Facebook ofrece consejos útiles para periodistas

Facebook ha publicado en su página dedicada a medios de comunicación un listado de recomendaciones dirigidas a que periodistas y desarrolladores exploten el potencial de la red social para llegar a su audiencia. (Fuente: Periodista digital)

Implementar un botón “Me gusta” en los textos, publicar historias emotivas o grandes eventos deportivos y realizar preguntas a través del estado de la página en Facebook funciona bien para las publicaciones y para los periodistas y pone como ejemplo las páginas de Arianna Huffington y Nicole Lapin (CNBC).

Algunos de los consejos que enumera son:

1. – Utilizar el botón “Me gusta” para que los usuarios lo compartan con el resto de sus contactos, teniendo en cuenta que la primera hora de la mañana y la última de la noche son los momentos de mayor actividad.
2. – Ofrecer contenido nuevo.
3. -Vigilar qué historias funcionan en Facebook con el Facebook Insights de tu página.
4. – Crear páginas especializadas para eventos o áreas temáticas importantes.
5. – Implementar los plugins Activity Feed y Recommendations en tu página de Facebook.
6. – Fortalecer los foros y participar en la conversación.
7. – Crear eventos y utilizar Live Stream.

Fuente: http://www.periodistadigital.com/periodismo/internet/2010/07/29/facebook-ofrece-consejos-utiles-arianna-huffington-nicole-lapin–periodistas.shtml

Mejore su idioma

Madriguera idiomática
Por Jairo Cala Otero / Periodista – Cultor del español correcto
1. “Era su primera visita y nos expresó que estaba admirado porque el país es otro distinto frente a la imagen que antes asustaba su mente”: En el primer párrafo del discurso del señor Uribe, ante el Congreso de la República el 20 de julio de 2010, se coló esta redundancia.
Hablaba de un extranjero que expresaba admiración porque Colombia no le parecía lo que de él le habían dicho. Es otro país, claro. O es distinto. Pero quien le escribió el discurso al mandatario incluyó esos dos vocablos, que significan lo mismo. Luego redundó. La alusión presidencial hubiese sido precisa y exenta de error, así: “…porque el país es distinto frente a la imagen que antes asustaba su mente”.

2. “Vía al llano empieza a circular”: Así tituló una de sus noticias un espacio informativo de la televisión colombiana, en relación con la reapertura del tránsito de vehículos sobre la carretera Bogotá-Villavicencio, que había quedado bloqueada por un enorme derrumbe. Dos errores –supinos, además- contiene esta oración tan breve: uno, no fue la vía la que circuló nuevamente; las carreteras no circulan nunca. Fueron los carros que por ella se desplazan los que pudieron hacer tránsito, otra vez, después del desbloqueo. Dos, el “llano” -escrito así, como despectivamente- no es un lugar geográfico definido, como debe serlo para el caso de la capital del Meta. Los Llanos sí son una región colombiana ampliamente conocida. La enmienda: “Vía a los Llanos fue rehabilitada”; o “Vehículos circularon nuevamente con rumbo a los Llanos orientales”.
3. Un niño menor de edad…”: Las personas desdeñosas de la importancia del idioma no cesan de incurrir en este error. Todos los días se usan expresiones como esta, en muchos medios periodísticos; los redactores judiciales, para ser más exactos, son sus autores. Hablan de los niños como “menores de edad”, lo cual es apenas una obviedad. Mientras no se llegue a los 18 años de vida siempre se tendrá la condición de “menor de edad”. Como no existen -ni existirán- “niños mayores de edad” es erróneo (por redundante) emplear la expresión citada. La oración cambia sustancialmente si, por ejemplo, se habla de “un niño, de 6 años” (con coma después del sustantivo “niño”). Porque los hay de muy variadas edades, hasta los 14 años, cuando comienza la pubertad (primera fase de la adolescencia). También es válido: “Un menor”, sólo hasta ahí. Porque agregarle “de edad” es hacer que la cabra tire para el monte. Se volvería a caer en redundancia. ¿De qué más son los años que uno cuenta?

4. “En mi vida no me había sentido tan feliz”: Otra metedura de pata de los publicistas. En esta expresión, usada en un mensaje comercial para radio, quien lo protagoniza cae en el absurdo. Porque uno se siente feliz (cuando se siente feliz) en su propia vida, no en la de los demás (O también disfrutando la vida con los demás, que es otra variable). Y, además, es obvio que uno, si se siente feliz es porque está vivo. ¡Después de muerto nadie puede disfrutar de tal estado de ánimo! Opciones para ese mensaje radial: “Nunca me había sentido tan feliz”, “Jamás me había sentido tan feliz”, “Estoy muy feliz”, “Nunca había estado tan feliz”, entre otras posibles.

4.- “Dos de las víctimas eran dos muchachas jóvenes”: Con esta expresión una conocida presentadora de un canal privado de televisión en Colombia informaba, desde Cali, sobre un atentado terrorista que dejaba varias víctimas. Pero incurrió en un error de redundancia, al utilizar el giro lingüístico “muchachas jóvenes”. Es obvio que al referirnos a muchachas aludimos a personas, de sexo femenino, de poca edad. Y si hablamos de jóvenes, lo mismo; es decir, nos referimos a muchachas, a personas de poca edad. Pero, además, repitió el número de víctimas. Luego doble redundancia. La azarada comunicadora pudo haber dicho: “Dos de las víctimas eran jóvenes…”; o “Entre las víctimas figuran dos muchachas…”, entre otras opciones.

5.- “El saldo fue de 28 víctimas, o mejor, de 24 heridos y 4 víctimas mortales”: Otra muchacha de la pantalla chica fue la autora de esta expresión, con la que corrigió lo que ya había dicho de manera correcta. Es decir, desbarató lo que estaba bien. La oración “el saldo fue de 28 víctimas” era correcta, pues en el número incluía a las personas heridas en la tragedia que describía la periodista. Porque heridos y muertos, unos y otros juntos, ¡son víctimas! Los primeros de lesiones físicas; los segundos, de la muerte. En cambio, con el “remiendo” que introdujo (“O mejor, de 24 heridos y 4 víctimas mortales”) se ‘parrandeó’ el asunto, y terminó diciendo lo que la inmensa mayoría cree: que víctimas son exclusivamente quienes pierden la vida de manera cruenta. No. Las autoridades lingüísticas aprueban que se hable de víctimas cuando aludimos a heridos y a muertos. Lo que hay que hacer es advertir quiénes son qué. ¿Muertos, heridos?

6.- “El vehículo arroyó al ciudadano cuando atravesaba la vía”: Dos fallas tiene esta oración. La primera es referente a lo que los académicos llaman “yeísmo”. Es la pronunciación y escritura de la elle (ll) como ye (y). Dicen o escriben: Poyo, en vez de pollo; gayina, en lugar de gallina. La oración de la noticia citada incluyó ese fenómeno: “…arroyó al ciudadano…”, cuando lo preciso era “arrolló”, del verbo arrollar (Atropellar un vehículo a una persona, animal o cosa). El segundo error consiste en que la construcción gramatical no permite saber si quien atravesaba la vía era el automotor o el peatón arrollado. ¿Cuándo atravesaba la vía quién?, podemos preguntar. Para aclarar, entonces: “El vehículo arrolló al ciudadano cuando éste atravesaba la vía”, si fuera del caso que así sucedió el hecho. O, “el vehículo arrolló al ciudadano, cuando se desplazaba a alta velocidad por la vía”, si la referencia es al carro. El complemento “cuando se desplazaba a alta velocidad” (después de coma) nos indica que era el carro el que así transitaba, no el peatón.
**
Comunicación eficaz en la empresa

Conferencia-taller sobre cómo superar dificultades en las comunicaciones internas y externas en las empresas. Se abordan aspectos como:

1. Génesis de la red global de comunicaciones.
2. Masificación de usuarios en condiciones no aptas para usar la red.
3. El lenguaje: su deslucimiento y extravío de su esencia.
4. Uso correcto del correo electrónico en la comunicación interna y externa de la empresa.
5. Textos y mensajes ideales para una comunicación fluida y eficaz (Informes corporativos, informes de quejas y reclamos, cotizaciones, entre otros).
Intensidad: cuatro (4) horas.
Mayor información: castellanocorrecto@yahoo.es – mundodepalabras@gmail.com

**
Que Dios perdone a mis ofensores
Por Jairo Cala Otero / Conferenciante – Cultor del español correcto
Treinta y ocho años de trajín en el mundo de la comunicación periodística y educacional son un gran capital. Lo es para quien, como yo, sabe apreciar cada paso hacia un objetivo claro y preciso: crecer y ser mejor persona. Sin ello no es posible avanzar por el llamado camino de la vida.
En mi caso todo ese tiempo ha estado, como es apenas natural, revestido de altibajos, y también de impulsos inesperados que han brindado emociones satisfactorias. Unas y otras facetas son el todo de la presencia humana en este planeta. Bajo sus directrices, inciertas como todo, nos movemos a diario.
No obstante, hoy debo ocuparme de un par de aclaraciones porque a muchos de mis compatriotas les dio por malinterpretar mi presencia en internet. Y por hacerlo, están pisando el patio de mi casa sin mi consentimiento expreso. Por un lado, me llegan a mis direcciones electrónicas trabajos para corregir gramaticalmente, y solicitudes para redactar textos; pero algunos corresponsales tienen la idea de que mis servicios son gratuitos. Error.
Por otro lado, algunos me agreden -a veces en tono elevado- porque, eventualmente, no están de acuerdo con lo que pienso y escribo; o, simplemente, con lo que retransmito de otros libre pensadores.
Sobre lo primero debo anotar con profundo respeto, elevado a la máxima potencia, que mis servicios no pueden ser prestados gratuitamente, por la misma razón que mis consultantes también trabajan a diario. Comprendo que muchos compatriotas profesen admiración por mis talentos y por lo que con ellos hago en internet, y que quieran aprovechar tal condición. ¡Gracias eternas por tal aprecio! Pero ello no abre de manera expedita la puerta para que lo que me ha costado dedicación, estudio, investigación, tiempo y dinero, sea una cantera a la que la gente acuda sin aportar siquiera mínima gratificación monetaria. Lo que hago es también un trabajo.
Son muchas las personas que me trasladan sus artículos de opinión, cuentos, narraciones, trabajos académicos, etc., con el encargo de que los componga gramaticalmente, porque no tienen la seguridad de haberlos elaborado de manera correcta. Pero no me preguntan, por delicadeza siquiera, cuánto vale mi aporte intelectivo.
Mi trabajo es tan digno como el más encumbrado; lo tengo en alto aprecio y estima porque lo quiero mucho, y lo valoro porque es mi fuente de supervivencia. Si lo regalara nadie le daría suficiente valoración. Si lo obsequiara contribuiría a prostituir lo que yo mismo he construido con sacrificios. No creo que exista persona alguna que trabaje por la sola complacencia emocional de hacerlo, sin devengar dinero por su esfuerzo y dedicación. Ni Carlos Slim, el hombre más rico del planeta, deja de ganar dinero, a diario, pese a su archimillonario capital de 53 mil millones de dólares.
El otro aspecto también es de considerarse. Sé que hay gente muy susceptible, la comprendo y la considero. Son personas que se irritan fácilmente, algún problema de personalidad deben de tener pero no soy quién para juzgarlas. Sé también que mi campaña pedagógica para que se use correctamente el español no lesiona a nadie. Por lo menos no le veo esa arista negra que unos pocos le ven. Aún así respeto profundamente la voluntad de quienes no están de acuerdo con mi labor. Así se lo hago saber a cada quien que me escribe con injurias y términos soeces, en reacción salvaje porque a su casillero electrónico entran mis artículos idiomáticos.
Son personas distraídas. Porque lo primero que siempre hago es pedir autorización para que las direcciones electrónicas figuren en mi banco de contactos. Que no lean no es mi defecto, es el de ellas. Luego, si no consideran de su interés mis escritos sobre español correcto y me lo manifiestan, borro sus direcciones. Así de simple. Pero hay quienes por no leer, o por no comprender mi petición (problema que tampoco es mío) me increpan por qué tengo sus direcciones electrónicas, y por qué les mando lo que escribo.
Da tristeza que haya seres que se amargan tan fácilmente. Y que ignoren cómo funciona el mundo globalizado de hoy. Lo práctico y fácil es eliminar los mensajes que ingresan a nuestros buzones electrónicos si ellos no nos agradan. ¿Para qué desgastarse y llenarse de furia agrediendo a los demás si un ejercicio simple como ese puede desaparecer aquello que desagrada? ¿Para qué perder tiempo en esa tarea que denigra de la persona? Dicen que no tienen tiempo para contestar mensajes, pero curiosamente les sobra para enviar alborotos y agresiones contra otras personas. ¡Qué extraña contradicción!
Yo sólo aspiro a obtener la humana comprensión de los once mil lectores que están registrados en mi banco de contactos. Y a que mi franqueza no genere malquerencias entre los solicitantes de ayuda gratuita. Esa sí sería una página triste en el historial que he escrito durante treinta y ocho años. Estoy seguro de merecer respeto, porque lo he labrado honestamente. Y porque también lo doy con generosidad a los demás.
Que Dios perdone a mis ofensores. ¡Yo ya lo hice!
**
Escriben los lectores
Muchas gracias por los textos que me ha enviado. Han sido muy útiles y entretenidos. Espero seguir recibiéndolos, y si cometo algunos errores usted me sabrá disculpar.
Cordialmente,
Manuel Alfonso Caro
<>
Muy bueno el rediseño y el resaltado de los errores, con su correspondiente corrección. De nuevo, muchas gracias por sus envíos. Sirvo de caja de resonancia, pues su material lo reenvío a mis compañeros de Cromos, Shock y El Espectador, aparte de amigos interesados en el buen manejo del idioma. ¡Ah!, lógicamente con su correspondiente crédito, Jairo, pues hay que respetar y hacer respetar la propiedad intelectual.
Un abrazo,
Edwin Bernardo Rivera Gómez
<>
Me encanta recibir constantes artículos a través de los cuales puedo ampliar mi conocimiento sobre el correcto uso del español. Cuente con mi autorización para seguir enviando todos los que considere pertinente para ese propósito. En cuanto pueda “pagaré” y asistiré al curso que también programa para ello.
Cordial saludo, y gracias por su interés en ayudar a fomentar el correcto castellano.
Adda Patricia Gutiérrez Cianci
<>
Jairo, gracias por incluirme en sus envíos sobre el correcto uso del español.
Cordial saludo,
Franz Mutis Caballero
**
NO SE DICE: Fleteo (Del verbo fletear, significa transportar una carga de un lugar a otro. En Cuba, se dice de una prostituta que recorre las calles en busca de clientes).
SE DICE: Atraco, asalto.

**

Herramientas de Google para periodistas: 1 parte

Por: Julie Bailey, escritora de IJNet
Google, el pionero en la búsqueda rápida en línea, ahora está renovando sus herramientas, estas pueden ser utilizadas por los periodistas, y de esa manera simplificar y mejorar el oficio. Para cada aplicación gratuita los usuarios deben tener una cuenta de Google.

Herramientas para simplificar el reporteo

Google Voice permite a los usuarios elegir un nuevo número de teléfono que consolida todos los números de teléfonos existentes, incluido los números celulares, al igual que telefonía fija y de voz, sobre las direcciones IP, y bajo ese número. Los usuarios pueden seleccionar un código de área (de Estados Unidos) deseado e incluir su nombre o una palabra como “noticias” o “consejo” en el número.

Los usuarios pueden organizar sus contactos y decidir qué teléfonos deben sonar para determinados grupos y personas. Esto también identifica quien llama, y también los usuarios pueden enviar determinadas llamadas directamente al contestador.

Quizás lo más útil para los periodistas es la capacidad del programa para grabar llamadas telefónicas y guardarlos en línea. Durante la llamada, los usuarios pueden presionar “4”, que, como se requiere en algunos estados, notifica a quien se está llamado que la conversación está siendo grabada. Estas grabaciones pueden ser puestas en algunas páginas de Internet.

iGoogle, es una función estandarizada de Google, que ha mejorado algunas de sus funciones. Los usuarios pueden crear esta página principal y añadir una serie de nuevas herramientas, que resultan muy útiles, como el traductor de Google, convertidor de moneda, localizador de personas para las direcciones, números de teléfono, entre otros. La página también agrega usuario seleccionados por los canales RSS.

Buscando y rebuscando por artículos

Google también ha hecho más fácil la búsqueda de historias y de leads facilitando la búsqueda necesaria sobre determinados temas. Búsquedas personalizadas se pueden completar más rápido que nunca con Google Chrome, que se inicia y se carga con las aplicaciones de Internet, y lo puede hacer más rápido que otros buscadores, además permite realizar búsquedas en la barra de navegación. También ofrece un modo incógnito de navegación que no registra los sitios visitados y baja los archivos descargados que fueron descargados en otro momento.

Las alertas de Google pueden ser utilizadas para encontrar nuevas ideas de artículos, además se determina cuales han sido las noticias con mayor cubrimiento, y se le da seguimiento al desarrollo de acontecimientos y de noticias. Cada alerta se compone en los términos específicos y concretos seleccionados por el usuario. Cuando estos términos aparecen en el Internet, el usuario recibe una alerta por e-mail con un enlace de la fuente, o artículo. Las Alertas de Google reúnen un amplio número de fuentes a través de Internet, incluyendo blogs, que ofrece una gran variedad de opiniones e información sobre el tema. Para realizar las búsquedas más exclusiva, las alertas avanzadas de Google pueden restringir las búsquedas por dominio o por un sitio de Web determinado.

Los periodistas que deseen fuentes confiables de noticias pueden utilizar GoogleNews (Google Noticias) para buscar más de 4.500 fuentes de noticias en inglés y español de los últimos 30 días. A diferencia de las búsquedas de Google Alertas, Google Noticias extrae la información de los principales medios de comunicación en todo el mundo.

Google Trends analiza los patrones de búsqueda de todos los usuarios de Google, una buena manera para que los periodistas sepan de los temas más populares entre la gente. Los usuarios pueden buscar con qué frecuencia de uno o cinco palabras o términos han aparecido en Google Noticias, además se identifica en las regiones geográficas donde se ha buscado esos términos con mayor frecuencia. También se presentan las 40 principales búsquedas realizadas en EE.UU. en determinado día, la igual quelos temas relevantes que han sido noticia en diferentes medios, incluido en Twitter y otros.

Fuente: http://www.ijnet.org/es/ijnet/training_materials/herramientas_de_google_para_periodistas_1_parte

Sitio web de denuncias está detrás de la mayor filtración de documentos de inteligencia en la historia

WikiLeaks, que a comienzos de año llamó la atención por publicar imágenes de un ataque estadounidense que mató a tres empleados de la agencia Reuters, subió a Internet el ”Diario de la Guerra en Afganistán”, una colección de más de 90.000 documentos militares clasificados sobre este conflicto, lo que ha sido considerado por algunos sectores como una victoria periodística al mismo tiempo que ha sido catalogado por otros como “un acto irresponsable” que pone en peligro la vida de soldados estadounidenses. (Fuente: Knight Center)

Para generar expectación, los documentos fueron anticipados la semana pasada a tres medios: The New York Times, The Guardian y el periódico alemán Der Spiegel, con la única restricción de que no los publicaran antes del 25 de julio. Los documentos incluyen reportes de muertes de civiles a manos de las fuerzas de la coalición que participan en la invasión de Afganistán, así como indicios de que Pakistán ha ayudado a los insurgentes. Además, revelan la existencia de una unidad secreta encargada de capturar o asesinar a miembros de alto rango de Al Qaeda y el Talibán.

El gobierno estadounidense condenó la filtración de información y afirmó que pone en peligro la seguridad nacional. El ministro de seguridad del Reino Unido, en tanto, dijo que el hecho es preocupante porque “los sistemas militares deben ser seguros porque está en juego la vida de personas”, explicó The Guardian. Según The New York Times, un memorándum de la Casa Blanca dijo que “WikiLeaks no es un medio de comunicación objetivo sino una organización que se opone a la política estadounidense en Afganistán”.

Muchos han aplaudido la filtración de documentos como una victoria para el periodismo de investigación. Pero otros están más impresionados por la forma en que WikiLeaks hace periodismo: su información es resultado de la colaboración masiva de personas que filtran información de manera anónima, que luego es publicada en su forma original, sin mayor edición. WikiLeaks es lo que el profesor Jay Rosen, de la Universidad de Nueva York, llama “la primera organización de noticias del mundo sin estado”, al lograr ponerse fuera del alcance de restricciones de gobiernos.

Sin importar el nombre que se le dé, WikiLeaks ha logrado generar una considerable cobertura internacional sobre los documentos. Alexis Madrigal, de The Atlantic, se refiere al modelo como “el pícaro, más bien misterioso sitio de Internet que provee la información en bruto; mientras los periódicos le otorgan contexto, verificación, análisis y distribución”.
Fuente: http://knightcenter.utexas.edu/blog/?q=es/node/7989

La versión 2.0 del mundo del cómic

Por: Efe. Plataformas como iVerse, Panelfly, Graphic.ly o ComiXology, han crecido a la sombra de iTunes. El sector del cómic rebasa la frontera del papel y encuentra acomodo en el mundo digital gracias al éxito de las aplicaciones para dispositivos portátiles, un fenómeno floreciente que reclamó su lugar en el mercado en la feria Comic-Con de San Diego. (Publica El Espectador)

Aunque la publicación del primer cómic digital (“Shatter”) se produjo a mediados de los 80, antes incluso de la llegada de internet, el consumo de novelas gráficas virtuales fue residual hasta la aparición en los últimos años de los teléfonos inteligentes, e-books, consolas o “tablets” como el iPad.

Plataformas como iVerse, Panelfly, Graphic.ly o ComiXology, líder del mercado de cómics “online” con un catálogo superior a 2.000 títulos de 40 editoriales distintas, han crecido a la sombra de iTunes y ofrecen versiones electrónicas de los relatos fantásticos de moda.

“Puedes llevar por todo el país colecciones enteras de cómics en un mismo aparato, algo que no se puede hacer con la versión de papel”, dijo el sábado el director de publicaciones de iVerse, Jeff Sanders, quien explicó que actualmente muchos aficionados desconocen que existe la opción del cómic digital.

“Estamos en los primeros pasos del ‘boom’, el sector se está tomando esto en serio, como un valor añadido a los cómics impresos”, comentó Sanders que destacó que los cómics digitales son más baratos que los de papel.

“La gente que se acerca a nuestro estand nos pregunta cómo pueden acceder a esto, el precio y si pueden subir sus propios contenidos”, indicó Sanders para quien el “iPad parece que está hecho para leer cómics”.

Un atractivo nicho de mercado en el que editoriales como Marvel y DC Comics, que controlan un 78 por ciento del negocio, se han volcado de la mano de sus superhéroes más populares.

Marvel, hogar de Spider-Man, Iron Man o Capitán América, lanzó su propio sistema de distribución en internet a través de una suscripción anual de 60 dólares que da acceso a más de 5.000 obras de esta editorial.

Desde hace un mes, su principal competidor DC Comics metió de lleno en la era digital a sus innumerables estrellas, como Supermán y Batman, tras firmar un acuerdo con ComiXology y PlayStation de Sony para llevar sus aventuras al frente cibernético.

Con la entrada en el negocio virtual de DC Comics se despejaron todas las dudas sobre el futuro de los cómics en internet, si bien las compañías se cuidan mucho de alarmar a los comerciantes que han sostenido esta industria de sus inicios.

“No queremos perjudicar a los minoristas”, dijo el editor jefe de Marvel, Joe Quesada, en una conferencia celebrada en el marco de la feria Comic-Con.

En la misma línea se manifestó días antes el vicepresidente de marketing de DC Comics, John Rood, quien, aunque entusiasmado por las posibilidades de conseguir nuevos lectores que ofrece el universo virtual, indicó que su empresa tiene previsto derivar algunos beneficios de las ventas digitales hacia los comerciantes.

“Los minoristas con los que he hablado no están asustados porque entienden que el cómic digital es algo natural, lo que quieren es participar en el negocio”, dijo Sanders.

Mientras se aclara cómo afectará finalmente al minorista las ventas digitales, las editoriales ya han asegurado que tienen la intención de lanzar simultáneamente la versión de papel y la 2.0 de sus nuevos cómics.

“El digital está aquí para quedarse”, afirmó Jim Lee, ejecutivo de DC Comics. Muchas son las ventajas de internet, pero también grandes los inconvenientes.

Al zambullirse en la era digital y generarse una demanda de títulos en internet, los cómics se han expuesto aún más a los piratas informáticos.

El problema ha llegado a ser preocupante ya para las editoriales de manga que ven cómo sus creaciones son explotadas por terceras personas en la red, donde además aparecen traducidas a otros idiomas.

Fuente: Efe | Elespectador.com
http://www.elespectador.com/tecnologia/articulo-215209-mundo-del-comic-version-20

Suscribir
Facebook
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram