La Justicia argentina ratificó la validez de las cámaras ocultas para obtener medios de prueba en la investigación de un delito al rechazar un recurso de un médico acusado de recetar drogas riesgosas para la salud en lugar de medicamentos homeopáticos para adelgazar. El médico había sido filmado por una cámara oculta del programa Telenoche Investiga en el interior de su consultorio por una periodista que se hizo pasar por una paciente. La defensa del médico argumentó que se habían violado sus garantías constitucionales y sus derechos a la intimidad y a la defensa. En cambio, los jueces dijeron que el derecho a la intimidad «no se vio vulnerado en la especie», ya que fue el médico quien decidió recibir en su consultorio a la persona que luego exhibiría las imágenes obtenidas mediante una cámara oculta. Información publicada por el diario La Nación (Argentina).

El fallo fue dictado por los jueces de la Sala VII de la Cámara del Crimen, quienes rechazaron la pretensión del médico Néstor Goldman de declarar nulo el proceso al alegar que se había violado su intimidad.

El médico había sido filmado por una cámara oculta del programa Telenoche Investiga en el interior de su consultorio por una periodista que se hizo pasar por una paciente.

La defensa del médico argumentó que se habían violado sus garantías constitucionales y sus derechos a la intimidad y a la defensa, porque sólo pudo acceder a un fragmento del video editado y no a todo el material.

En cambio, los jueces Juan Cicciaro y Abel Bonorino Peró dijeron que el derecho a la intimidad «no se vio vulnerado en la especie», ya que fue el médico quien decidió recibir en su consultorio a la persona que luego exhibiría las imágenes obtenidas mediante una cámara oculta.

Aclararon además que el deber de confidencialidad médico-paciente no es recíproco. Si bien vale para el facultativo, el paciente está libre de comentar con quien quiera lo que conversó con su doctor.

En cuanto a la imposibilidad de contar con el material «en crudo» [sin editar], los camaristas dijeron que la cuestión debe ser analizada por el juez de primera instancia pero que, aún parcial, el video exhibido no debe ser desechado como prueba.

Los análisis realizados a las pastillas entregadas por el médico dieron como resultado que no tenían yuyos ni algas como él aseguraba durante las consultas.

Según los resultados, las grageas contenían los estimulantes fenilpropanolamina, cafeína, diazepan, el anorexígeno mazindol, el regulador de metabolismo triiodotironina y el diurético hidroclorotiazida, dijo el informe del canal de televisión.

Tras el programa, emitido en agosto de 2000, se inició una causa contra Goldman, que apeló una resolución que rechazaba un planteo de nulidad de incorporar el video.

Suscribir
Twitter
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram