Aparte de títulos y golpes de opinión los dos ministros que se estrenan en el gabinete van a necesitar más de una ayudita para cubrir las plazas que dejaron sus antecesores.
El flamante Minhacienda, Oscar Iván Zuluaga, por ejemplo, anda por estos días tomando un curso de metereología por correspondencia. Después de su exigente posgrado en Inglaterra, y de su experiencia como docente, el nuevo Ministro sabe que antes que teorías y tesis (de las cuales él ha sido tutor y director consuetudinario) necesita para un desempeño decoroso de la economía, tendencias, ambientes y climas apropiados generados por los mercados internacionales. En últimas lo que requiere, como se lo ha dicho al oído el ya experimentado en esas lides y ahora ministro saliente, Alberto Carrasquilla (como lo demuestra su indomable blower a prueba de gomina), es una dosis permanente de buenos vientos alisios. Ni tan fuerte que despeinen al santo, ni tan débiles que no lo refresquen.
Se ha enterado el hijo epónimo de Pensilvania, Caldas, tierra prolífica en ventoleras, brisas y temporales, que antes que fundamentos en macroeconomía va a tener que contar con un poco de suerte para que las ventiscas no se le conviertan en turbulencias en estas épocas veleidosas del fenómeno del Niño que, como sabemos, goza de carácter impredecible. Por eso el plan B de don Oscar Iván es hacerle un campito a Max Henriquez, para que desde una oficina contigua le sople las predicciones que le depara al país la rosa de los vientos en este año borrascoso.
Una tarea similar le espera a Fernando Araujo, que ante el incierto futuro del TLC ha tenido que conformarse con las asesorías de Norbertos, Antonios y Jhonny Staff para que los visitantes del Palacio de San Carlos, su nuevo hogar, no sientan tan brusco el cambio entre el glamour con Pantene que despedía la Conchi, y la nueva imagen de hombre silvestre de la que aún no se ha podido despegar el flamante canciller como tampoco lo ha podido hacer su pasado de los aromas chambacuneros, así haya precluído la investigación. Ni siquiera el exmindesarrollo ha tenido tiempo de “mandarle a coger

Suscribir
Twitter
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram