El País de las maravillas

@marioemorales

Síguenos

Sin categoría

Libertad de prensa en Colombia – agosto de 2005

28 Sep , 2005  

Fuente: Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP)
La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) es una organización no gubernamental que monitorea sistemáticamente las amenazas contra la libertad de prensa en Colombia, desarrolla actividades que contribuyan a la protección de los periodistas y promueve el derecho fundamental a la información.

Este informe mensual recoge las actividades desarrolladas por la FLIP y las violaciones a la libertad de prensa reportadas. Para mayor información, visite la página www.flip.org.co o escriba a info@flip.org.co.

Contenido del informe de agosto

Protección:
1. Después de recibir amenazas, un periodista parte con su familia al exilio.
2. Atentan contra medio de comunicación en la Costa Caribe.
3. Concejal intimida a periodista en Barrancabermeja, Santander.

Prevención:
4. La FLIP evalúa la situación de las regiones con su red de corresponsales.
5. La FLIP se reúne con periodistas y participa en taller en Cúcuta, Norte de Santander.

Promoción:
6. Radican proyecto de ley que pretende endurecer los delitos de injuria y calumnia

1. Después de recibir amenazas, un periodista parte con su familia al exilio.

Después de haber recibido reiteradas amenazas contra su vida y la de su familia, Daniel Coronell, director del noticiero de televisión Noticias Uno y columnista de la revista ‘Semana’, tuvo que salir del país.

El periodista recibió las primeras amenazas el pasado 16 de mayo, cuando a su oficina llegaron dos coronas fúnebres en las cuales lamentaban la muerte de su hija. El 24 de junio, el periodista denunció a través de su columna en la revista ‘Semana’ que a su correo electrónico habían llegado nuevas amenazas en su contra. Según la investigación adelantada por el periodista, éstas provenían del computador personal del ex senador Carlos Náder

Sin que la Fiscalía General de la Nación hubiera tomado decisiones concretas sobre la investigación, Coronell debió abandonar el país. En el exilio, y gracias al apoyo de algunas organizaciones internacionales, adelantará estudios y continuará escribiendo su columna en ‘Semana’.

2. Atentan contra medio de comunicación en la Costa Caribe.

El pasado 15 de agosto en la noche, las instalaciones del ‘Diario El Informador’ de Santa Marta fueron atacadas por desconocidos. Según datos recogidos por la FLIP, la granada arrojada explotó en uno de los balcones del diario. A pesar de que en ese momento se encontraban algunos miembros del periódico en sus instalaciones, ninguno de ellos resultó herido.

Hasta el momento se desconocen los móviles del atentado en contra de este periódico de la capital del departamento de Magdalena.

3. Concejal intimida a periodista en Barrancabermeja, Santander.

El periodista Rosberg Perilla, de la emisora Calor Estéreo en Barrancabermeja, fue agredido verbalmente por Jhon Moros, concejal de ese municipio del departamento de Santander.

Perilla fue increpado por el concejal después de hacer referencia a un articulo publicado en uno de los semanarios locales, donde se informaba de una investigación de la Procuraduría General de la Nación en contra del concejal.

Hasta la fecha no ha sido posible localizar al concejal para conocer su punto de vista sobre los hechos. El puerto petrolero de Barrancabermeja ha sido una región de especial atención en temas de libertad de prensa. La FLIP continuará haciéndole seguimiento a este caso.

4. La FLIP evalúa la situación de las regiones con su red de corresponsales.

El 12 y 13 de agosto en Bogotá, la FLIP llevó a cabo el taller anual de la red de corresponsales, al cual asistieron periodistas la red provenientes de 14 departamentos de Colombia.

El taller contó con la colaboración de los investigadores de la Dirección de Derechos Humanos y Paz de la Fundación Social, quienes explicaron los alcances de la Ley de Justicia y Paz a partir de los estándares internacionales de justicia, verdad y reparación. Asimismo, introdujeron la discusión sobre el papel de los periodistas en los procesos de justicia transicional y en las comisiones de verdad.

El encuentro también permitió hacer un monitoreo sobre el estado de la libertad de prensa en las regiones. A continuación se mencionan algunas de las conclusiones más preocupantes, las cuales además coinciden en varios departamentos del país.

– Autocensura y silenciamiento: en todas las regiones se evidencia la práctica de la autocensura. Muchos periodistas han interiorizado el miedo a ser amenazados o agredidos y han optado por descartar de su agenda informativa aquellos temas sensible a intereses ilegales particulares.

Quienes intentan abordar temas como el narcotráfico, la corrupción o las acciones de grupos armados ilegales, son sutilmente silenciados. A través de llamadas, razones o mensajes que nunca llegan a denunciarse antes las autoridades, los periodistas abandonan investigaciones pertinentes en el control democrático en las regiones.

La conclusión es que si bien las estadísticas de amenazas y agresiones a periodistas han descendido, la situación en las capitales departamentales y municipios está muy lejos de favorecer la libertad de prensa.

– Pauta publicitaria: la manera como las entidades públicas distribuyen la pauta publicitaria entre los medios de comunicación – tanto en las capitales como en los municipios – se ha convertido en un instrumento para presionar a los medios para que publiquen información favorable. También se da el caso de periodistas que piden contribuciones en pauta como condición para cubrir alguna información.

– Acceso a la información: las autoridades les niegan constantemente a los periodistas el acceso a información de interés público. Algunos funcionarios públicos otorgan la información basados en relaciones de amistad, preferencias personales o conveniencias institucionales.

– Protección y conflicto interno: los periodistas ubicados en zonas afectadas por el conflicto interno tienen muchas dificultades para desplazarse a municipios apartados. En zonas donde se han llevado a cabo desmovilizaciones de grupos paramilitares, se evidencia un incremento de la delincuencia común.

Por otra parte, tanto guerrilla como paramilitares ejercen presión contra los periodistas para que cubran sus acciones o reproduzcan sus comunicados. Estos grupos utilizan a los medios de comunicación, principalmente las emisoras de radio, para difundir sus ‘partes de guerra’ e imponer su visión del conflicto.

5. La FLIP se reúne con periodistas y participa en taller en Cúcuta, Norte de Santander.

El 25 y 26 de agosto, la FLIP participó en Cúcuta en un taller sobre relación entre Fuerza Pública y fuentes. En el encuentro, organizado por el Ministerio del Interior, la FLIP fue invitada para desarrollar un juego de roles, donde periodistas y militares asumían papeles inversos para comprender las tensiones y dinámicas de la relación entre los medios de comunicación y las fuentes oficiales.

La FLIP también se reunió con la Defensoría del Pueblo, autoridades policiales y periodistas para discutir las medidas de protección de los comunicadores amenazados en la ciudad. Posteriormente, la FLIP le presentó al Ministerio del Interior el balance de estos encuentros, así como la situación del periodismo en la ciudad.

6. Radican proyecto de ley que pretende endurecer los delitos de injuria y calumnia.

El pasado 9 de agosto, el senador Juan Gómez Martínez radicó una vez más el proyecto de ley 53 de 2005, “Por medio del cual se adiciona un artículo nuevo a la Ley 599 de 2000 (Código Penal), en su titulo V, capitulo único”. Éste es idéntico al presentado por el propio senador Gómez Martínez en septiembre de 2003, que posteriormente retiró antes de dársele trámite.

Según la iniciativa, incurrirán en delito penal “el Director, periodista, comunicador social, cronista, articulista de Medios de Comunicación Social u otros medios de divulgación colectiva que haga públicamente injuria o calumnia o cualquier aseveración sin fundamento o prueba controvertida, que atente contra la dignidad, el buen nombre, la reputación, la moral de una persona, su vida privada o su familia”.

Las normas propuestas en el proyecto ya existen en los artículos 220 y 221 del Código Penal, lo que hace pensar en un objetivo directo y desproporcionado de restringir la actividad periodística.

Para la FLIP, ninguna ley puede tener como consecuencia práctica que la libertad de expresión desparezca por darle más importancia a otros derechos como el de la intimidad o la honra. Tampoco pueden establecerse sanciones desproporcionadas que conlleven a una inhibición de la actividad periodística.

Por otro lado, términos vagos e imprecisos del proyecto, como “moral” o “reputación”, pueden llegar a afectar el objetivo de los medios de comunicación de vigilar las actividades de los funcionarios públicos.

Según la ‘Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión’ de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, “las leyes de privacidad no deben inhibir ni restringir la investigación y difusión de información de interés público. La protección a la reputación debe estar garantizada sólo a través de sanciones civiles, en los casos en que la persona ofendida sea un funcionario público o persona pública o particular que se haya involucrado voluntariamente en asuntos de interés público (…)”.

La FLIP seguirá de cerca esta iniciativa y su trámite ante el Congreso, para evitar que el proyecto de ley como está propuesto vulnere los derechos a la libertad de información y de opinión en Colombia.

(Lea el artículo de la Fundación para la Libertad de Prensa publicado en el portal de la revista ‘Semana’: http://semana2.terra.com.co/archivo/articulosView.jsp?id=89505.)

* * *

Todas las agresiones contra los derechos a la libertad de prensa y a la libertad de expresión constituyen violaciones de los derechos humanos. Agredir a un periodista en medio de un conflicto armado es una infracción al Derecho Internacional Humanitario.

Sin categoría

Condena

7 Sep , 2005  

De todas las formas de responsabilidad, la de omisión siempre parece ser la más leve, la más volátil. Flaco favor le hace entonces la prensa mundial a la conciencia de la humanidad, inculpando a Bush y su círculo de amigos buena vida porque fue un día después, porque llegó donde un amigo, porque llevaba una perrita en brazos.
Esos son apenas los detalles que, como siempre, ocultan la verdad más profunda y más dramática para el resto de los mortales, que por ello mismo lo somos más, detrás del antifaz de un cowboy.
Insinuar siquiera que la actitud reiterativa del presidente norteamericano obedece a un desliz, a una decisión momentánea en medio de la coyuntura o a un error en el manejo de imagen es minimizar el problema que hoy tiene como víctimas potenciales no sólo a los que habitan en las zonas de influencia de los huracanes, de los terroristas, de los materiales inflamables o de los aviones destartalados que se desgajan como bengalas anunciadoras.
Inculpar, así, sin más, a quienes por física necesidad se asientan en playas dos metros bajo el nivel del mar, en las riberas de los corrientes fluviales o en cercanías donde viven o pasan los violentos de todas las creencias es buscar los ahogados río arriba.
Responsabilizar al destino, a la suerte o a la casualidad es declarar nuestro espléndido fracaso en nuestra tarea primigenia de conservación de la especie.
Mientras la soberbia (como la manifestada recientemente en Estados Unidos ante la ONU y ante todos los tratados ambientalistas), o el importaculismo de Bush ( y de los que son como él) que es capaz de cambiar su reino por un rancho, o el existencialismo prosaico (del vive la vida hoy , aunque mañana te mueras) o el determinismo o la resignación (que con nuestro silencio nos hace cómplices) frente a los sucesos del entorno, mientras todas las razones, y muchas veces origen mismo de los sucesos contemporáneos, naufraguen ante la avalancha de explicaciones mediatizadas, con todo su oropel de imagología y apariencia, estaremos condenados a vivir asidos, en medio de la tormenta a cualquier salvavidas, bajo la mirada condolida de los responsables que, en tierra firme se limitarán a acariciar a sus mascotas en brazos, antes de regresar a sus ranchos.

PatriaBoba.com

El fenómeno asador

20 Ago , 2005  

Por Memorin (Publica Semana.com)

Por estos días, nada funciona mejor que voltearse y gritarlo a los cuatro vientos. Es la práctica proverbial de quienes no pueden vivir sin las luces duras de la opinión pública, como las llamó la filósofa Anna Arendt.

De ello pueden dar fe Fabio Valencia, Luis Alberto Moreno y muy especialmente la flamante presidenta del Congreso, Claudia Blum. Todos ellos son “vergonzantes” de su pasado pastranista y hoy no sólo militantes, sino escuderos de la causa uribista.

En medio de sus nombramientos, unos ya oficiales y otros en capilla, ¿a quién se le puede ocurrir traer a colación sus volteadas? Y si así fuere, ¿A quién le importaría?

Eso es lo que no ha entendido el pobre de Horacio Serpa, uno de los candidatos (seguramente tampoco aquí ganará) al Guiness Record en giros de ciento ochenta grados sin presencia de rubor en las mejillas.

Dice el refrán popular que el que no se voltea no se asa. Pero una cosa es voltearse ganando (como lo ha aprendido hacer inveteradamente Noemí Sanín para broncearse y no ampollarse), y otra lejos del poder como les ha pasado a María Emma, a Samper y a la misma Piedad Córdoba, entre otros, hoy miembros de número del pabellón de quemados. Esa es la diferencia entre astucia, traición o falta de principios, como se puede calificar dependiendo en qué lado se esté.

Por eso hoy en la nómina de “astutos” iluminados por las totas televisivas, los flashes fotográficos y los candelabros de las reuniones sociales, aparecen Fernando Londoño (que de demandante pasó a defensor inefable), Turbay Ayala, Sabas Pretelt, Madona, el 69 por ciento del Congreso, la totalidad de los ministeriables, Laissa Reyes, Eduardo Escobar (debe estar muerto de la risa Gonzalo Arango que alguna vez hizo lo propio con Carlos Lleras), en fin.

Y a pesar de que aún la Corte no se pronuncia sobre la reelección, algunos ya tienen quemaduras de primer grado, otros de tercer grado y unos más astutos aún, siguen crudos en el partidor, playeros que son, a la espera del sol que más les alumbre.

PatriaBoba.com

Somos ingenuos

30 Jul , 2005  

Por Memorín/ Publica Semana.com

Para el periodista Mario Morales el delirio generalizado por la elección de Luis Alberto Moreno como presidente del BID es la más reciente prueba de ello.

Sólo pensar que la pobreza en Colombia podría disminuir o acabarse con la llegada de Luis Alberto Moreno a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es la muestra de candidez y delirio propios de las situaciones carentes de solución.

Igual que la utopía de la guerrilla derrotada en dieciocho meses con la Seguridad Democrática. O la generación de empleo con la reforma laboral. O la reactivación de la economía luego de las seis reformas tributarias en treinta y seis meses.

Claro, no faltará el que proponga recibimiento en carro de bomberos, desfile por la 26 y la Séptima y manifestación pública en El Campín.

Promesas veintejulieras similares se escucharon con la llegada de César Gaviria a la OEA. ¿Qué cambió con el colombiano en el organismo multilateral y “multinoperante”? Esta es la hora en que no sabemos cuánto fue el gasto del erario público en los viajecitos proselitistas de Noemí por los Caribes para conseguirle el puesto diplomático el ex presidente.

Tampoco sabremos lo que nos vino a costar el caudal de llamadas presidenciales, los viajes del vicepresidente por Centroamérica, la compañía in situ de Santiago Montenegro y otras minucias para lograr el nombramiento de Moreno, al que ahora presentan como un triunfo de la colombianidad, que envidiarían Juan Pablo Montoya y Catalina Sandino.

El dispositivo diplomático no pasa de ser el obvio agradecimiento a quien le abrió la puerta a los dos últimos presidentes colombianos en las altas esferas del imperio, así fuera apenas en calidad de besamanos.

Claro se ve el aprovechamiento, con fines electorales, del nacionalismo (tan desfasado como en el caso de la venta o fusión de Bavaria, minutos antes de retirarse de la Bolsa de Valores).

Como si no supiéramos que Moreno estará al frente de una entidad financiera y no de una institución de caridad. ¿Qué hizo por su país Enrique Iglesias, el anterior presidente, luego de 17 años en el cargo? Año tras año, hizo lo que hacen todo los bancos, como bien lo señaló Alejandro Dumas, prestar paraguas cuando hace buen tiempo y pedirlos arreglados cuando empieza a llover.

Imagínense aquí, que hace rato no escampa.

Sin categoría

Calidad informativa: ¿Una utopía?

9 May , 2005  

La celebración del día de la libertad de prensa, la semana pasada, es la excusa perfecta para evaluar la calidad de la información. Columna del académico Germán Ortiz.
Por Germán Ortiz Leiva
Publicado en Revista Semana

El contexto

Hace unos días a propósito del Día Mundial sobre Libertad de Prensa, la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), publicó su último informe sobre las condiciones de seguridad de los periodistas en el mundo en zonas de abierta guerra -caso Irak -, conflicto persistente – Colombia-, frágiles democracias – Haití -, o que padecen regímenes autoritarios – Cuba, y viejos países de la ex Unión Soviética, lugares todos en donde ser periodista resulta en ocasiones altamente peligroso para preservar la vida sin riesgo por razones propias del oficio, provocar su encarcelamiento o en el mejor de los casos, ser objeto de amenazas veladas o manifiestas por cuenta de los poderes locales y los actores violentos que actúan cerca de los espacios de trabajo de muchos periodistas.

En este sentido, la información se ha transformado poco a poco y en la medida en que se le ha reconocido efectos importantes en las sociedades modernas – sobre ella deciden y actúan los políticos, piensan los ciudadanos, se mueven las naciones – un arma estratégica que pone en tensión el impulso natural de los hombres de saber qué pasa a su alrededor frente al celo de los poderosos que sienten que la prensa y sus periodistas deben ser partidarios de sus causas o de lo contrario merecen la censura y el rechazo. Y aunque la información como tal no sea exclusiva del oficio periodístico ya que otras muchas profesiones se relacionan también con ella y su manejo – corredores de bolsa, administradores de sistemas informáticos – la periodística, se vuelve de valor agregado para el oficio que se pone frente al juego recurrente del poder político.

“El primer deber de la prensa es obtener una inteligencia pronta y correcta de los hechos de actualidad e, instantáneamente, revelarlos para hacerlos patrimonio común de la nación” resaltaba un editorial del periódico The Times en Londres en 1852. De ahí que esta información, la periodística, se vuelva más valiosa no sólo porque va dirigida al público y a la opinión de las gentes, sino porque además sino fuera por ella, estas gentes jamás se enterarían de “algo” que probablemente no sabrían si los medios de comunicación no se lo informaran. La información en este sentido resulta de suma importancia tal como lo demostró la historia en la llamada Perestroyka (reforma) de Gorbachov, la cual por ejemplo, no hubiera sido posible sino se hubiera dado bajo un ambiente de Glasnot (transparencia) de la información, que permitió conocer muchos asuntos de la sociedad soviética que por décadas estuvieron ocultos por razones de seguridad nacional y que al salir a la luz pública precisamente dieron al traste con el régimen completo.

Calidad informativa

Pero esta definición de la información periodística del siglo XIX, además nos conduce a entender un aspecto básico de la misma: Su calidad. Tan necesaria para darle más validez social al trabajo de periodistas, redactores y reporteros. Enunciación que para entonces ya identificaba las pautas de las discusiones en torno de la calidad informativa la cual en términos modernos se puede reconocer como la coherencia que de manera ideal debe darse entre los hechos humanos que el periodista reconoce, interpreta y explica y las informaciones de interés público que elabora a partir de tales hechos. Es decir, que no basta con que el periodista transmita como tal, fielmente, tales hechos (el viejo paradigma de la sociedad espejo), sino que además debe darlos como asuntos que trazan lo público porque se hace de muchos y no de unos pocos. Esta coherencia como condición básica a la vez, permitirá evaluar otras características que de manera precisa – objetividad, veracidad, etc.- ayudarán al reconocimiento amplio de la calidad del oficio periodístico y de los productos que se obtienen del mismo

Informar a la sociedad sobre lo que ocurre con todo lo que eso implica en las sociedades actuales no significa otra cosa que decirle a los ciudadanos lo que les puede convenir o no; de los efectos de las acciones de sus dirigentes; de las oportunidades para su bienestar; de cuáles son las peores opciones para sus vidas o de qué resultará mejor para ellos. Es un poco lo inevitable y chocante que resulta del discurso periodístico cuando asume su rol pontificador, cuando habla de la condición humana, sus logros y limitaciones; de lo bueno y lo malo, de lo perverso y lo virtuoso, de lo doloroso y placentero, de lo bello y lo feo, en todos los casos sin renunciar – aunque en ocasiones así parezca o se quiera – a aquello de la condición humana porque esta e irrenunciable y exige un reconocimiento de dignidad y valor.

Pero también es la ocasión para saber hasta donde llega la influencia de los poderosos que se interesan por que sus medios de información cuenten historias acomodadas, parciales e interesadas, que sólo muestren la “historia oficial”, la de los Estados y no la de los ciudadanos. De no ser así, entrarán entonces a amenazar y actuar contra la prensa y los informadores. Denigrarán de ellos y lanzarán advertencias de censuras y regulaciones impuestas. Y un poco más allá, la oportunidad de sentir la presencia de los actores de un conflicto cuyas acciones se dirigirán sin menoscabo hacia los periodistas a quienes consideren parte del bando adversario, que terminan amenazando e intimidando como si fuera un actor más de la guerra.

En general la información ha sido un recurso estratégico para cualquier conflicto. En un país como Colombia en el que es importante contar con el apoyo de gran parte de los ciudadanos para legitimar causas y razones no siempre bien vistas, todos aquellos que tengan que ver con la elaboración y uso de la información, se verán irremediablemente involucrados en sus problemas. Por eso mismo es que el asunto de la libertad de prensa y todas sus expresiones asociadas – derecho a informar y ser informado – se han vuelto cada vez más álgidas en la medida en que el conflicto se profundiza. No en vano desde hace más de un siglo y a propósito de la guerra hispano norteamericana un político advertía: “La primera víctima de la guerra es la verdad”.

Estas amenazas contra su libertad de prensa se reconocen por el número de hechos violentos, amenazas y agresiones que han colocado al país en el mapamundi que la organización RSF exhibe en su portal WEB como zona roja donde hay serias amenazas para ejercer el periodismo. En el 2004 por ejemplo, fueron asesinados 12 periodistas en América Latina. Y aunque Brasil, México, Perú y Haití superaron la cifra de muertos en relación con Colombia en donde sólo fue asesinado un comunicador el año pasado, registramos el 14,6% de las agresiones persistentes, 53 frente a 363 de todo el continente.

Una visión distinta

Pero frente a este panorama, hablar de libertad de prensa puede ser un asunto de oportunidades, porque a pesar de encontrarse el país inmerso en un conflicto social de largo aliento, las empresas informativas han tenido que superar grandes obstáculos por mejorar su desempeño profesional a la hora de cubrir los hechos relacionados no sólo con la guerra, sino con otros aspectos de la sociedad colombiana. Y a pesar de las preocupantes cifras que presenta una organización de carácter internacional como RSF que encuentra que desde hace 10 años, el número de comunicadores muertos en Colombia de manera violenta asciende a un poco más de 50, son muchos los intentos desde los equipos de profesionales, la academia, las organizaciones no gubernamentales y en general la sociedad, para mejorar sus condiciones técnicas, profesionales y humanas que se relacionan de manera directa con las rutinas de elaboración de noticias, manejo de las fuentes, perfección en el uso y manejo del lenguaje, comprensión del conflicto y en general, mejoramiento en los estándares regulares que inciden en la calidad de la práctica periodística.

Para la sociedad colombiana y a pesar de las críticas que se dirijan hacia sus periodistas, le resultará mejor un país que respalde a sus medios de comunicación pero les exija además bajo el principio del bien común, una información transparente que cuide de los ciudadanos y proteja a los reporteros que la hagan. Además, la ciudadanía esperará que dichos canales se amplíen y diversifiquen con lo que se garantizará por supuesto, la pluralidad y la crítica informativa que permita la existencia de una voz disidente que cumpla la función de llamar la atención sobre asuntos que parezcan invisibles a la opinión. Es el verdadero sentido democrático de la información periodística.

Los medios alternativos en este sentido, poco a poco serán fuente importante de datos, contenidos y reflexiones que no suelen estar presentes en los medios convencionales; canalizan la voz ciudadana e impactan en los sectores más jóvenes como los que suelen aprovechar más estos caminos por aquello de la apropiación tecnológica los blogs por ejemplo, los grupos virtuales de discusión, los boletines digitales, las emisoras colegiales, los periódicos murales e incluso las estaciones comunitarias de municipios que pueden replantear la información masiva lejos de los filtros naturales de la información comercial (otra forma de censura) y darla por encima de las amenazas de actores armados, delincuentes o políticos corruptos, como algo de naturaleza pública que debe ser conocida por todos, para configurar una sociedad más justa y equilibrada que permita soñar salidas más creíbles para la comunidad.

Informar antes que Comunicar

Para informar sobre los hechos sociales y hacerlo de forma adecuada, debe entenderse que el periodista se diferencia del ciudadano común no sólo por la intencionalidad de comunicar algo, sino porque además, debe hacerlo verdaderamente. Para lograrlo se toman datos de una realidad de la que el propio periodista hace parte y de la que, de manera subjetiva él como sujeto, considera relevantes para trasmitirlos a una comunidad con interés social y humano.

La escogencia, elaboración y entrega de mensajes que hablen de realidades humanas, debe conllevar verdades implícitas que no deformen ni alejen el entendimiento individual y social de dicha realidad. Informar en este sentido, se convierte en uno de los principios fundamentales del periodismo. De hecho, el asunto conduce a un debate más profundo: la manera como su práctica profesional – recolección de datos del entorno con la intención de someterlos al llamado interés informativo – logra obtener productos periodísticos de calidad para los ciudadanos. Además del tipo de características que debe conllevar dicha información: Confiabilidad, responsabilidad, objetividad, veracidad como criterios evaluativos de la información periodística que parte de la realidad social. No hay que olvidar, que en muchas ocasiones la calidad del producto informativo se compara no tanto con la rutina periodística utilizada o el modo de obtención de los datos como sí con la realidad misma.

Finalmente esta sociedad, la colombiana, no hará nada ni exigirá cambios en las actitudes de sus gobernantes, si percibe unas empresas informativas poco responsables, legítimas y creíbles. En cambio, hará todo lo que esté a su alcance a través de diversos fenómenos de opinión pública si ve en sus periodistas, personas temerarias en el sentido pleno de la palabra y bien dispuestas para dar lo mejor de sí mismas para hacer de Colombia una sociedad con mejor sentido.

* Profesor del Programa de Periodismo y Opinión Pública de la Escuela de Ciencias Humanas de la Universidad del Rosario en Bogotá

PatriaBoba.com

Sumo espectáculo

3 Mar , 2005  

Por Memorin (Publica Semana.com)

No sólo por los anuncios anticipados del deceso pontifical por parte de agencias internacionales (reproducidas por medios nacionales). Un periódico tan prestigioso como el turinés L’Stampa publicó una composición a manera de lápida en su edición del viernes primero de abril.

También es cuestionable la repetición de la imagen angustiada del sumo Pontífice ante la imposibilidad de pronunciar palabra, lo que originó reacciones diversas como la de Vincenzo Marras, director de la revista Jesús, de prestigio en los ámbitos eclesiales italianos: “Siento dos sentimientos fuertes y opuestos: sincera conmoción por Karol Wojtyla (…) y fastidio por la ostentación del dolor.”

O como lo han criticado medios españoles e incluso polacos, por la transmisión casi en vivo y en directo de su agonía y muerte.

Más preocupante ha resultado la presencia permanente de cámaras de televisión, ajenas a todo respeto por la intimidad en lugares impensables como la capilla privada de Juan Pablo II donde yacía su cadáver antes de ser trasladado a la sala Clementina, donde fue expuesto horas más tarde.

El paroxismo luctuoso va más allá de los tres millones de fieles haciendo fila para ver sus despojos, más allá de las 990.000 cadenas en motores de búsqueda en Internet, de los sesenta mil artículos sobre su óbito, y de ser considerado el fenómeno cibernético más seguido después del atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York. Para no hablar de la incesante repetición de los rituales, de las cábalas y de los datos que los portales y periódicos refritan cada día.

¿Qué pensaría de ello Karol Wojtila? El mismo que durante 26 años de pontificado derrochó energía y sabiduría. El mismo que en Semanas Santas precedentes criticó la afluencia de gente en la conmemoración de la pasión y muerte de Jesús y la indiferencia de la feligresía el domingo de resurrección. El mismo que repitió tantas veces, que contadas pasarían a engrosar sus innumerables records, que el Altísimo no es Dios de muertos sino Dios de vivos.

Uncategorized

Volvamos al ábaco

23 Ene , 2005  

Por Memorin/Publica Semana.com

Quizás tienen razón en tratarnos como nos tratan, como nos tratamos. Pocos sabemos de nosotros, ni siquiera cuántos somos.

Aterra saber que nadie sabe cuántos pobres hay, para saber a cuántos pobres asistir. Que más de 24 millones dicen los estudios, que apenas veinte millones insiste Planeación.

Que las cifras que maneja la Cancillería y el Dane sobre los colombianos en el exterior difieran en más de 2.700.000 seres humanos parece un chiste cruel. Y eso que falta ver qué datos tiene la Dian de las remesas que mantienen a un buen número (del cual nadie da razón) de colombianos dentro de nuestras fronteras.

Que inteligencia militar diga que entre abatidos, detenidos y reinsertados sumen algo más de 24 mil guerrilleros en los últimos 29 meses, es una prueba fehaciente de que aquí no hay guerra porque la insurgencia ya no existe y quizás tampoco sus auxiliadores, sobre todo si en algunos anales, la cifra de alzados en armas no superaba los 14 mil miembros.

De los desplazados no se puede hablar, también lo están de las estadísticas. El Dane y Planeación saben que las cifras sobre delitos disminuyeron no por falta de ocurrencia de casos y sino por ausencia de denuncias. Quizás las víctimas o sus familiares sí sabían que la impunidad en el país es del 90% como sostienen los especialistas y no del 50% como alegremente dice la Fiscalía.

Habrá que mencionar también el desconocimiento sobre el número de hectáreas con cultivos ilícitos, la cantidad de dólares vendidos a menos de dos mil pesos, el número de armas entregada por los paramilitares.

Por ahora sólo aparecen ciertas las cifras del bajísimo incremento del salario mínimo para el nuevo año y los 1400 millones de dólares millones que dice Forbes que tiene Luis Carlos Sarmiento Angulo, lo que valió su nominación entre los 406 personajes más ricos del mundo.

Cuando se escriba la historia de Colombia entonces tal vez se diga que el nuestro era un país que tenía entre uno y dos millones de metros cuadrados, que tenía entre 30 y cuarenta millones de habitantes, que tuvo un presidente que gobernó entre cuatro y ocho años y que contra todo lo que se diga, desaparecimos antes de poder dilucidar la diferencia entre censar y empadronar.

Y pensar que todo se hubiera solucionado con un ábaco.

Sin categoría

Mirar TV a solas, el gran placer femenino

7 Dic , 2004  

MEDIOS Y SOCIEDAD
Un equipo de psicólogos y economistas reporta hoy lo que muchos saben, pero que no siempre admiten (en especial los científicos sociales): para las mujeres, mirar televisión en soledad es una de las formas más divertidas de pasar el tiempo, mientras que cuidar de los chicos es considerado por muchas de ellas tan aburrido como hacer las tareas del hogar. Los hallazgos fueron publicados en la revista Science, y comentados en The New York Time. La nota puede leerse entera en La Nacion (Argentina).

PUBLICADO EL 6 DE DICIEMBRE DE 2004

······································································································································

Tiempo estimado de lectura 5′ 0”

Los hallazgos, apuntan en dirección contraria a las investigaciones previas y al conocimiento convencional sobre qué es lo que hace feliz a la gente y por qué, y sugieren que las realidades fundamentales de dinero, matrimonio y seguridad laboral tienen menos que ver con los estados cotidianos de ánimo que con factores como plazos de entrega en el trabajo o calidad de sueño.
El estudio también marca el debut de un nuevo tipo de cuestionario que revela las subyacentes y momentáneas emociones que integran un día ordinario. En este abordaje, llamado el “Modelo de Reconstrucción del Día”, las personas llevan un diario de todo lo que hacen durante el día, desde leer el periódico en la mañana o discutir con los chicos durante el almuerzo, hasta correr para alcanzar el colectivo a la tarde o caer dormido extenuado, con las medias puestas.
Al día siguiente, al consultar el diario, quienes lo han escrito reviven cada una de esas actividades y, usando doce escalas, les asignan un puntaje que revela cómo se han sentido en ese momento: preocupado o relajado, amigable o infeliz, etcétera.
El estudio, que involucró a 909 mujeres de Texas, Estados Unidos, halló que en general estas personas se despertaban un poco malhumoradas, pero rápidamente entraban en un estado de tranquilo placer que se incrementaba durante el día, interrumpido por momentos ocasionales de ansiedad, frustración y enojo.
Como era predecible, el estudio encontró que las tareas hogareñas y enfrentar al jefe eran consideradas como las ocupaciones menos placenteras, mientras que el sexo, las reuniones con amigos y el relax eran las que más les agradaban.
Pero contrario a las investigaciones previas, el estudio halló que para las mujeres mirar televisión solas estaba al principio de la lista de actividades placenteras, más arriba que salir de compras o hablar por teléfono, y que cuidar de los hijos estaba bien abajo, incluso por debajo de cocinar y no muy lejos de las tareas hogareñas.
Una medida del bienestar
Tradicionalmente, los investigadores que han estudiado el bienestar solían hacer preguntas sobre satisfacción, en un intento por determinar la salud de los vínculos o para evaluar las habilidades.
En contraste, el nuevo método de encuesta lleva a las personas a revivir un día normal y a asignarle un puntaje de acuerdo a qué tan alegres, enojados o deprimidos se encontraban al momento de realizar esas actividades.
Al reimaginar esas actividades diarias, en vez de reportar lo que podrían o deberían sentir al respecto, las personas son más honestas sobre el disfrute que obtienen al realizarlas, afirmaron los investigadores.
“Esta es una medición de los estados de ánimo momentáneos, pero no significa que sea la mejor cosa que podrían estar haciendo -dijo el doctor Daniel Kahneman, profesor de psicología de la Universidad de Princeton y principal autor del estudio-. Si usáramos adjetivos como shockeados, excitados o involucrados, seguramente obtendríamos respuestas diferentes.”
Y agregó: “Pero estamos tratando de formarnos una mejor idea o entender el sentido de cómo son realmente las vidas cotidianas de las personas, de qué es lo que hacen con su tiempo en verdad”.
Uno de los hallazgos más consistentes del estudio es que el dinero no cambia mucho la propia percepción del estado de ánimo.
En tanto las personas no estuvieran en una situación de extrema pobreza, la vida material no establece grandes diferencias, y tienden a puntuar su propia felicidad en un rango de 6, 7 o más, en una escala de 10.
Después de controlar otros factores, el doctor Kahneman y sus colegas encontraron que incluso las diferencias en el ingreso de cada hogar de más de 60.000 dólares tienen un efecto reducido en los estados de ánimo cotidianos.
Casamiento y malos sueños
La seguridad laboral también tiene poca influencia, según los investigadores. Y de nuevo, en contraste con trabajos de investigación previos, los investigadores observaron que las mujeres divorciadas reportaron estar ligeramente más alegres durante el día que las mujeres casadas.
Por lejos, los dos factores que más entristecen el ánimo diario son el dormir mal y los plazos cortos de entrega de trabajos. Según la escala que desarrollaron los investigadores, las mujeres que duermen mal reportaron relativamente poca alegría incluso cuando podrían relajarse delante de la televisión o cuando salían de compras.
El doctor Richard Suzman, director asociado de investigación social y comportamental del Instituto Nacional de Envejecimiento, de los Estados Unidos, dijo que si el nuevo método de encuesta demuestran ser sensible a los cambios de la vida en futuros estudios, podría convertirse en una forma de medir la calidad de vida estándar, lo que aportaría un panorama más completo de cómo las nuevas drogas o tecnologías médicas pueden enriquecer u oscurecer el placer en la vida cotidiana.
“Este instrumento debería aportarnos una mejor forma de medir el bienestar”, afirmó Suzman.
El doctor Martin E.P Seligman, profesor de psicología de la Universidad de Pennsilvania y autor del libro “Felicidad Auténtica”, dijo que el método también agrega una dimensión valorable a la comprensión de qué es lo que constituye “la buena vida”. Una parte es el ánimo, dice; otra es cómo las personas se comprometen con lo que están haciendo y una tercera es el significado que le dan.
Seligman, que ha enseñado el Modelo de Reconstrucción del Día a algunos de sus estudiantes, dice además que ese tipo de sistema de medición podría ser muy bien aprovechado como un instrumento en psicoterapia.
“Usando estas técnicas, podemos ver patrones-dijo el psicólogo-. Para algunas personas, es crucial cómo finalizan el día. Para otras, en cambio, lo crucial es cómo ese día ha comenzado.”

Por los medios

Los periodistas son responsables del mal uso general del idioma español

28 Nov , 2004  

Eso afirmó en Uruguay el director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina. “Si la gente habla mal es porque los periodistas utilizan esas palabras”, dijo Molina, quien, de paso, se definió como periodista.

“Los periodistas y los escritores tenemos que usar bien nuestro lenguaje porque somos el espejo donde se refleja la sociedad”, sostuvo. En opinión del director del Cervantes, “hay que cuidar que los periodistas escriban y hablen bien y sepan lo importante que es la defensa del idioma”.

A pesar de ese mal uso, “el español goza de una salud radiante”, aseguró, y destacó que “en Estado Unidos ya lo hablan por lo menos 40 millones de personas y en Brasil lo van a hablar como segunda lengua otros 50 millones”.

Molina dijo que el idioma español “ha crecido en el mundo sin que nadie lo ayudara. Hay que darse cuenta que si lo ayudamos un poco, los 400 millones que ahora lo hablan se pueden multiplicar en unos años”, afirmó.

“La única institución que se ha dedicado a la difusión del español es el Instituto Cervantes, a pesar de sus escasos 13 años de vida”, recorldó Molina, de origen gallego y que hace seis meses está al frente del Cervantes.

El académico anunció la próxima apertura de centros de difusión del idioma español en Belgrado, Estocolmo, Praga y Sofía, y a finales de 2005 en Pekín y Shangai, que se sumarán a los 42 centros ya existentes en otras partes del mundo.

El español realizó una breve visita a Montevideo tras participar en el III Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebró en la ciudad argentina de Rosario.

Sin categoría

DIAGNÓSTICO DE LA LIBERTAD DE PRENSA EN COLOMBIA Agosto 2004

16 Sep , 2004  

Fundación para la Libertad de Prensa (Flip). Bogotá, Colombia.

De enero a agosto, 49 periodistas han sido víctimas de las 52 violaciones a la libertad de prensa que se han presentado. En agosto, tres periodistas fueron víctimas de alguna clase de violación. Dos de ellos, al parecer por grupos armados ilegales y el tercero por los manifestantes de una protesta.

Por otra parte, se presentó un fallo judicial que podría ser un precedente para que se censuren previamente programas de radio. Pese a que el panorama no mejora, la FLIP continúa su labor de hacer visibles estas violaciones a través de alertas, comunicados, artículos, conferencias y seminarios.

VIOLACIONES A LA LIBERTAD DE PRENSA

Amenazas

El 3 de agosto un periodista de Valledupar -ciudad al noroccidente de Colombia- fue amenazado por desconocidos, quienes llamaron a su jefe inmediato para hacerle llegar el siguiente mensaje: “Muy irresponsable la información que publicaron sobre la muerte del Kancuamo (…) díganle -al periodista- que es mejor que se cuide”. El reportero fue amenazado por presuntamente haber publicado una noticia relacionada con el asesinato del líder Kancuamo Jimmy Arias. La FLIP encontró que, en efecto, el diario sí había publicado una nota al respecto, pero ésta no fue redactada por el periodista a quien amenazaron. La nota fue tomada de un comunicado de prensa que sacó la Organización Nacional Indígena de Colombia condenado dicho asesinato. Sin embargo, el periodista se vio forzado a salir de la región.

• El martes 17 de agosto, el diario de la ciudad de Ibagué (ciudad en el suroccidente de Colombia), El Nuevo Día, recibió una amenaza por correo electrónico en la que decían: “la sindicación temeraria en el sentido que mi patrón había comprado el bloque Tolima de las autodefensas, se paga con la muerte”. El correo se refería a una nota escrita por la agencia de noticia Colprensa y publicada en el periódico, en la que se recogían unas declaraciones del congresista Wilson Borja. El congresista declaró que un grupo de paramilitares conocido como Centauros había comprado a otro grupo conocido como el Bloque Tolima.

La amenaza llegó con membrete de las Autodefensas Unidas de Colombia. Por esa razón, se solicitó al Comisionado de Paz llevar el caso a la mesa de negociaciones en Santafé de Ralito. Los voceros del Bloque Centaruo manifestaron no ser los autores de la amenaza.

Agresiones

• El 9 de agosto de 2004, el periodista de Radio Ipiales, Julio Horacio Bernal, fue agredido por un grupo de manifestantes indígenas mientras cubría una protesta en el puente internacional Rumichaca en la frontera colombo-ecuatoriana, al sur del país. Bernal fue agredido al presentar sus credenciales de periodista, pues los indígenas consideran que todos los reporteros se encuentran aliados con el alcalde de la ciudad de Ipiales, quien, según ellos, es la persona que no ha dejado que Wilson Morales se posesione como gobernador del cabildo indígena. El periodista dijo a la FLIP que fue golpeado con palos mientras los insultaban y que sus equipos fueron retenidos sin que, hasta la fecha, se los hayan regresado.

Decisiones Judiciales

• El programa de radio “El mañanero de la Mega” que se transmite todos los días de 7 a 9:00 am tendrá que adecuar su contenido a las normas colombianas que regulan la radio. Esa fue la decisión que tomó el Consejo de Estado, alto tribunal colombiano, por considerar que el contenido del mismo iba en contra de “la moral pública, las buenas costumbres, los valores, la integridad física y psíquica de la sociedad”. La decisión fue tomada con tres votos a favor y dos en contra.

Los jueces que votaron en contra argumentaron, entre otras cosas, que la decisión del Consejo de Estado es una censura previa sobre el programa radial porque lo obliga a que adecue su contenido antes de ser emitido. Agregó que el tribunal se equivocó al decir que existiera una ley que expresamente prohibiera la emisión de cierta clase de contenidos, pues lo único que hay son unos objetivos generales.

La FLIP coincide con la opinión disidente. La Constitución prohíbe de manera expresa la censura previa; sólo permite una responsabilidad posterior a la publicación. Adicionalmente se debe tener en cuenta que el examen que se hace de un contenido de entretenimiento debe ser diferente al de un contenido informativo, pues se ha dicho que, en principio, la opinión no tiene límites, mientras que la información debe cumplir con la exigencia de ser veraz e imparcial.

Desde el fallo se ha notado un cambio en el contenido del programa. Además, antes de iniciar, se advierte sobre las posibles palabras y el alto contenido sexual que éste puede tener.

ACCIONES PRO-LIBERTAD DE PRENSA

Visita a Arauca

El 9 de agosto de 2004, la FLIP visitó la ciudad de Arauca para participar en el Seminario “Manejo de Información en Áreas de Conflicto y Atentados Terroristas” organizado por invitación del periodista Herbin Hoyos. La FLIP presentó una ponencia relacionada con la cultura de autoprotección entre los reporteros y la importancia del derecho de la sociedad a estar bien informada. En el evento hubo también participación
de académicos, periodistas que han cubierto conflictos armados y conocedores del tema de terrorismo.

Aprovechando la visita, la FLIP habló con los periodistas de la región sobre una campaña lanzada por el Proyecto Antonio Nariño y sobre los efectos que ésta ha tenido en la población. Los periodistas manifestaron estar contentos con los chalecos que se entregaron y las cuñas de radio que se grabaron se transmiten de manera regular en las emisoras. Sin embargo, señalaron la importancia de darle continuidad a esta campaña.

Talleres sobre manejo de situaciones de secuestro

La FLIP fue invitada por la Fundación País Libre a dictar un módulo de protección para los periodistas que participan en los talleres sobre secuestro que organiza País Libre. El papel de la FLIP en los talleres fue la de explicar a los periodistas las formas en que pueden disminuir su nivel de riesgo al desarrollar su labor con el uso del “Manual de Autoprotección en el Conflicto Colombiano” publicado por la FLIP con el apoyo de la UNESCO. La FLIP participó en los talleres realizados el 11, 18 y 25 de agosto.