“Una tragedia sin fin”, dice la FIP sobre muerte de periodistas y trabajadores de los medios de comunicación que durante 2007 mantiene cifras extremas

La Federación Internacional de Periodistas, FIP, alerta sobre la violencia contra periodistas que, durante el 2007, alcanzó niveles históricos, por tercer año consecutivo, con 171 muertes registradas, cifra levemente inferior a la del año pasado.

Los conflictos en Irak, Pakistán y Somalia han sido los más peligrosos para los periodistas, durante este año que finaliza. Allí se ratificaron las altas cifras de trabajadores de medios muertos y, por lo tanto, la tragedia sin fin para la comunidad periodística.

En el 2006, la FIP confirmó la muerte de 177 periodistas y trabajadores de medios. Este año, fue un poco menos mortal para la prensa, con 171 muertes. Las cifras fueron recopiladas en cooperación con el Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa, INSI.

“La violencia contra los periodistas continúa con registros históricos, por tercer año consecutivo”, destacó el Presidente de la FIP, Jim Boumelha. “La ola de ataques contra nuestros colegas, marca una crisis de tragedias humanas y agresiones incesantes contra la libertad de prensa”.

Boumelha hizo un llamado a una mayor acción de la comunidad internacional para enfrentar la impunidad, y eliminar el miedo y peligro en el ejercicio del periodismo. “Nuestros colegas fueron declarados objetivo, debido a su labor informativa: murieron cubriendo hechos peligrosos y perdieron la vida en el afán de cubrir historias de último momento,” dijo.

Aunque se registraron más muertes accidentales este año, la FIP indica que la amenaza de ser declarado objetivo militar y los peligros para los trabajadores de medios continúan dramáticamente, particularmente en zonas de conflicto. Siguió en ascenso el alto registro de periodistas muertos en Irak y varios casos fueron reportados en Somalia y Afganistán. Por otra parte, disturbios en Sri Lanka y Pakistán cobraron la vida de varios colegas.

En África, los ataques violentos contra reporteros no han cesado y la brutal represión contra la libertad de expresión en Eritrea, significó la muerte de dos periodistas.

El cubrimiento del narcotráfico o temas relacionados, causó otro alto índice de muertes en México. En América Latina los periodistas fueron asesinados, básicamente, por informar sobre mafias de drogas y políticos corruptos.

“Como ahora es costumbre, los trabajadores de medios en mayor peligro, son los que laboran en su propio país”, señaló Boumelha. “La violencia contra la prensa es más evidente en países donde la situación política es inestable. No es una coincidencia que países como Somalia y Pakistán sean los dos más peligrosos del año para el periodismo”.

La FIP coordina el conteo de víctimas con el Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa, INSI, e incluye a los casos de periodistas muertos debido a su labor informativa, asesinados de manera premeditada ó durante el desarrollo de su labor. El informe también contiene los casos de comunicadores que perdieron la vida en accidentes mientras se dirigían a cubrir una historia o se alejaban del lugar de los hechos.

En Irak, el país más peligroso para los periodistas, desde la invasión de EEUU en el 2003, 65 periodistas y trabajadores de medios murieron este año. De los colegas que perdieron su vida, todos, a excepción de uno, eran periodistas locales.

El informe completo de la FIP, con detalles de cada caso, será presentado a mediados de enero basado en avances y conclusiones de investigaciones.

La investigación de la Federación deja en claro que los periodistas nacionales son los más vulnerables a los ataques. En la gran mayoría de los casos, los trabajadores de medios que trabajaban para medios nacionales o regionales, perdieron la vida en sus propias comunidades.

El informe también resalta el grave problema de la impunidad que sigue mellando al sector de los medios. La mayoría de los crímenes de este año no han sido resueltos y es probable que nunca sean castigados los agresores.

El Secretario General de la FIP, Aidan White, se unió al llamado de acción ante la alarmante impunidad, a pesar de la resolución aprobada hace un año por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. La resolución es un fuerte llamado a todos los gobiernos a enfrentar la crisis de la violencia contra los medios. White declaró: “Muchos asesinos de periodistas se están saliendo con la suya. Los gobiernos tienen que tomar esta problemática con seriedad. Cada caso tiene que ser investigado. Los responsables tienen que ser castigados”.

White, acompañado por el periodista canadiense Peter Murdoch, y el coordinador de Oriente Medio, Monir Zaarour, visitarán Bagdad esta semana para discutir la seguridad de los afiliados a la Federación en el país, el Sindicato Iraquí de Periodistas y el Sindicato de Periodistas de Kurdistán.

A pesar de la ola creciente de ataques, la FIP destaca que los periodistas siguen informando a sus sociedades, intentando sortear los peligros.

“Saludamos a todos nuestros colegas que enfrentan peligros para emitir noticias a sus comunidades”, dijo Boumelha. “Les reiteramos que continuaremos esta lucha para garantizar que las condiciones de seguridad mejoren para todos”.

La Federación Internacional de Periodistas registró la siguiente información sobre trabajadores muertos en transcurso del 2007:

Asesinatos y muertes violentas 137
Muertes accidentales 37
La región más peligrosa es Oriente Medio, con 68 muertos
Los países más peligrosos para la prensa, por número de asesinatos son: Irak (65), Somalia (8), Pakistán (7),
Otros países de alto riesgo para la prensa: México (6), Sri Lanka (6), y Filipinas (5)

Consulte el listado de periodistas y trabajadores muertos en el 2007, visite www.ifj.org

Para mayor información, contacte a:

Presidente de la FIP, Jim Boumelha, en Londres al: +44 18 65 72 34 50

Funcionaria de Derechos Humanos e Información de la FIP, Rachel Cohen al: +32 484 597 591.

La FIP representa a más de 600 mil periodistas en 120 países

Suscribir
Twitter
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram