El ex espía ruso, Alexander Litvinenko, que falleció a causa de un aparente envenenamiento, responsabiliza en una carta al presidente de Rusia, Vladimir Putin, por la pérdida de su vida. El espía había acusado en años anteriores al gobierno ruso, por cuestiones “relacionadas con el conflicto de Chechenia, y la forma en que las autoridades capitalizaron los efectos en torno a los atentados ocurridos en edificios de Moscú en 1999

Suscribir
Twitter
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram