Ante la creciente publicación de artículos periodísticos especiales para Internet, el comité de los prestigiosos premios Pulitzer decidió ampliar sus normas para aceptar más candidaturas de notas digitales. Esta reforma se hacía necesaria, ya que cada vez hay más diarios estadounidenses que ofrecen información actualizada en la web las 24 horas, como el USA Today y el Chicago Tribune. El problema que les queda por resolver a los periódicos digitales es encontrar la forma de hacer rentable el servicio que ofrecen por Internet. Información publicada por el diario Infobae (Argentina)

La industria editorial se transforma mucho más rápido de lo que se anticipaba debido a la tecnología y a los cambios en las tendencias publicitarias

El año 2006 ha sido un año de altibajos para los periódicos de los Estados Unidos, en el que la mayoría de rotativos han visto crecer sus audiencias digitales y disminuir sus ingresos publicitarios.

Ambos fenómenos muestran las dos caras de una misma moneda, según los expertos consultados, quienes consideran esa conjunción de factores una de las grandes historias del sector en el año que toca a su fin.

“La industria se transforma mucho más rápido de lo que se anticipaba debido a la tecnología y a los cambios en las tendencias publicitarias», afirmó Scott Bosley, director ejecutivo de la Sociedad Estadounidense de Directores de Periódicos.

La tendencia de numerosos diarios, entre ellos el ‘USA Today’ y el ‘Chicago Tribune’, a combinar las redacciones de sus versiones digitales e impresas o establecer un ciclo ininterrumpido de noticias 24 horas es un buen reflejo de ese acelerado cambio tecnológico al que se refiere Bosley.

A ese indicio se suma la explosión de nuevos ‘blogs’ en los sitios de los periódicos y la omnipresencia de los vídeos en Internet, alentada por el éxito de YouTube.

Mayoría de edad de la Red
Mientras tanto, el comité de los prestigiosos premios Pulitzer, los Oscar del periodismo, decidió ampliar sus normas para aceptar más candidaturas de artículos digitales.

La creciente tendencia de los sitios de Internet a ser los primeros en dar ‘la noticia’ y las alianzas de periódicos con gigantes de la web, como Google y Yahoo!, confirman que la Red ha alcanzado la mayoría de edad.

El problema, recuerdan los analistas, es que los periódicos todavía no saben cómo ganar suficiente dinero con Internet.

Si a eso se añade el que muchos anunciantes han optado por un enfoque más personalizado, ante el mayor número de plataformas digitales y la existencia de bases de datos que permiten llegar exactamente al público deseado, el problema está servido.

Pero expertos como Irwin Gratz, ex presidente de la Sociedad de Periodistas Profesionales (SPJ), no pierden el optimismo y se muestran convencidos de que animados por un mayor sentido de urgencia los periódicos encontrarán pronto un nuevo modelo para rentabilizar sus aventuras digitales.

Menos plantilla
Otro de los asuntos que acaparó titulares fue la reducción de plantillas, que afectó hasta a los rotativos de mayor solera, como ‘The Washington Post’ y ‘Los Angeles Times’.

Relacionada con esos recortes está la caída de Dean Baquet, el primer director negro de ‘Los Angeles Times’, y Jeff Johnson, editor del rotativo, que se vieron forzados a dimitir tras negarse a ejecutar los despidos que exigía Tribune, propietaria del diario.

Los recortes laborales provocaron sonadas peleas sindicales, en la que podría considerarse la cuarta gran historia del año y que estuvo a punto de llevar a la huelga a los periodistas del ‘Philadelphia Inquirer’.

Gratz destaca que esos recortes preocupan, ya que hay menos medios capaces de producir material original y, por lo tanto, marcar la agenda informativa.

Año movido
El 2006 fue además un año en el que el Gobierno estrechó el cerco a los periodistas al castigar con citaciones judiciales y amenazas de encarcelamiento la negativa de los reporteros a revelar sus fuentes.

En esa tesitura se han encontrado, entre otros, Lance Williams y Mark Fainaru-Wada, dos reporteros del ‘San Francisco Chronicle’, el columnista del ‘The New York Times’ Nicholas Kristof, y la ex reportera del ‘Times’ Judith Miller.

La venta de la mayoría de los 32 periódicos del grupo editorial Knight Ridder —propietaria entre otros del ‘Miami Herald’— a la compañía estadounidense McClatchy hizo correr también ríos de tinta.

Escándalos
También acaparó titulares el ‘Miami Herald’, que se vio envuelto en un escándalo relacionado con la aparición pagada de dos de sus periodistas en Radio y TV Martí, dos medios del gobierno de EEUU.

Además, el ‘The New York Times’ volvió a destacar al destapar otro caso de espionaje gubernamental, en este caso de cuentas bancarias.

Otro de los grandes temas del año fue la desaparición de los listados accionariales y la programación televisiva de muchos periódicos, que decidieron eliminar el servicio ante la facilidad de encontrar esos datos en la Red.

El secuestro de la periodista Jill Carroll en Irak, su posterior liberación y el relato de su experiencia en primera persona acapararon también grandes titulares y audiencias récord.

Suscribir
Twitter
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram