El periódico O Globo publicó este fin de semana un estatuto para la cobertura de las elecciones presidenciales de 2006 en Brasil. Decálogo toma en cuenta información off the record, encuestas y la adjetivación innecesaria.
La campaña comienza oficialmente este mes. Periodistas y funcionarios del diario deberán seguir un conjunto de reglas editoriales y profesionales para “mantener el equilibrio, independencia y pluralidad del periódico, haciendo un balance de los aciertos y equivocaciones de la administración pública”. Entre las diez cláusulas, el reglamento prohíbe que periodistas acepten invitaciones de viajes pagadas por los candidatos, por ejemplo. Vale la pena leer el estatuto completo:

1. Periodistas y funcionarios no podrán obtener licencia para trabajar en campañas electorales. Quien lo desee, tendrá que renunciar a la empresa. Para ser recontratado, deberá cumplir un período de cuarentena cuya duración será decidida por la dirección.

2. Artículos escritos por candidatos dejarán de ser publicados en las páginas de opinión en el momento en que sean confirmados como postulantes por las convenciones partidarias. Antes de eso, serán evitados todos los artículos que obviamente representen propaganda previa a la convención. La publicación en otras páginas del periódico será previamente acordada con la dirección. Será permitido encargar a candidatos textos sobre temas determinados para ayudar al lector a decidir su voto.

3. Sólo se publicarán encuestas registradas en la Justicia Electoral. Conforme a la legislación específica, será obligatoria la publicación de la ficha técnica de la encuesta. No publicarán informaciones sobre anticipos de encuestas en off. No se publicarán encuestas encargadas por candidatos y/o partidos, pero columnistas pueden utilizar esas informaciones para desarrollar sus comentarios. Encuestas encomendadas por otras instituciones serán analizadas caso a caso.

4. Periodistas y demás funcionarios no usarán durante su trabajo: distintivos, camisetas o cualquier pieza de propaganda de algún candidato. La prohibición se extiende también para los vehículos que utilicen el aparcamiento de la empresa. Está vetado cualquier vínculo de cualquier profesional de la Redacción a algún candidato.

5. Periodistas están prohibidos de aceptar invitaciones de viaje pagado por los candidatos. Cuando, por problemas de logística (falta de vuelos comerciales, por ejemplo), no haya otra salida, el diario pagará a quien ha hecho la invitación – y la información del viaje será incluida en el reportaje.

6. Hay que evitar, incluso con recurso judiciales, el uso indebido de material editorial de O Globo en campañas electorales.

7. No publicará estimados de participación en los comicios entregados por partidos, candidatos o sus representantes, excepto cuando se compare con estimados ajenos, como los de las fuerzas policiales.

8. El espacio destinado a cada candidato será el más equilibrado posible, respetándose siempre los criterios periodísticos de interés general, en los cuales el desempeño en las encuestas electorales es uno de los indicadores, pero no el único.

9. Periodistas envueltos en la cobertura de las elecciones deben, como los demás profesionales del periódico, informarse y respetar rigurosamente las reglas básicas del Manual de Redacción. Entre las normas que deben ser especialmente observadas en este período están: jamás publicar acusaciones en off (sin identificación del autor). Especialistas ligados a partidos o candidatos deben ser siempre presentados como tales.

10. Hay que buscar, siempre que posible, el uso de verbos neutros para calificar las declaraciones de los candidatos, evitando, por ejemplo, decir que determinado candidato garantizó algo, lo que puede dar valor

Suscribir
Twitter
Visit Us
Follow Me
YOUTUBE
LinkedIn
Instagram