa cómo llevemos el pelo ni cómo son nuestros zapatos. Por eso la web CoolMaterial.com ha modificado varias revistas dirigidas a un público femenino -como Vogue, Cosmopolitan o Elle- adaptando los titulares de sus portadas a lo que los hombres quieren de verdad. (Fuente: Periodista Digital)
VOGUE

* El fútbol y el póker mejorarán tu relación. ¡Aprende cómo!
* Las posiciones en el sexo. Eso conseguirá que te ponga un anillo en el dedo.
* El arte perdido de las pajas

COSMOPOLITAN

* La ciencia valida la conexión entre el semen y una buena complexión
* Cuando hablamos de sexo nunca es suficiente

ELLE

* Victoria’s Secret no calienta a los hombres tanto como piensas
* Como conseguir tenerle caliente y entretenido y seguir teniendo dinero suficiente para beber

GOOD HOUSEKEEPING

* Aprende a cocinar como su madre
* ¡Ten tus propios hobbies! A los hombres les gusta
* Por qué tu chico necesita comprarse una tele nueva y tú no deberías decir nada al respecto

GLAMOUR

* Por qué él no te acepta como amiga en Facebook
* Tacones altos. Los únicos zapatos que necesitas

Cuando ocho años no son suficientes

Por: Mario Morales
No habrá descabezados. Ni por el fiasco de las obras de Transmilenio, ni por la emergencia social. Ni siquiera el Min-des-protección Social. Y no porque no lo merezca. Ha hecho tantos puntos como su impopular colega de Transporte, que si no los conociéramos, parecería que compiten para hacer mutis por el foro.A falta de idoneidad, no es su fidelidad (el valor más preciado en el régimen uribista) lo que los mantendrá sembrados en la foto que cederá el poder en agosto. (Publica El Espectador)
Palacio y Gallego no necesitan credenciales. Son la prueba reina de que el uribismo estuvo en el poder. Irse sería como negarse a sí mismos. Se caería la estantería.

Lo demuestra un suceso que narra la revista Semana. Cinco días después de firmados, el presidente Uribe se enteró en un avión rumbo a Suiza, y por boca de periodistas, del contenido de los decretos, merced al rechazo social a las medidas.

Entonces sí el Presidente se decidió a leer y a entender y luego a defender las tales medidas, en medio del ya cansón flak, como llama Chomsky a la estrategia del fuego antiaéreo para negar las afirmaciones que pasan por los medios, a través de los mismos medios.

Pero las cosas han cambiado. Esta vez no fue suficiente con la figura del mandatario en entrevistas solicitadas (con lo que de paso birlaba la imposibilidad de hacer una alocución), para detener el descontento general por la racha de errores y torpezas.

Derrotado, el mismo Uribe, el fin de semana pasado añadió una más. Pidió que se hundiera uno de los imposibles decretos, al tiempo que ingenuamente asumía la responsabilidad por esa ‘decisión’.

A cambio, y con cara contrita, espera que el país no le reclame su responsabilidad por el caos de la salud en estos siete años, por su desconocimiento del tema e improvisación, por haber nombrado o sostenido a Palacio o defender tercamente unas medidas indefensables. En fin, por olvidarse de lo fundamental.

No es de extrañar que cuando se conozcan los efectos en las encuestas, pida a la Corte hundir los decretos y asuma con estoicismo esa otra “responsabilidad”.

Entonces uno entiende por qué Palacio sigue ahí y por qué ocho años no son suficientes.

“Hay cosas que no se dicen por cobardía”

Por: Ricardo Abdahllah / París
Plantú’, el caricaturista principal de ‘Le Monde’ visita Colombia para hablar de su oficio y debatir con los lectores. En entrevista con El Espectador dijo que conoce muy bien el trabajo de Vladdo. Jean Plantúreux, Plantú para sus amigos y para el resto del mundo, trabaja rodeado de caricaturas. (Vía Pnud)
En su oficina del diario Le Monde, para el cual ha dibujado desde hace 37 años hay, además de dulces de jengibre, réplicas a tamaño real de varios de los dibujos que le han hecho merecedor de la reputación de temerario. Un día dibujó al entonces ministro Nicolás Sarkozy con una mosca volando alrededor de su cabeza, un animal que en sus dibujos solía caracterizar a Jean-Marie Le Pen, jefe del partido de extrema derecha Frente Nacional. A la mañana siguiente un mensajero le trajo una carta personal de Sarkozy donde, luego de elogiar su trabajo, le pedía que no lo relacionara con las ideas racistas de aquel personaje.

La siguiente vez que Plantú dibujó a Sarkozy le puso tres moscas alrededor. “Sarkozy es menos malo que Le Pen, pero ya que buscaba seducir a los electores del FN, hice mi trabajo dibujándolo como Le Pen”.

Este caricaturista, uno de los más famosos de Francia será uno de los participantes del Foro Internacional de Caricaturistas para la Paz, que comienza mañana en Bogotá. Para Plantú “el dibujo de prensa es un verdadero barómetro de la libertad de expresión”.

¿Es Francia un paraíso para la libertad de expresión?

Decir que prefiero trabajar aquí que en Teherán o Corea del Norte no quiere decir que aquí damos ejemplo. Somos un país donde se pueden decir muchas cosas, pero no todas. La vejez, por ejemplo, es un tabú.

Eso a nivel social, ¿hay tabúes a nivel político?

En Le Monde y en L’Express jamás me han dicho: “No toque a este personaje” o “no se meta con este grupo económico”. Sé que en otros diarios han existido presiones que no vienen del personaje caricaturizado, sino de los mandos medios que piensan “si publicamos eso, vamos a tener problemas”. El resultado es que hay cosas que no se dicen, no por censura sino por cobardía.

Uno de sus colegas, Siné, fue despedido del periódico ‘Charlie Expo’ por una caricatura donde comentaba el matrimonio del hijo del presidente con una heredera judía diciendo: “Va a llegar lejos este muchacho”.

Es uno de los tres fatuas (pronunciamientos islámicos) contra la caricatura en los últimos tiempos. Yo le hubiera aconsejado no hacerlo, pero de ahí a tratarlo de antisemita, despedirlo y abrirle un proceso hay una distancia enorme.

Imagino que otro de los fatuas de los que habla fue uno literal, el que se decretó contra los caricaturistas daneses que dibujaron a Mahoma.

Cuando estalló el escándalo me hice muchas preguntas. Como artista tengo la libertad de hacer lo que se me dé la gana, pero como periodista habría estado obligado a considerar si era importante caricaturizar a Mahoma en ese momento. Para nosotros el problema no es Mahoma, sino los barbudos fanáticos que tiranizan a sus pueblos o esclavizan a la mujer en su nombre. En todo caso yo no las hubiera publicado si hubiera sabido que las consecuencias incluirían decenas de muertos.

¿Y el tercer fatua tuvo que ver con un barquito?

Un día decidí reinterpretar la parábola de la multiplicación de los peces y dibujé a Jesús en un bote repartiendo preservativos a los africanos. Entonces, recibimos tres mil correos de rechazo a Le Monde. Fue una reacción organizada que incluía amenazas de muerte. Sé que el riesgo que corro es nada comparado con lo que puede pasarle a un caricaturista chino o argelino, aunque llegaron a “matarme” en mi biografía de Wikipedia. Con esa reacción exagerada me di cuenta de que ahora los caricaturistas estamos limitados por tres religiones. Es por eso que se creó Cartooning for Peace “Dibujos por la paz”, una asociación que reúne a más de 70 dibujantes del mundo para promover el dibujo de prensa y la caricatura como medio de expresión y de comunicación al servicio de la tolerancia y la paz.

Suscribir
Facebook
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram