La Agencia Central de Inteligencia (CIA) anunció que investigará la filtración de información confidencial, y que no descarta una acción legal, después de que el diario Washington Post publicara la semana pasada que Estados Unidos mantiene prisioneros en centros de detención secretos en varios países. Funcionarios anónimos afirmaron que la información confidencial fue filtrada ilegalmente al diario estadounidense. Mientras, en el Congreso, líderes republicanos solicitaron también una pesquisa sobre la alegada filtración. Esto ocurre una semana después de que un asesor del vicepresidente Cheney tuviera que renunciar por filtrar el nombre de una agente secreta a una periodista del New York Times. Información publicada por el portal BBC Mundo en Español (Inglaterra).

PUBLICADO EL 9 DE NOVIEMBRE DE 2005

La CIA investigará el origen de las versiones que sostienen que EE.UU. mantuvo a sospechosos en prisiones secretas

Hasta el presente, el gobierno de George Bush se ha negado a comentar sobre el artículo publicado el pasado 2 de noviembre en el «Washington Post», en el que se asegura que las prisiones clandestinas fueron creadas en países de Europa oriental para recibir a presuntos terroristas.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Bill Frist, y el presidente de la Cámara de Representantes, Dennis Hastert, pidieron en una carta borrador a las comisiones de inteligencia que «inicien de inmediato una investigación conjunta de la posible divulgación de información confidencial».

Pero los demócratas consideraron que en vez de investigar sólo las filtraciones, los republicanos deberían abrir el camino para una investigación sobre abusos a detenidos y sobre si la inteligencia fue manipulada antes de iniciarse la guerra en Irak.

«Si el presidente de la Cámara y el líder de la mayoría en el Senado están interesados en esto, deberían de unirse a nosotros para tratar de llegar hasta el fondo de lo que ocurrió antes de llevar este país a la guerra», declaró el líder de la minoría en el Senado, Harry Reid, demócrata por el estado de Nevada.

El «Washington Post» sostiene que la CIA instaló una red clandestina de prisiones en Europa oriental y Asia para la detención de sospechosos de alto perfil luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Cerca de 30 detenidos, considerados sospechosos importantes, estuvieron recluidos en esos «sitios negros» -que ya han sido desmantelados- sostiene el diario estadounidense.

El periódico no ha hecho comentarios sobre la investigación de la CIA.

Suscribir
Twitter
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram