Entre los suspiros y el deseo

Publica Lecturas Fin de
Semana del períódico El Tiempo, este sábado 21 de mayo

POR MARIO MORALES

¿Qué pasa cuando la opinión pública rechaza la verdad?

Se levanta como un imperio la noticia deseada, la noticia que la opinión pública elige creer. Sobre este interrogante, el filósofo y periodista argentino Miguel Wiñaski logró construir una interesante teoría que por obra y gracia de su significado ha pasado desapercibida en nuestro medio y muy especialmente en nuestros medios y que abre “luces duras

Otra utopía

Es para escandalizarse. Quienes creíamos que la democracia y la libertad de prensa eran parte de los sueños cimeros de la humanidad en el nuevo siglo, estábamos bien equivocados.
El fenómeno, como una ola rampante, incluye, quién lo creyera, a Estados Unidos, que en la fábula de occidente aparece como la cuna de los derechos fundamentales. Un estudio de la Universidad de Connecticut revela esta semana que el 43% del público de ese país dice que la prensa tiene demasiada libertad. Además, uno de cada cinco norteamericanos dice que el Gobierno debería permitir los censores en la prensa.
Libertad sacrificada a cambio de seguridades es el leit motif que mueve las pulsaciones estadounidenses. Un cambio que ellos pueden palpar después del atentado contra las torres gemelas.
En el sur del continente sobrevive, en esencia, la preferencia del autoritarismo que tiene su origen en la incapacidad de los estados latinoamericanos para satisfacer demandas sociales.
Lo anterior queda de manifiesto en el informe La Democracia en América Latina – Hacia una Democracia de los Ciudadanos y Ciudadanas realizado en dieciocho países por el un grupo de expertos en una agenda ampliada del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. El resultado es bien diciente, más del 50% de los latinoamericanos prefieren gobiernos autoritarios a regímenes democráticos. Sí, más de la mitad, incluidos colombianos por supuesto.
Mancilladas la fraternidad y la igualdad, como lo demuestran los altos índices de violencia y de concentración de riqueza en pocas manos, quedaba la tea encendida del ideal de libertad como último rescoldo de la revolución humanista que originó tantos sueños.
Quedaba, porque a la mitad de los latinos les preocupa más, y se entiende, las razones estomacales que las cerebrales. Anteponer la seguridad económica y el bienestar social a los viejos ideales es pues un sacrificio vano. A la siga de los valores democráticos nos hemos quedado sin el pan y sin el queso. Que alguien proponga otra utopía.

Sierra, luego ¡Pum!

Por Marcela Riomalo Clavijo

El día en que lo iban a asesinar, el columnista Orlando Sierra madrugó a dar su opinión en una entrevista concedida a Caracol Televisión, acerca de la inusitada escalada de atentados contra-periodistas que vivía el país. “Ya estamos soportando una guerra de balas y atrocidades como para que también tengamos que soportar una batalla de silencios

Ramos fúnebres para la prensa

Carlos Lozano, director del semanario ‘Voz’, Daniel Coronel, director de Noticias Uno, y Hollman Morris, responsable de un programa de televisión, han recibido ramos de flores amenazándoles de muerte, informa Efe. Las amenazas a los dos periodistas fueron divulgadas en Bogotá por la Corporación Colectivo de Abogados ’José Alvear Restrepo’ (CCAJAR), organización no gubernamental que ha admitido que su presidenta también ha sido objeto de amenazas. El Gobierno colombiano y Naciones Unidas han condenado el acoso que está viviendo la prensa.

En EE.UU., 60% del público no cree lo que dicen los medios

Las disculpas presentadas por la revista estadounidense «Newsweek» por un artículo que denunciaba supuestas profanaciones del Corán han puesto de nuevo a la prensa de este país y su credibilidad en el ojo del huracán.
Según un informe publicado ayer, la opinión pública estadounidense y los medios de comunicación del país parecen distanciarse cada vez más, ya que seis de cada diez encuestados aseguran que la cobertura informativa es tendenciosa. El público y los representantes de los medios discrepan sobre el uso de fuentes anónimas, una práctica inadmisible según 53% de los ciudadanos, quienes se mostraron partidarios de no publicar los artículos con fuentes no identificadas. Sólo 14% de los reporteros frenaría la impresión de una historia que incluya fuentes confidenciales.
La nota completa puede leerse hoy en

Suscribir
Facebook
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram