Blog,Opinión

A terapia

26 Abr , 2016  

Por Mario Morales. terapia

Antes que campañas, lo que requiere este país es terapia. Debe haber una que nos saque del surco de dolores en que nos tienen algunos imaginarios, que hablan más de lo que creemos que somos que de nuestra esencia. (Publica El Espectador)

Nada que superamos la tara de que somos los más felices del planeta, o que los buenos somos mayoría, por más que nos abofeteen encuestas y estadísticas. Y nos autoengañamos, creyéndonos sociedad ilustrada que habla el mejor castellano, erguida como la Atenas suramericana.

Lo demuestra la discusión bizantina sobre el respeto solemne que le debemos a la Feria del Libro y al libro mismo, por tradición.

Tienen razón los teóricos de la cibercultura, como Pierre Levy: habitamos un mundo nostálgico de relatos universales pero totalizantes, esto es, verticales, cerrados y organizados jerárquicamente.

Antes, los relatos eran de todos, hasta que apareció la escritura. Las narraciones pasaron a ser propiedad de quien sabía leer y escribir. Luego llegó la imprenta y el libro impreso se impulsó a lo más alto de la pirámide, casi inaccesible para las mayorías por su presunción de alta cultura, por su costo y, algunas veces, por aburridos.

Internet, como repite Levy, ha permitido el universal pero sin totalizante. El relato ha vuelto a ser patrimonio de todo el que tenga qué contar y tenga quien lo escuche. Harto tenemos que aprender de quienes han logrado con la multimedia el sueño perdido del esperanto, del idioma planetario; de quienes (como los millennials) saben disfrutar lo mejor de cada cosa, de manera transparente y natural; sin límites, categorizaciones excluyentes, espacios vedados, sin ese aire de distinción que levanta muros y construye fronteras.

Qué bueno que los jóvenes vuelvan a los relatos, si es que alguna vez se fueron de ellos. ¿Quién tiene la llave para descalificarlos?

Pero si los adultos no les aprendemos, no sólo nos quedaremos rumiando nuestras soledades, sino que nos perderemos la oportunidad de leerlos para comprenderlos.

Analisis,Legislación y regulación,Medios Digitales

Las amenazas digitales

24 Abr , 2016  

amenazasEntre la Ignorancia y la impotencia.

Las amenazas y anuncios criminales que hoy circulan en los medios digitales demuestran la eficacia de la red, la complejidad y -los peligros- de controlarla y el desconcierto de las autoridades colombianas a la hora de enfrentar este fenómeno.

Por Mario Morales

Tan preocupante como el incremento de las amenazas por medios digitales ha resultado la respuesta de las autoridades encargadas de la seguridad ciudadana. Hablar, como suele hacer en los medios de comunicación tradicionales, de un campo de batalla entre los cibercriminales y los organismos encargados de contrarrestarlos es un desatino. (Publica Razón Pública)

Primero por la evidente desproporción. Los delincuentes han demostrado que llevan terabytes de ventaja.

Segundo porque no estamos hablando siquiera de ofensiva y defensiva. Hoy las autoridades están al mismo nivel de desconcierto que las víctimas de esas amenazas.

Tercero, bien como disculpa o como convicción, las culpabilidades se están adjudicando en el sentido equivocado: internet, las redes sociales y hasta los mismos ciudadanos que por temor distribuyen esas amenazas entre sus círculos cercanos con la intención de prevenirlos.

Cuarto,  porque ante la incapacidad de combatir los ciberdelitos, la solución que proponen gobierno y estamentos de seguridad apunta al recorte de libertades con el uniforme de la regulación que deriva, como siempre, en formas de censura en la que todos perdemos, menos los victimarios y, de carambola, quienes están llamados a combatirlos.

Y quinto, porque parte de esas actividades en el ciberespacio es réplica o continuación  del sectarismo ideológico que concibe toda solución desde la perspectiva de la eliminación del otro, sobre todo si ese otro es adversario.

Los “hechos”

El “ciberambiente” se está calentando. Desde julio de 2015 se ha venido registrando  una ola creciente de amenazas criminales y anuncios alarmistas  a través de  correos electrónicos, servicios de mensajería y redes sociales.

La estrategia es muy sencilla: echar a andar un rumor que se convierte en vox populi, en medio de un caldo de cultivo propicio: la falta de confianza en el proceso de paz, la cercanía de las elecciones, la altisonancia de ciertos líderes políticos y la incapacidad de las autoridades para dar con los autores de estos rumores.

Hubo quienes aprendieron esta lógica en la sombra, por fuera de la ley, y hubo quienes, de este lado, la ignoraron y no se prepararon para su recurrencia. Y al terminar marzo y comenzar abril de este año el fenómeno se recrudeció de manera muy notable. Otra vez había un entorno embravecido, voces agresivas y fanatismo insuflado en medio del llamado a un paro multipropósito: contra el gobierno, contra la paz, contra la guerrilla, contra la situación económica.

Pero esta vez hubo un ingrediente adicional. Al lado de las amenazas anónimas que utilizaron las mismas tres autopistas electrónicas (redes sociales, mensajería y correos electrónicos) aparecieron marcas de agrupaciones criminales, como el llamado “clan Úsuga”, enviando panfletos digitales que se multiplicaron y amedrentaron a los pobladores de cuatro departamentos, especialmente a transportadores y comerciantes.

  • Amenazas de bombas y de quema de autobuses y coincidencias de apagones, como en Cartagena, hicieron el resto de la trama sicológica que generó zozobra y, por ende, la propagación “viral” de esos mensajes en todo tipo de dispositivos, desde Córdoba hasta el Urabá antioqueño.
  • Voces coloquiales, que oscilaban entre lo casual, la soberbia o la jerga del bajo mundo, hablaron al oído de los ciudadanos, en aplicaciones de mensajería vía Whatsapp, en tono consejero o amedrentador, como se dio con la invocación del ‘plan pistola’ en Barranquilla.
  • También se colaron estos mensajes en grupos de Whatsapp de periodistas, como en Sucre, multiplicando el efecto; o hablaron de niños víctimas en San Onofre, La Mojana y en Sampués.
  • La ansiedad aumentó cuando se habló de bombas en la Universidad de Córdoba e incluso de muertes que llegaron a ser comentadas por personalidades también por vía digital.
  • Igualmente, hubo amenazas de bombas en Medellín que aumentaron la tensión luego del asesinato de 6 policías.
  • Además se propagaron versiones sobre el día sin carro en la capital antioqueña como una medida preventiva por una amenaza terrorista, así como amenazas a líderes sociales que defienden víctimas en Norte de Santander.

Una rara lógica

Como si estuvieran de acuerdo (¿lo estaban?) las reacciones de las autoridades civiles y de policía coincidieron en cada una de las situaciones mencionadas.

Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería están reforzando su seguridad.

El primer parte que generó aún más desconcierto fue el de declarar las amenazas como falsas. Este fue un error semántico que contradecía la lógica de las audiencias: ¿cómo podían ser falsas si estaban en su aplicación de mensajería con el número celular privado y en los muros de sus redes sociales?  Una cosa es desmentir un presunto hecho que no ha ocurrido y otra muy distinta negar una amenaza que cumple el objetivo de atemorizar y anunciar algo grave que puede suceder.

  • Las directivas policiales en Barranquilla insistían, por ejemplo, en que los panfletos digitales no eran “auténticos”, lo que llevó la discusión no al eventual suceso que anunciaban sino a la autoría de las amenazas.
  • Este terreno de ambigüedad fue amplificado por el gobierno nacional que ofrecía 50 millones de pesos como recompensa por información que revelara la identidad de los autores.
  • Por su parte, el gobernador de Antioquia, increíblemente, insistía en tener confianza en la investigación para detectar el origen pues supuestamente esos panfletos digitales dejan huella detectable.
  • Expertos de organismos de seguridad llegaron a decir, en esos momentos de alta tensión, que los mensajes no eran serios porque no eran estructurados como los del Estado Islámico. Una rara lógica.
  • Igual de rara fue la lógica del ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, que como solución pidió que las redes sociales tuvieran algún filtro para los delincuentes. Esta fue una propuesta polémica, en un terreno colindante con la censura, que acabó por desviar la atención de los líderes de opinión.
  • En tono aún más contraproducente para el momento de zozobra, el ministro graduó a las redes sociales como armas de guerra.

Unos y otros, incluyendo a los medios de comunicación, responsabilizaron a los ciudadanos por creer y por redistribuir las amenazas, a internet por facilitar la expedita conectividad global y a los legisladores por no haber expedido normas apropiadas para controlar los contenidos.

Sicología del rumor

La situación anterior se ajusta con exactitud a lo que dice la teoría del rumor, como hace ya 70 años fue propuesta por Gordon Allport y Leo Postman en su clásica Psicología del Rumor: los rumores prosperan cuando abunda la ansiedad y sobre todo cuando ofrecen explicaciones creíbles sobre situaciones inciertas o desconocidas que producen temor.

Según estos autores, los ciudadanos simplifican, añaden a conveniencia y asimilan esos rumores en directa proporción con el ambiente preexistente. Y si a la zozobra de la amenaza le sigue la ambigüedad de las autoridades, queda pavimentada la autopista de la (des)información que da lugar al terrorismo.

Este no es un problema nacional, por supuesto. Según estudios de la Universidad de Haifa, hace 18 años existían en el mundo doce sitios web relacionados con terrorismo y  hoy existen más de diez mil que aprovechan la libertad de internet para convertirlo en un espacio de propaganda, de consecución de fondos y de reclutamiento de adeptos a sus causas.

La situación se ajusta con exactitud a lo que dice la teoría del rumor.

¿Qué hacer?

La primera idea es ubicar la IP, o punto de origen donde nace el delito informático. Conocer esta fuente tarda meses una vez se haga la solicitud al proveedor, habitualmente ubicado fuera del país. Es más: ese tipo de actividades se lleva a cabo desde conexiones públicas, desde cuentas que mueren una vez se emite el mensaje, que se triangulan con varias IP o que utilizan la indetectable y casi infinita deep web o red profunda, acerca de la cual no sabemos casi nada.

¿La solución es entonces monitorear? ¿Bloquear? ¿Regular? ¿Recortar los derechos digitales? ¿Vigilar? ¿Educar? ¿Prevenir? Uno de los dilemas en boga por estos días es si los proveedores y empresas digitales deben entregar información de sus usuarios a autoridades y gobiernos. Por ejemplo:

  • el vicepresidente latinoamericano de Facebook en Brasil fue detenido porque se negó a revelar mensajes de un usuario en Whatsapp.
  • por su parte, Apple parece no haber cedido a las pretensiones del FBI de desbloquear un teléfono celular de un victimario en la masacre de San Bernardino, California, que para lograrlo tuvo que recurrir a un hacker.
  • Y en México parece prosperar una medida para que empresas digitales den información de sus usuarios así como su geolocalización.

Al mismo tiempo, las redes sociales y las aplicaciones de mensajería están reforzando su seguridad, como acaba de hacerlo Whatsapp para blindar las conversaciones. Las plataformas de mensajería permiten crear grupos de hasta dos centenares de usuarios con doble capa de encriptación.

¿Hay que bloquear entonces? Un estudio de la universidad George Washington señala que las cuentas bloqueadas se pueden reciclar rápidamente con otros nombres. Según Naciones Unidas, Facebook, cada semana, bloquea un millón de mensajes por sospecha de cercanía al terrorismo. Y Youtube ha eliminado, por las mismas razones, 14 millones de videos.

¿Regular, acaso? Esta es la idea facilista y peligrosa que ronda en la mente de nuestros dirigentes. Pero regular los contenidos del ciberespacio es sinónimo de recortar los derechos digitales que son la esencia misma de la red, la razón de su crecimiento y la aceptación que suscita. Espiar, así parezca unido a nobles razonamientos, es el camino del atajo cuando reina la impotencia. Ceder en unas libertades para proteger otras es una contradicción que abre un boquete para las injusticias, el control y la censura.

Semejante desafío amerita una solución integral que va desde la prevención con educación hasta la capacitación multidisciplinaria de las autoridades para enfrentar este tipo de fenómenos. Esta permanente actualización requiere creatividad y conocimiento profundo de las funcionalidades de la red, pero sobre todo de su filosofía.

Necesitamos una alfabetización especial de las audiencias para saber cómo reaccionar ante las contingencias. Se requiera además el apoyo legislativo y judicial, ya que estos delitos son muy difíciles de probar y  no conducen a la cárcel sino en uno de cada diez casos. Semejante impunidad es aún más grave si tenemos en cuenta que una de cada tres amenazas se consuma.

Como se ve, hay mucho por hacer. Enfrentar el terrorismo digital va más allá de la  reacción improvisada buscando culpables que distraigan o confundan a la opinión pública.

Internet es el nuevo pharmakon, ese término que designaba aquello que era al tiempo el remedio, el veneno y la víctima. Pero de allí a creer que la red, sus aplicaciones o sus usuarios son corresponsables y que por ello hay que limitar sus libertades no solo es injusto y contraproducente sino una muestra de ignorancia e impotencia. @marioemorales

 

Blog,Opinión

Inteligencias superiores

19 Abr , 2016  

Por: Mario Morales

Quizás el problema sea que no los hemos comprendido.Habitan entre nosotros, pobres mortales, que ni talento hemos tenido para reconocerlos. Camuflados en carnitas y huesitos humanos, de vez en cuando se dignan tocarnos con sus destellos de sabiduría, y ¡oh Ingratitud! Les pagamos con la moneda de la indiferencia o de la incredulidad. (Publica El Espectador)

Pero atreverse a cuestionarlos no solo contradice el sentido común, sino que es un atentado contra su prosapia, su heráldica, su tradición, como osó hacerlo un profesor, imagínense, ¡un profesor! Con esa lumbrera de conocimiento que es el presidente de Ecopetrol.

Si el doctor (así, con todas su letras) Echeverry dice que la exploración de petróleos no es nociva para el medio ambiente, pues no es nociva. ¡Cómo vamos a detener la locomotora del progreso por lo que dice un ingeniero que además dicta clases!

¡Dizque soberbia! Pedirle argumentos al presidente de Ecopetrol es distraerlo de sus profundas elucubraciones para ponerlo en tareas demasiado humanas, como esa de hacernos entender lo que no cabe en el cerebro de unos ambientalistas anónimos y además tercos. Por algo son profesores…

Yo, en los zapatos de los honorables senadores y de los otros genios que conducen tan eficientemente este país, no sólo aprobaría a pupitrazo limpio esas acciones que reclama el bien común, sino que las haría extensivas a otras propuestas tan lúcidas como sus autores: el metro elevado, construcción inmediata en la Reserva van der Hammen, explotación de las playas, uso del fracking, y ¡cómo no! El freno a la tal restitución de tierras, como lo ha expresado otro prohombre, de cuya distinción habla hasta su apellido: Lafaurie.

No hay que perder el tiempo en conversaciones bizantinas. ¿Acaso queremos, como ha pasado en otras oportunidades (vea no más tamaña pérdida la del exministrotic Molano) que nos perdamos de las luces de inteligencias superiores? Pero, quién soy yo para recomendarlo, si al fin y al cabo, como el ingeniero Vanegas, soy apenas otro profesor…

Blog,Opinión

¿La hora del “ordoñismo”?

12 Abr , 2016  

Por: Mario Morales

Entonces uno dice, démosle espacio al optimismo. Motivos hay… Mire, al final de cuentas no va a haber apagón, ya están cayendo los responsables de los carteles de cuadernos, papel higiénico, cemento, seguridad privada, subastas ganaderas y azúcar; el Eln se decidió por el diálogo, la agenda con las Farc ya está cocinada y sólo le falta un hervor… (Publica El Espectador)

Pero no es más sino intentarlo para que, como en una condena, se aparezcan las sombras de siempre con siluetas de nuevas sombras, como esa del FMI diciendo que no vamos a crecer lo que creíamos en enero y que si acaso alcanzaremos un modestísimo 2,5. Por ahora…

O esa de la ONU hablando de la reorganización de grupos al margen de la ley para hacerse al negocio del narcotráfico en el Catatumbo, y que ya deja 30 muertos este año, como pasa en otras zonas estratégicas del país.

O esa, tras la escalofriante cifra de 534 activistas políticos asesinados entre 2001 y 2015 según la ONG Justice for Colombia… Y todavía se nos llena la boca hablando de participación política y derechos humanos.

Y en medio de todo ello, la más peligrosa de todas, la del oportunismo vergonzoso, que hace tiempo dejó de ser oposición, de esa extrema derecha que nos ha hecho creer durante dos siglos que todo estaba bien antes de la guerrilla, antes de la violencia que también ellos propiciaron y del sectarismo que ahora esperan reverdecer atizando el fuego de la pasiones, las creencias, las tierras…

Peligrosa no sólo porque recoge toda la godarria inconfesable de este país pacato y doblemoralista; porque encarna el “ideario” de la caverna que no atreve a expresarse en público, sino porque busca condimentar el caldo de cultivo que le dé vida, en medio del ensayo y error, al frankenstein que los pueda representar.

Es inevitable el pesimismo cuando uno ve y escucha la acogida soterrada del “ordoñismo”, hasta hace poco inviable. Así comenzó Trump, y miren…

Blog,Opinión

Prevenidos

6 Abr , 2016  

Por: Mario Morales
 Que el Eln haya entrado tarde a las conversaciones sirvió para recordarnos que la paz es un largo camino, no un punto de llegada, en este país donde la violencia está enquistada como un rizoma. (Publica el Espectador).
Habrá que mantener abierta, por un tiempo, la puerta de la reconciliación para que también quepa el Epl, o lo que quede de él, a sabiendas de que detrás vendrán ilegítimamente grupos variopintos, ejércitos privados, bandas de maleantes y alzados en armas impostados para blanquear sus prontuarios y pescar en río revuelto.

Más pronto que tarde el Gobierno debe cerrar el grifo tanto por los plazos como para mostrar seriedad. Que las guerrillas estén sentadas dialogando, al tiempo que abre la expectativa del cese total del conflicto armado, permitirá ver, entre la hojarasca, las otras violencias, que no han emergido, como se dice, para copar los vacíos de quienes dejan las armas, sino que siempre han estado allí, camufladas, aprovechando la humareda de la guerra para pasar de agache.

Pues bien, no es en las mesas o en el micrófono donde Santos y su minDefensa deben seducir con tonitos bravucones a las masas que hoy le dan la espalda, al decir de las encuestas. Esas masas, aquí, al igual que en otras latitudes, y como ha de saber la larga lista de asesores en Palacio, reclaman voz y mano firmes con esas delincuencias parásitas del microtráfico, la extorsión y la corrupción, justo allí donde el Estado no es hoy ni siquiera una bandera.

La añoranza de un padre protector contra esas amenazas invisibles ayuda a explicar en parte la favorabilidad de la gente a ciertas marchas y candidatos, cuando la razón no es suficiente…

Moraleja: Harto trabajo tiene el presidente para cumplir su promesa de paz, eso, si además muestra coherencia política. Se entiende que la aplanadora de la Unidad Nacional defienda del veto al minHacienda, en medio de la rebatiña con la oposición. Pero que después Santos quiera mantenerlo, tras el descalabro de Reficar, sería un despropósito.

Actualidad,Television,Videos

Tv y escándalos

5 Abr , 2016  

tvLas audiencias de todos los medios y especialmente los televidentes están percibiendo una tendencia a emitir contenidos que causen conmoción e impacto. Hoy esas narrativas escandalosas se han extendido a todos los ámbitos y asuntos de interés general. Ciertos formatos, en algunos medios también han hecho programas espectacularizantes o incluso reality shows. Y es por esto que queremos analizar en los próximos 30 minutos qué pasa luego de los shows mediáticos? qué le queda a las audiencias?

Actualidad,Periodismo

Periodistas, trabajo sí hay

3 Abr , 2016  

cnnjobsSupervising Producer (Latin America) CNN Digital

Job Title: Supervising Producer (Latin America), CNN Digital

Job Category: News

Job Location: United States – Georgia – Atlanta

Job Type : Full Time

Requisition # : 151777BR

Posting Job Description :
This is our story
We are the now and the next. The power behind the people building the future. We are born from the spirit of innovation. We are created from the idea that people around the world want more, need more, deserve more. We are the home of the global digital revolution. We are CNN.

What part will you play?

  • A new position for CNN Digital, the Supervising Producer, Latin America, will be a major driving force in our mission to up our production of high-quality news and innovative feature content that showcases the diversity of South/Latin America.
  • We are looking for an ambitious, creative and experienced journalist fluent in English and Spanish (excellent written English a must) to produce distinctive digital content and build on CNN’s global leadership in original journalism, video and breaking news.
  • The successful candidate will be someone with a deep understanding of South American affairs and audiences, faultless news judgment, capable of producing and commissioning outstanding journalism and a deep understanding of social media.
  • There will be a strong focus on digital video – with the Supervising Producer collaborating and coordinating with TV newsgathering, feature teams and regional CNN resources as well as our digital video units on topics, stories and planning.
  • Syncing with CNN Espanol and CNN International’s newsgathering teams and other regional bureaus, the role will help define and deliver on CNN Digital’s broader editorial and expansion strategy related to the continent. S/he will also provide an essential link to the CNN LatAm Newsgathering team, collaborating, coordinating, sharing resources in order to improve our storytelling capabilities in both English and Spanish.
  • S/he will deliver engaging stories from and focusing on the continent, manage freelance content to all our platforms as well as come up with digitally native storytelling ideas – with a special focus on mobile first storytelling.
  • The position is based in Atlanta and the vision is the Supervising Producer will over time build up a team of resources throughout the region.
  • This will be a key appointment as CNN Digital builds up its global team and the successful candidate will be able to demonstrate an impressive inside-out familiarity with the region.

What will you be doing?

  • Produce and manage the flow and planning of engaging content across breaking news and news events, news features and editorial-led commercial feature series on CNN’s digital platforms that meets our traffic
  • goals with a focus on mobile-first storytelling and digital video. On a day to day level, the Supervising Producer will coordinate and deliver digital South/Latin America coverage across the network and in collaboration with other colleagues in in our main London, Hong Kong and Atlanta units.
  • Manage the digital features output related to Latin/South America. Manage freelancers and agency resources, to ensure projects are effectively and efficiently staffed with high-quality results.
  • Develop concepts and deliver on commercially-attractive editorial feature series
  • Work with CNN Espanol, CNNI newsgathering and digital video teams to increase the quality and quantity of digital video from the region.
  • S/he will develop and work with contacts, sources, freelancers, social media as well as CNN newsgathering and regional bureau resources to bring new avenues of storytelling and deliver on providing expert insight into the region, its cultures, its influence and key issues that resonate with a local and international audience.
  • Connecting and sourcing voices to feed into our commentary and opinion units.
  • The role will also use metrics to help refine editorial strategy and optimise content delivery across all our platforms and identify commercial opportunities.

What do we need from you?

  • The successful candidate will need to be fluent in English and Spanish, both oral and written, and possess significant editorial expertise and experience that demonstrates an impressive knowledge of the region, its people, cultures, issues etc.
  • Strong experience in digital media, geared towards features content is essential.
  • Understanding of journalistic standards and media law is essential.
  • A deep understanding of social media and how content travels as well as community building on several platforms
  • A proven understanding of digital storytelling is essential.
  • Self-starter with a history of delivering exceptional results.
  • Must have excellent communication skills. Must be able to represent CNN.com internally and externally.
  • Experience working on editorial projects in a commercial environment is an advantage.
  • Experience in managing a small team
  • Sound commissioning and subbing skills
  • Must be eligible to live and work in the USA.

But wait, there’s more!
· Paid time off every year to volunteer
· 2015 Best Company for Working Mothers
· An in-house learning and development team to help shape and grow your career
· Part of the Time Warner family of powerhouse brands like HBO, Cartoon Network, Adult Swim, TNT, and TBS

Fuente: http://jobsatturner.com/atlanta/news/jobid10019964-supervising-producer-%28latin-america%29-cnn-digital-jobs

Actualidad

Cómo medios usan contenidos de usuarios

2 Abr , 2016  

contenidodigPor Chia Lun Huang (Ijnet)

Los testigos equipados con smartphones han cambiado drásticamente el proceso de recolección de noticias. Trabajar con estos periodistas ciudadanos de manera rápida y eficiente se está convirtiendo en una ventaja competitiva para los medios.

“Los testigos no necesitan que los medios publiquen su contenido. Tienen acceso a las redes sociales para publicar lo que quieran”, dice Fergus Bell, consultor de noticias en Dig Deeper Media y ex editor de redes sociales y contenidos generados por usuarios de AP.

“Mientras mejor planees cómo trabajar con tu audiencia para recibir contenidos a los que puedas agregar contexto, más posibilidades hay de que recurran a ti en lugar de postearlos en una plataforma o de que se los envíen a un competidor”, dice.

A continuación, un resumen de la entrevista que mantuvimos con Bell.

¿Cuál cree que es la diferencia entre el contenido generado por el usuario y el trabajo periodístico?

No hay ninguna diferencia real entre el contenido creado por testigos presenciales y el de los periodistas. En la cobertura de noticias de última hora, especialmente si el periodista no ha llegado todavía, los testigos presenciales capturan lo que el periodista habría capturado, a menudo sin cámaras profesionales. La diferencia llega cuando ese contenido pasa a través de un proceso editorial.

El debate sobre la diferencia entre periodistas y testigos es viejo. Buscar las diferencias no es la manera de avanzar; la manera de avanzar es buscando el modo de trabajar juntos.

¿Por qué es importante trabajar juntos?

El proceso de recolección de noticias se está volviendo más transparente y abierto. Nos guste o no, todos pueden ver cómo lo hacemos. Nuestros lectores suelen tener acceso al mismo material que nosotros, a exactamente el mismo tiempo. De igual modo, todos se enterarán si le faltamos el respeto a los proveedores de contenido, lo que puede ser peligroso para los medios.

Los valores tradicionales de la búsqueda de noticias no se han replicado en el espacio digital. Si seguimos manejándonos de la forma en que venimos haciéndolo, especialmente de forma irrespetuosa, será insostenible. La búsqueda de noticias digitales debe llevarse a cabo de la misma manera que la de las noticias impresas: tienes que comprobar el hecho, tienes que construir confianza, tienes que cultivar relaciones y debes hablar con fuentes para obtener la noticia. Eso no se está haciendo.

¿Es decir que muchos medios están publicando sin tener ese cuidado?

Se trata de tener estándares éticos y prácticas digitales, que incluyen chequear la noticia y no estar bajo presión. Si un contenido no cumple con el estándar, debes ser capaz de decidir no publicarlo. Muchos no lo hacen, y eso está arruinando nuestra reputación. Es por eso que vemos tantas noticias falsas y correcciones.

Si tienes tus estándares y prácticas en su lugar, podrás recalibrar las expectativas de tu audiencia. Si haces las cosas bien, pondrás presión sobre tus competidores, porque serás el medio en el que la gente confía.

¿Cómo debería ser nuestra relación con los testigos? ¿Cómo debería pagarse el contenido generado por el usuario?

Cuando le pedimos contenido a un testigo, lo más importante es, en primer lugar, considerar su seguridad y estado emocional. Si estamos buscando material de un evento peligroso, como un tiroteo o un desastre natural, necesitamos tener en cuenta los riesgos que el testigo puede correr para obtenerlo.

También debemos considerar las intenciones del creador del contenido. ¿Lo hizo, por ejemplo, para compartir con sus amigos? Y necesitamos informarle acerca de las posibles consecuencias. Por último, necesitamos respetar el derecho del creador del contenido y darle una compensación justa.

En lugar de hablar de pago, tenemos que hablar de compensación. Es justo que la gente que creó el contenido sea compensada, sobre todo si los medios de comunicación están monetizando ese contenido, pero eso no siempre significa dinero. Puede significar reconocer que una persona ha creado el contenido, acreditándola en la pantalla, nombrándola, comunicándose con ella para saber de qué modo quiere que su contenido sea visto. Si la persona espera cobrar y el medio no puede pagar, me parece justo que le pida al medio que su contenido pueda ser incrustado pero no descargado.

¿Cómo cree que evolucionará esta situación en el futuro?

Hay mucho conocimiento compartido acerca de nuevas técnicas de edición, nuevas formas de distribución, nuevo periodismo, analíticas, nuevas maneras de hacer periodismo… pero no estamos colaborando lo suficiente con conocimientos de base.

Los estándares periodísticos han evolucionado con el tiempo y han sido adoptados por todas las organizaciones de noticias, por ejemplo, en la manera de proteger a las fuentes. Ahora hay nuevas normas que deben adoptarse. Todo el mundo está tratando de resolverlas por su cuenta, y si trabajáramos juntos solucionaríamos el asunto más rápidamente, lo que nos permitiría centrarnos solamente en cómo sobrevivir y ser competitivos.

Este post fue publicado originalmente en el blog del World Editors Forum y es reproducido en IJNet con permiso. Chia Lun Huang es una periodista multimedia de la World Association of Newspapers and News Publishers (WAN-IFRA).

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Melissa Barra.

Fuente: https://ijnet.org/es/blog/c%C3%B3mo-los-medios-pueden-usar-los-contenidos-generados-por-usuarios-como-una-ventaja-competitivahttps://ijnet.org/es/blog/c%C3%B3mo-los-medios-pueden-usar-los-contenidos-generados-por-usuarios-como-una-ventaja-competitiva

Actualidad

Proyecto para fortalecer Reparación a Periodistas

2 Abr , 2016  

Por Adriana Hurtado (Fecolper)

La Federación Colombiana de Periodistas, FECOLPER, con el apoyo de CODHES y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional – USAID, presenta el proyecto “Fortalecimiento al Proceso de Reparación Colectiva a Periodistas, mediante acciones de formación, incidencia política y desarrollo organizativo de los/as periodistas en el país”.

Este proyecto busca brindar espacios de diálogo a los y las periodistas para debatir sobre sus propias dinámicas, y cualificar e incrementar la participación de los periodistas en el diseño del Plan de Reparación Colectiva a Periodistas para pensar en un futuro común a partir del fortalecimiento de los procesos organizativos y de sus capacidades técnicas.

Los componentes del proyecto pretenden visibilizar los avances y retos del Proceso de Reparación Colectiva a Periodistas para comprender su alcance y participar en el mismo; mejorar los niveles organizativos del gremio de periodistas en el país, a partir de una estrategia integral de acompañamiento a las organizaciones existentes, el impulso de 3 nuevas organizaciones de periodistas en regiones altamente impactadas por el conflicto armado y la creación de secretarías de derechos humanos. Además, propiciar una participación cualificada de los periodistas en la identificación de medidas de reparación frente a los daños causados con ocasión del conflicto armado, a través de una estrategia de formación.

Los periodistas colombianos residentes en el país y en el extranjero, pueden participar en el proyecto a través de su inscripción en la Escuela Virtual de Reparación Colectiva a Periodistas, en donde ya están disponibles los cursos “Derechos de las Víctimas” y “Fortalecimiento Organizacional”. Además, también podrán ser invitados al desarrollo de seis (6) encuentros regionales presenciales de periodistas, en donde se profundizarán sobre las líneas del Plan de Reparación.

Al cierre del proyecto, programado hacia finales de julio, se presentará un Informe Público con propuestas y recomendaciones que sistematizará los aportes realizados en las actividades desarrolladas en el primer semestre del año.

Toda la información del proyecto, así como también de la actualidad del Proceso de Reparación Colectiva a Periodistas puede consultarse en el micrositio www.fecolper.com.co/repararAperiodistas, y seguirse a través de redes sociales con el #repararAperiodistas.

Sobre el proceso de Reparación Colectiva a Periodistas

El Proceso de Reparación Colectiva a Periodistas inició desde 2012 y es coordinado por la Unidad para las Víctimas, entidad que mediante la Ley 1448 de 2011, registró a los periodistas como sujeto de Reparación Colectiva, reconociendo de este modo la persistencia sistemática de violaciones a la libertad de Prensa en el país[1], asociadas a agresiones directas contra los derechos humanos de los y las periodistas, las afectaciones a periodistas y al ejercicio de la actividad periodística en el marco del conflicto armado colombiano.

Desde su origen, el Proceso de Reparación Colectiva ha establecido como sujeto de reparación a “Periodistas”, sin embargo, se sobreentiende que la afectación o daño no solo recae en su individualidad sino que afecta los niveles del colectivo, y por esta razón, el proceso tiene una dimensión amplía e incluye a todos los periodistas, comunicadores, trabajadores de los medios (Reporteros gráficos, directores, presentadores, voceadores), familiares de periodistas asesinados y también organizaciones que defienden la libertad de prensa, del ámbito nacional, regional y local.

Actualmente, la Reparación Colectiva a Periodistas se encuentra en el cierre de la fase del diagnóstico del daño, la cual se ha documentado en encuentros regionales con el Comité Nacional de Impulso, la Unidad de Víctimas y miembros del sujeto de reparación de distintas partes del país. Además, de los aportes de diferentes organizaciones y entidades.

Más allá de que en tres años el Proceso de Reparación a Periodistas ha avanzado a paso lento, es importante resaltar que se hace más difícil reparar en medio del conflicto armado cuando persisten amenazas, exilios, asesinatos y estigmatizaciones a periodistas por parte de actores armados legales e ilegales[2]; y además, si se le suman los altos niveles de naturalización/normalización de la violencia contra los periodistas y la ruptura de la identidad de los periodistas como colectivo/gremio y del tejido organizativo, es más dispendioso llegar a mínimos comunes. Adicionalmente, se debe tener en cuenta el bajo nivel de reconocimiento de los mismos periodistas como sujetos de derechos – individuales y colectivos –, y/o el desconocimiento de la naturaleza, el desarrollo y el alcance del mismo proceso de reparación.

[1] De acuerdo a la última edición [2015] de la Clasificación de Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras –RSF-, Colombia se ubica en el puesto 128 del total de 180 países, con una puntuación de 39.08 que la pone dos lugares por debajo de su posición anterior en relación con el Informe de 2014.

[2] En el informe “Persisten las vulneraciones contra la libertad de prensa en Colombia: superar la guerra es sólo un paso para garantizar el derecho a la información en el país” la Fecolper documentó 179 casos de violaciones a la libertad de prensa durante 2015, con un total de 222 víctimas. Se registraron 3 nuevos asesinatos a periodistas por razones del oficio y 1 exilio. La cifra general evidenció un aumento del 23% respecto al 2014, donde se produjeron 146 vulneraciones.

Adriana Hurtado
Presidente de la FECOLPER
Federación Colombiana de Periodistas
Twitter: @adrianahurtado 
Skype: adrihur
Móvil whatsaap +57 3103345050


Actualidad,Lib. expresión

Aumentó Violencia contra periodistas

1 Abr , 2016  

Al menos 27 periodistas y otros trabajadores de la prensa fueron asesinados en el continente americano por razones que podrían estar relacionadas con su trabajo durante 2015. Así lo documentó la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su Informe Anual 2015 dado a conocer el 23 de marzo. (Publica Knight Cenbter)

Además de estos casos, la oficina registró los homicidios de otros 12 periodistas “en los que no es posible determinar sin una investigación exhaustiva el vínculo con la labor de informar”.

Precisamente es el aumento de la violencia contra los trabajadores de la prensa una de las mayores preocupaciones de la Relatoría Especial que aseguró este es el tercer año consecutivo en que esta cifra crece. Así por ejemplo, en 2014 documentó 25 asesinatos mientras que en 2013 registró 18.

De acuerdo con la Relatoría, el continente se ha convertido en una de las regiones más peligrosas en el mundo para ejercer el periodismo. En el hemisferio el asesinato y el secuestro se han convertido en una de las “peores formas de censura” teniendo en cuenta los efectos que tienen no solo para las víctimas sino para la sociedad en general.

Brasil, Honduras, México, Colombia, Guatemala, República Dominicana, Estados Unidos y Paraguay fueron los países en donde se registraron asesinatos de periodistas. La mayoría de estos reporteros cubrían temas relacionados con el crimen organizado, corrupción política o representaban a sus comunidades, señaló el informe.

En Brasil se documentaron 11 asesinatos entre los que se encuentran los casos de Evany José Metzker, Djalma Santos da Conceição, Gleydson Carvalho, Israel Gonçalves Silva e Ítalo Eduardo Diniz Barros. También el de Gerardo Servián, un periodista paraguayo asesinado en un pueblo brasileño fronterizo. La Relatoría le recomendó a Paraguay colaborar con las investigaciones del caso.

Los altos niveles de violencia que afectan a Honduras han encontrado en los periodistas un blanco. Para el primer semestre de 2015, la Relatoría Especial ya había registrado el asesinato de ocho comunicadores, en cuyos casos no ha sido posible determinar el móvil del crimen. Entre ellos se encuentran los de Erick Arriaga, Artemio Deras Orellana, Juan Carlos Cruz Andara, Deibi Adali Rodríguez y Joel Aquiles Torres.

De hecho, en un informe sobre Honduras publicado antes del informe anual, la CIDH además de establecer este incremento de violencia contra periodistas, aseguró que alrededor del 96 por ciento de los crímenes en su contra permanecen en la impunidad.

Por su parte México se ha convertido en la última década en uno de los lugares más peligrosos para ejercer el periodismo, según la Relatoría Especial que documentó el asesinato de seis periodistas por posibles motivos relacionados con su trabajo y de otros cuatro en cuyos casos no ha sido posible determinarlo.

En su registro se encuentran los crímenes de José Moisés Sánchez Cerezo y el del fotorreportero Rubén Espinosa.

En un informe previo sobre México, la CIDH hizo énfasis en los altos índices de impunidad así como en las fallas del mecanismo de protección de periodistas y defensores de derechos humanos.

En Colombia se registraron cuatro homicidios: Luis Peralta, Édgar Quintero, Flor Alba Núñez y Dorancé Herrera. Mientras que en Guatemala se presentaron tres asesinatos: Danilo López, Federico Salazar y Guido Villatoro. A este país, la Relatoría le recordó la necesidad de implementar un mecanismo de protección especial para periodistas que se viene planeando desde 2012.

En Estados Unidos se registraron dos asesinatos mientras que en República Dominicana uno.

En su informe, la Relatoría Especial le recomendó a los Estados adoptar medidas de prevención así como de protección para aquellos comunicadores que se encuentran en especial peligro. Asimismo, recordó la necesidad de realizar investigaciones “serias, imparciales y efectivas” sobre los crímenes contra periodistas, juzgar y condenar a los responsables, y reparar a las víctimas y sus familiares.

Este tipo de violencia, sin embargo, no es la única que afecta la libertad de expresión y el trabajo de los reporteros en el continente. Según la Relatoría Especial también se registró un aumento en el número de amenazas, intimidaciones y agresiones físicas.

El informe también aseguró que durante 2015 hubo un “uso desproporcionado de la fuerza” por parte de las autoridades de algunos Estados al momento de responder al gran número de protestas y manifestaciones. Esta respuesta no solo afectó a manifestantes, sino a miembros de la prensa quienes resultaron agredidos, detenidos y/o con sus equipos de trabajo destrozados, robados y decomisados.

Según la Relatoría Especial estas situaciones se vivieron en países como Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, México y Venezuela. El informe dio cuenta de protestas reprimidas en Nicaragua y Paraguay.

Una de las restricciones a la libertad de expresión que ha señalado en los últimos años la Relatoría Especial es el uso del derecho penal. De acuerdo con el último informe, varias de las denuncias presentadas en su mayoría por funcionarios públicos o candidatos a serlo, terminaron en “condenas a penas de prisión a los comunicadores o activistas políticos o sociales involucrados en la aplicación de figuras penales que protegen el honor, tales como la difamación, injuria o calumnia”.

Así por ejemplo se mencionó la condena a dos directores del periódico El Ciudadano de Chile acusados de injurias a un exdiputado; la detención y condena a trabajo comunitario a un adolescente en Ecuador por haber hecho “varias veces un gesto obseno e insultante” al presidente del país Rafael Correa; así como la demanda por difamación del entonces presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, contra los medios El Nacional, La Patilla y Tal Cual, y sus directivos.

Sobre este tema, el informe hizo un seguimiento de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) de Ecuador, aprobada en 2013, y señaló que durante 2015 bajo esta nueva ley “se impusieron numerosas sanciones de comunicación de forma incompatible con lo estándares internacionales en material de derecho a la libertad de expresión”.

Para la Relatoría Especial preocupa “las sanciones desproporcionadas” que aplica el organismo creado por la LOC – la Superintendencia de la Información y Comunicación (Supercom) – así como “el uso del derecho de rectificación y respuesta como mecanismo para limitar la emisión de contenidos considerados desfavorables al Gobierno, tutelar la imagen de funcionarios públicos afines a éste, e imponer una visión y discurso oficial a medios de comunicación, periodistas y caricaturistas en ese país”.

El pasado junio, cuando la Supercom cumplió dos años de actividades se estableció que la entidad había ejecutado más de 500 procesos en contra de medios de comunicación, había sancionado a 313 empresas mediáticas y había impuesto multas por casi US 274.000 dólares. Algunas de sus sanciones más polémicas han sido las impuestas al caricaturista del diario El Universo Xavier Bonilla ‘Bonil’ quien incluso fue obligado a rectificar uno de sus trabajos.

El informe también señaló a Argentina, Ecuador y Venezuela como los principales países en donde altos funcionarios atacan a periodistas y medios de comunicación “que publican información que no es del agrado de la autoridades” a través de declaraciones estigmatizantes.

Sobre este tema la Relatoría Especial recordó el deber que tienen los funcionarios públicos de asegurarse que sus expresiones no son una “forma de injerencia directa o indirecta o presión lesiva en los derechos de quienes pretenden contribuir con la deliberación pública”, según lo ha establecido la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El informe también establece avances en materia de libertad de expresión por cada país. Uno de ellos fue la condena a 36 años de prisión del exdiputado colombiano Ferney Tapasco acusado de ser el autor intelectual del asesinato del periodista Orlando Sierra ocurrido en 2002.

Asimismo, destacó la aprobación de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Púbica en México que según la Relatoría “aumento las garantías para el efectivo cumplimiento del derecho de acceso a la información pública”.

Además del análisis de cada país, el informe anual de la Relatoría Especial cuenta con dos informes temáticos: ‘Acceso a la información, violencia contra las mujeres y la administración de justicia en las Américas’ y ‘Discurso de odio y la incitación a la violencia contra las personas lesbianas, gays, bisexuals, trans e intersex en América’.

El informe de la Relatoría hace parte del Informe Anual 2015 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.https://knightcenter.utexas.edu/es/blog/00-16844-violencia-contra-periodistas-aumento-en-las-americas-durante-2015-informe-de-la-relato

, ,